¿Hasta dónde puedo viajar en AVE si cojo un tren en Málaga?

¿Hasta dónde puedo viajar en AVE si cojo un tren en Málaga?Gráfico

Málaga está conectada por esta vía con más de 27 ciudades españolas y francesas cuando hoy se cumplen diez años de su inauguración

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Desde la llegada del AVE a Málaga, de la que hoy justamente se cumplen diez años, las líneas de alta velocidad no han hecho sino abrir nuevos caminos. España es ya uno de los países del mundo con mayor interconectividad ferroviaria (a este nivel de prestaciones). La capital de la Costa del Sol está unida con 24 ciudades españolas, además de varios pueblos intermedios donde hay paradas. También con tres grandes urbes francesas, entre ellas, París.

El 24 de diciembre de 2007 se produjo la apertura del servicio comercial hasta Madrid. Fue el final a una década de proyectos y obras. En cambio, fue el principio de un camino que crece y se expande año a año. Y los viajeros han respondido. Si bien el trayecto a Madrid copa el grueso de los movimientos (20,5 millones acumulados), el resto de destinos de esta extensa red con epicentro en la capital malagueña han reportado otros siete millones de personas, desde aquel año. En las siguientes líneas se describen todas las conexiones existentes.

Trayectos directos

El corazón del sistema es sin duda Madrid. La LAV que conecta con la capital española en dos horas y media marcará este año un nuevo récord, con más de 2,44 millones de usuarios, un 3,8% más con respecto al anterior, que ya tuvo unos resultados muy positivos. En esta línea aparecen Antequera (que está llamado a ser un nudo de comunicaciones fundamental en Andalucía); así como Córdoba y Ciudad Real, entre otras.

Los billetes integrados permiten combinar dos trenes para alcanzar los destinos con escala

Una variante de la anterior, mediante trenes Avant (alta velocidad de media distancia) es la que conecta directamente con Sevilla. En este punto, el Ministerio de Fomento está trabajando ya en un nuevo ‘by pass’ en Almodóvar del Río, de 1,9 kilómetros, y cuya redacción acaba de ser adjudicada a Ayesa. Ello permitirá, en el horizonte de 2020, viajar entre las dos principales capitales andaluzas en una hora y 35 minutos (ahora se tarda una hora y 55).

Barcelona es la segunda opción de viaje que tiene mayor demanda, a pesar de la competencia del avión. Gracias a la creación del ‘by pass’ de Madrid, se puede llegar de forma directa –sin necesidad de pasar ni hacer parada en la capital– y el tiempo de trayecto es de cinco horas y media. En el mismo recorrido están Zaragoza, Lérida y Tarragona.

Aún hay una tercera opción de viaje sin bajarse del mismo tren. La construcción por parte de Adif del enlace ferroviario de Torrejón de Velasco permite lanzar convoyes directos hacia Cuenca y Valencia, que se ha quedado a sólo cuatro horas. Renfe ofrece estos servicios los fines de semana.

Servicios indirectos

La gama de destinos de alta velocidad a los que se llega con escala (generalmente, en Madrid) es todavía más extensa. En el entorno de la capital aparecen ciudades como Toledo y Guadalajara. Hacia el norte, en Castilla y León, se puede viajar a Valladolid, Medina del Campo, Zamora, Palencia y León. Hacia Aragón, aparece una de las posibilidades menos conocidas: la de visitar la ciudad de Huesca (con enlace en Zaragoza).

A su vez, con conexión en Barcelona, aparecen Gerona y Figueras. Incluso existe la opción de conectar con tres grandes ciudades francesas, incluida la capital: París, Marsella y Toulouse. Por último, en la zona de Levante hay conexiones también con Albacete y Alicante.

Este tipo de viajes es posible gracias a los llamados billetes integrados de Renfe. Ello permite al pasajero combinar dos trenes mediante un enlace único; de forma que adquiere un único pasaje, a través del cual la operadora garantiza su llegada al destino aún en caso de pérdida de la conexión. En el proceso de compra del billete, al elegir el origen y el destino en cualquiera de los canales de venta, la operadora ofrece al cliente todas las combinaciones (en convoyes directos o con enlace), con el tiempo global de trayecto y el precio cerrado.

En el caso de los viajes con origen o destino a Málaga, esta modalidad es utilizada cada año por unos 200.000 viajeros. La mayoría lo eligieron para desplazarse a otros destinos andaluces, aunque no tengan alta velocidad. Y es que el billete integrado combina AVE, Larga Distancia, Avant, Media Distancia y hasta Cercanías. En este caso, lo más demandando es Cádiz y Huelva, seguido de las comunidades valenciana y catalana. La Costa del Sol está conectada con casi todas las comunidades, y seguirá creciendo en los próximos años.

Las estaciones que están por llegar

El camino no ha terminado, ni mucho menos, sino que las estaciones seguirán extendiéndose por el resto de España ya el año que viene. El primero en llegar será Murcia, con la apertura prevista el próximo mes de marzo. Todavía no hay fecha para la inauguración de Granada, aunque está en fase de pruebas, por lo que lo hará también en breve plazo.

La conexión con Sevilla ya existe –vía Córdoba– pero se va a mejorar: el Ministerio de Fomento acaba de adjudicar el proyecto de un nuevo ‘by pass’ en Almodóvar del Río, que permitirá reducir en 20 minutos el trayecto, en el horizonte de 2020. Y las obras siguen avanzando hacia Galicia, el País Vasco, etc.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos