Pugna política en el nombre de la financiación local

Chicón, Conejo y García, ayer./SUR
Chicón, Conejo y García, ayer. / SUR
Crónica política

El PSOE denuncia que la Diputación debe 102 millones a los ayuntamientos por la concertación para contrarrestar la petición de PP e IU a la Junta de que pague lo que debe a los municipios por la congelación de la Patrica

ANTONIO M. ROMERO

La financiación local se ha convertido en un nuevo argumento de la pugna política en la provincia. En las últimas semanas el PP e IU han abanderado una campaña informativa y con iniciativas en los ayuntamientos reclamando al gobierno socialista de la Junta que actualice las cuantías que deben recibir los municipios a través de la Patrica (Participación en los Tributos de la Comunidad Autónoma) al no haberse cumplido en estos años atrás el compromiso de aumentar anualmente la partida en 60 millones de euros en toda la región. Ambos partidos denuncian que en el caso de Málaga se adeudan unos 94 millones de euros a las localidades. Para contrarrestar estas denuncias, el PSOE salió ayer a la palestra para pedir a la Diputación de Málaga el abono de los 102,5 millones de euros que, a su juicio, adeuda a los municipios por los recortes en el plan de concertación (el principal plan que impulsa al año el ente supramunicipal) desde que los populares llegaron al gobierno de la institución en julio de 2011.

El portavoz socialista en la Diputación, Francisco Conejo, y los diputados Antonia García y Manuel Chicón expusieron en rueda de prensa que el último gobierno del PSOE en la institución –presidido por Salvador Pendón– aprobó destinar 41,2 millones de euros en 2012 a los ayuntamientos dentro del plan de concertación. Una cantidad que, según sus datos, se redujo a 27 millones ese año, bajó a 21,9 millones entre 2013 y 2015, y aumentó a 24,7 y 32,7 millones en 2016 y 2017; un incremento en el último bienio que se produjo merced al pacto entre los cinco partidos representados en el pleno, una vez que el PP perdió la mayoría absoluta, de subir un 10% anual esta partida.

Los diputados socialistas sostuvieron que a pesar de estos aumentos, los ayuntamientos siguen recibiendo menos financiación que en el último mandato del PSOE en la Diputación y que durante estos años los municipios han dejado de percibir 102 millones. Por ello, presentarán una moción en el próximo pleno donde piden a la institución provincial un plan extraordinario de concertación que permita, en varios años, abonar esta deuda y que las primeras partidas se incluyan en el presupuesto provincial de 2018.

Conejo, García y Chicón acusaron a PP e IU de recurrir «a la mentira» respecto a la Patrica ya que defendieron que la Junta de Andalucía ha mantenido durante estos años de crisis la asignación anual a los ayuntamientos de la provincia (83 millones de euros) y además ha puesto en marcha, desde 2014, planes de empleo para los municipios que, en el caso de la provincia, ha supuesto 104,7 millones de euros, una cantidad superior, según subrayaron, a los 94 millones que populares e IU reclaman como deuda de la Patrica.

La «pinza»

Francisco Conejo pidió al PP e IU coherencia y si están preocupados por la financiación local apoyen el pago de la deuda que la Diputación de Málaga tiene con los ayuntamientos de la provincia. Además, se mostró muy crítico con IU, partido al que acusó de hacer «la pinza» con el PP y de ser «un aliado de la derecha antigua».

En este sentido, Antonia García, que también es vicesecretaria general del PSOE provincial, reprochó a IU que haya apoyado en los últimos años el presupuesto del equipo de gobierno del PP en la Diputación, unas cuentas que «asfixian» a los municipios de la provincia.

Desde las filas populares el diputado responsable de la concertación, Francisco Oblaré, acusó al PSOE de «mentir», manifestó que la Diputación de Málaga no debe 102 millones a los ayuntamientos y añadió que los socialistas dejaron una deuda de 300 millones de euros en la institución provincial que el actual equipo de gobierno terminará de pagar en 2018.

Oblaré recordó que el plan de concertación aprobado por el último gobierno socialista en la Diputación era «virtual» porque se financiaba con deuda y afirmó que Conejo después de «demonizar» la labor de Salvador Pendón –con el que tiene diferencias políticas– ahora la reivindica.

El diputado popular defendió que la Diputación es la administración que más ayuda a los municipios y remarcó que en los últimos años además del plan de concertación se han puesto sobre la mesa tres planes de inversiones financieramente sostenibles de más de 20 millones de euros y se repescó financiación municipal que los ayuntamientos tenían perdida por valor de 26 millones.

Francisco Oblaré, además, criticó que la Junta de Andalucía no provincializa sus presupuestos anuales y no se sabe a qué dedica el dinero que destina a la provincia.

Por su parte, Guzmán Ahumada, coordinador provincial de IU y diputado provincial, consideró que el PSOE no está legitimado para acusar a su partido de hacer la pinza con el PP porque los socialistas permitieron con su abstención a Mariano Rajoy continuar en La Moncloa y gobiernan en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental junto a los populares Ahumada exigió al PSOE que aclare por qué no se ha cumplido la subida de la Patrica. «Les ha hecho daño nuestra denuncia de los incumplimientos de la Patrica», apostilló.

Fotos

Vídeos