El plan de la UE que limita la pesca de salmonete, merluza y cigala pone a temblar al sector

Pescado de lonja en el Mercado del Carmen del Perchel /DANIEL MALDONADO
Pescado de lonja en el Mercado del Carmen del Perchel / DANIEL MALDONADO

La medida, que el Gobierno quiere empezar a aplicar en seis meses, afectará en Málaga a los barcos de arrastre, artes menores y cerco

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La propuesta de pesca de la Comisión Europea para las poblaciones de peces demersales del Mediterráneo occidental -especies que viven o se alimentan en el fondo o cerca del fondo del mar como merluza, salmonete de roca, gamba de altura, cigala, gamba roja del Mediterráneo y langostino moruno-, han puesto en alerta al sector pesquero de la provincia. Tanto es así que la preocupación y e desánimo comienzan a calar hondo entre armadores y pescadores, al estar convencidos de que puede suponer un varapalo sin precedentes para la pesca de arrastre, artes menores y cerco, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo, según el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de la provincia (Estepona, Marbella, Fuengirola, Málaga y Caleta de Vélez), Miguel Ángel Carmona.

Las capturas de merluza (107.639 kilos ) y salmonete de roca (39.089 kilos) en Málaga, dos de las especies que se podrían ver afectadas por la propuesta de Bruselas, significaron en 2017 una facturación en lonja para el sector de 1.306.483 euros, mientras que la de la cigala supuso un ingreso de 700.088 euros, con 24.870 kilos capturados. Según los datos de Europa, las capturas de estas especies han disminuido significativamente, en torno a un 23%, desde el año 2000. Además mantiene que a este ritmo más del 90% de las poblaciones evaluadas estarían sobreexplotadas para 2025.

Ante esta perspectiva la Comisión Europea ha elaborado una propuesta que ya ha empezado a debatir esta semana el Consejo de Ministros de la Unión Europea, que tiene por objeto restablecer estas poblaciones a niveles que permitan garantizar la viabilidad social y económica de los pescadores.

La gran preocupación del sector pesquero es la reducción de los días de pesca al año

Entre las medidas puestas sobre la mesa, a las que España ha mostrado su apoyo, está establecer un límite de capturas; reducir la actividad pesquera a lo largo del primer año del plan e impedir operar en los lechos marinos a más de 100 metros de profundidad entre el 1 de mayo y el 31 de julio de cada año a fin de reservar la banda costera para los artes más selectivos, para de ese modo proteger las zonas de reproducción y los hábitats sensibles y aumentar la sostenibilidad social de la pesca artesanal.

Así, cada año, basándose en dictámenes científicos, el Consejo decidirá el número máximo de días de pesca -esfuerzo pesquero admisible- para cada categoría de flota por Estado miembro. «Quieren reducirnos el número de días de pesca un 10% este año hasta alcanzar el 30% en 2021», ha señalado Carmona.

«Esto significará pasar de los 210 actuales de pesca a apenas unos 150. Y si no surte efecto esta limitación, plantean incluso poner alguna cuota. Lo que hará inviable la actividad», ha advertido el representante de las Cofradías de Pescadores de la provincia, que ha dicho además que se quiere «alejar» a los arrastreros de la costa hasta los 100 metros de profundidad, el doble que en la actualidad (ahora faenan a 50 metros de profundidad siempre que estén a una milla y media de la costa).

Según Carmona, aunque la negociación con las instituciones de la UE tardará todavía entre 16 y 24 meses, el Gobierno de España quiere aplicar las limitaciones antes de seis meses, es decir este mismo año.

El sector participó ayer en una reunión en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en la que se analizó un primer borrador de la orden que limitará las capturas, con el que los pescadores malagueños están frontalmente en desacuerdo. Tanto es así, que no descartan la posibilidad de llevar a cabo movilizaciones.

«Si no conseguimos nada por las buenas, habrá que pensar en otras medidas», ha dicho Carmona, para quien el sector ya ha hecho un gran esfuerzo, toda vez que en los últimos diez años se ha reducido la flota de arrastre un 50%, y además tienen impuesto un mes de parada biológica. «Si prospera la propuesta de reducir los días de pesca puede hacer que la actividad no sea rentable», ha advertido Carmona.

El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en Málaga, Javier Salas, ha manifestado que aunque el Ministerio está preparando la orden, desde la Junta se van a presentar alegaciones conjuntamente con el sector. Asimismo, no se descarta que en los próximos días una representación del sector pesquero andaluz se desplace a Bruselas para expresar su malestar y sus propuestas al respecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos