Placas solares para extraer el agua de los pozos y regar

Placas solares para extraer el agua de los pozos y regar

La provincia malagueña acoge un número creciente de empresas en el pujante sector de las renovables

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La provincia acoge un número creciente de empresas en el pujante sector de las renovables. Energética Pontosol es una de las decanas, en lo que se refiere a las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo. Comenzó en 2009 y tiene en su haber un total de 153 instalaciones de riego –la electricidad generada se utiliza para el bombeo del agua de los pozos– en toda Andalucía y en Marruecos; así como instalaciones en hoteles y viviendas aisladas. Así lo explica José Alberto Santana, administrador de la sociedad, con sede en Antequera.

«En los inicios vimos el filón que iban a suponer las instalaciones de autoconsumo. Hicimos la primera instalación legalizada en Málaga, un chalé independiente en Ronda, con seis kilovatios nominales», relata. Algunos meses después también se ocuparon de la tercera instalación de este tipo que está registrada, un hotel en Antequera, con 10 kilovatios. «Luego vino el real decreto del impuesto a sol y fue una catástrofe. Entonces, nos volcamos en el bombeo solar, con una media de 30 a 40 instalaciones de pozos al año».

Santana recuerda que ahora hay un nuevo boom del autoconsumo en Málaga, y entre las claves que lo explican está el hecho de que el impuesto al sol no se está aplicando; unido al abaratamiento del material. Las placas han bajado de unos 700 a 140 euros, aunque el mercado fluctúa en función de la demanda. A ello, se añaden las subvenciones de la Junta, de hasta el 40%.

Como amenazas, pone de relieve que la ley se puede activar en cualquier momento, por lo que podrían empezar a cobrar, y con carácter retroactivo. A ello, se unen las trabas burocráticas que pone Endesa para la conexión: «E marzo de 2016 hicimos un cortijo aislado en Loja, para un propietario alemán, pero nos han modificado tres veces el esquema de conexión y todavía no esta en servicio». A su juicio, es normal que haya un cierto impuesto al sol, pues por la noche el usuario necesita la red eléctrica para suministrarse, «pero en otros países se paga algo normal y en España es excesivo. Europa le ha dicho al Gobierno que no puede cobrar la cantidad que pretendía».

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos