Las playas afrontan otro verano sin soluciones para la falta de aparcamientos

La playa de El Palo es una muestra de lo complejo que resulta dejar un vehículo todo el día relativamente cerca de la playa. /Fernando González
La playa de El Palo es una muestra de lo complejo que resulta dejar un vehículo todo el día relativamente cerca de la playa. / Fernando González

Las medidas parciales no logran evitar que haya hasta nueve puntos negros

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Curro manda mucho en la playa de El Palo que se encuentra a la altura del mítico restaurante Casa Pedro. No tienen ningún cargo ni trabajo oficial, sino que se trata del ‘aparca’ de la zona; la persona que dirige de manera oficiosa las pocas y muy codiciadas plazas para dejar el vehículo y poder disfrutar de un día de verano en el litoral de la capital de la Costa del Sol.

Noticia relacionada

El problema de esta playa en concreto se extiende por toda la ciudad, aunque sin duda alguna la zona Este es la más perjudicada. Desde que la estatua de Cánovas del Castillo aparece en la Malagueta, hasta bien pasada La Araña, este distrito registra el mayor número de complicaciones, causadas por la gran afluencia de turistas y ciudadanos; la cercanía de la costa con los diferentes montes urbanos; y por encima de todas estas cuestiones, la falta de alternativas para poder estacionar el vehículo.

Estacionar el coche cerca de una playa durante el verano supone una odisea que se se agrava en fin de semana

Otra muestra de ello es el Balneario en los Baños del Carmen, donde, pese a tener una pequeña explanada enfrente, es habitual que los usuarios de las playas de la zona o del propio chiringuito se vean obligados a ‘escalar’ con sus vehículos por la carretera que conduce a Cerrado de Calderón. La situación más entrados en Pedregalejo no es mucho mejor, y dando por sentado que aparcar en la calle Bolivia es prácticamente un hecho heroico, la solución solo se halla cruzando la avenida Juan Sebastián Elcano, lo que cada verano irrita a los vecinos de estas calles, que en muchos casos soportan los coches encima de las aceras e incluso tapando los vados.

Los puntos más ‘calientes’ de la Costa

El Palo
La zona de Casa Pedro y aledaños es de las más complejas y solo hay seguridad si se aparca en el parking público.
Pedregalejo
La ausencia de plazas obliga a aparcar cruzando Juan Sebastián Elcano, un hecho que irrita a los vecinos.
Peñón del Cuervo
Desde que comienza el verano las plazas de aparcamiento se agotan a primera hora de la mañana.
La Cala de Mijas
El exceso de tráfico y la ocupación temporal del recinto ferial ha creado un pequeño caos estos últimos días.
Playa del Bajondillo
Aunque el problema de los aparcamientos en Torremolinos es general, en el caso de la Playa del Bajondillo es extremo.
Playa del Padrón
En esta playa de Estepona los usuarios deben dejar los vehículos sobre las aceras.
Cabopino
En esta playa los usuarios tienen que dejar sus vehículos sobre las dunas.
Puerto Banús
Los parking de Puerto Banús son tan caros que resulta casi imposible dejar el coche durante todo un día.
Nerja
Maro y Burriana son las dos playas con más problemas, y las soluciones planteadas hasta la fecha no han conseguido evitar la ‘postal’ de los coches por todas partes.

Ya cruzado el arroyo Jaboneros, la situación se complica aún más. Además de la Milagrosa, donde una explanada apenas aguanta 15 coches, así como la zona de Casa Pedro, el principal ‘punto caliente’ de aparcamientos se encuentra en la playa del restaurante El Tintero y Playa Virginia. Los usuarios de estas playas –más la de El Candado– tienen que buscarse la vida aparcando sobre las aceras –y con el coche totalmente torcido–, o directamente entrando en la propia urbanización, lo que supone una caminata hasta poder tocar la arena.

El Peñón del Cuervo suele agotar sus plazas a primera hora de la mañana. Abajo, a la izquierda, en la playa de Maro se ha colocado una barrera para evitar problemas. A la derecha, los coches, totalmente girados en la zona de El Tintero. / Fernando González y Eugenio Cabezas

La falta de espacio para dejar el vehículo en El Palo a lo largo del año –son bien conocidas las dobles y terceras filas de Echeverría– se ve agravada en estas fechas, y solamente el parking del mercado municipal puede ayudar a solventar esta situación, aunque ello implique dejarse más de 10 euros por pasar buena parte del día tomando el sol.

La playa del Peñón del Cuervo está prácticamente deshabitada durante el invierno, pero a medida que se acerca la temporada estival, las decenas de barbacoas de obra están muy codiciadas. A esas reuniones multitudinarias se les suman los que tan solo acuden a la playa, por lo que la zona de aparcamientos se suele llenar antes de la hora de comer. A partir de ahí, la única solución pasa por dejar el coche en el oscuro túnel de acceso; y si éste se llena, la carretera que viene desde la travesía también se termina plagando de vehículos.

En todos estos casos, la realidad es la misma desde hace años. Con el aumento de vehículos en estos dos últimos años, la situación se ha vuelto aún más compleja, y de momento no parece que se vaya a plantear una solución al respecto. La zona Este de Málaga capital no es la única afectada por esta problemática con los aparcamientos. De punta a punta del litoral malagueño estas situaciones se suceden ante la resignación de los vecinos y visitantes de las zonas más turísticas. Uno de estos casos, el de La Cala de Mijas, ha sido precisamente objeto de crítica por parte de la Asociación de Vecinos. Acrecentado durante el verano, la solución que ha venido aplicándose con un éxito relativo ha sido la utilización de la explanada del recinto ferial –situada al otro lado de la autovía– para poder estacionar los vehículos.

Los usuarios de las playas se ven obligados a dejar los vehículos encima de las aceras, sobre la arena e incluso en un túnel sinluz, lo que podría provocar accidentes o roturas en el coche

Sin embargo, en estos días dicha explanada se encuentra clausurada a causa de la celebración de la feria, que comienza próximamente. Una vez acabe, el problema de aparcamiento concreto menguará, aunque resulta «evidente» para los vecinos que se hace necesaria la construcción de un parking para poder aliviar la zona, aunque de momento no está previsto.

En Rincón de la Victoria los mayores problemas para encontrar un hueco libre se concentran en la avenida del Mediterráneo, la antigua N-340, que vertebra los casi 11 kilómetros del término municipal. Las bolsas de aparcamiento habilitadas resultan insuficientes, y especialmente los fines de semana dejar el coche para ir a la playa se convierte en una auténtica misión imposible. Los comerciantes reclaman la creación de una zona azul gratuita, como la que funciona con éxito en Torrox desde 2014.

En el caso de Nerja las complicaciones se concentran en dos puntos fundamentalmente: la playa de Burriana y la de Maro. En la primera, a pesar de haberse inaugurado un parking municipal en el verano de 2015, con 250 plazas, los fines de semana resultan insuficientes y los coches aparcan hasta subidos en las aceras. Hace apenas dos semanas se asfaltó una calle en la zona en la que se ha instalado parte de un colector de las obras de la EDAR, tras las quejas de los vecinos por la suciedad.

Por su parte, en la carretera comarcal de acceso a la playa de Maro en los primeros fines de semana del verano se han registrado muchos atascos, ya que aún no había entrado en funcionamiento la barrera colocada el pasado año por el Ayuntamiento, aunque a principios de julio se terminó de solucionar esta cuestión.

Marbella y Estepona no se salvan de esta problemática. En el caso de la primer existen dos puntos especialmente complejos. Por un lado está Cabopino, en el que no es difícil encontrar los coches sobre las dunas. Además, la zona de Puerto Banús carece de aparcamientos libres, y dejar el coche en un parking para pasar el día resulta muy costoso. En Estepona los problemas de aparcamiento se registran en la Playa de El Padrón. Los usuarios aparcan sobre las aceras, en las rotondas y en cualquier hueco. La situación se ha agravado ya que el centro comercial adyacente, con autorización municipal por tener concesión en la zona, ha colocado una barrera de entrada a la zona de aparcamiento. Torremolinos y su paseo marítimo, especialmente entre Los Álamos y el Bajondillo, tampoco se salvan de esta cuestión, por lo que los coches deben aparcar en la zona del centro, traspasando el problema del aparcamiento al resto del municipio costasoleño.

Han colaborado en esta información : Charo Márquez, Héctor Barbotta y Eugenio Cabezas

Fotos

Vídeos