Los municipios podrán cambiar uno de los festivos autorizados para la apertura de comercios

Comercio informa de las diez jornadas que podrán abrir todos los negocios y establece condicionantes a los ayuntamientos que deseen modificar una

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Los municipios de la Comunidad podrán elegir uno de los festivos autorizados para la apertura de comercios del próximo año. La Junta de Andalucía acordó ayer los diez domingos y festivos que los negocios de la región podrán abrir sus puertas, pero dejó en manos de los ayuntamientos que puedan modificar uno para hacerlo coincidir con alguna fecha más apropiada para ellos.

El Consejo Andaluz de Comercio ha fijado como días autorizados para el próximo año el 7 de enero (domingo); 1 de julio (domingo); 15 de agosto (miércoles); 2 de septiembre (domingo); 12 de octubre (viernes); 1 de noviembre (jueves); 25 de noviembre (domingo); 8 de diciembre (sábado); 23 de diciembre (domingo) y 30 de diciembre (domingo).

Según informó la Junta de Andalucía, la facultad que se otorga a los ayuntamientos para permutar uno de los diez festivos y domingos tiene como objetivo conseguir una mayor adecuación a las necesidades concretas de los comerciantes y de los consumidores de cada localidad. Como únicos condicionantes, el domingo o festivo que elijan en ningún caso podrá suponer un aumento o disminución del número de días autorizados en el mes de diciembre, ni superar en el mes de enero un máximo de dos. Tampoco podrá permutarse el día por los siguientes domingos y festivos: el 1 de enero; el 6 de enero; 28 de febrero; 1 de abril (domingo de resurrección); 1 de mayo; 6 de diciembre y 25 de diciembre.

Los municipios interesados en realizar una permuta deberán presentar la solicitud durante el mes siguiente a la publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, y se resolverá mediante resolución de la Dirección General de Comercio. La decisión final deberá ser informada al ayuntamiento y publicada en el BOJA antes del 1 de enero de 2018.

La normativa andaluza establece que tendrán plena libertad para determinar horarios de apertura los comercios que dispongan de una superficie útil de venta al público inferior a 300 metros cuadrados, a excepción de aquellos que pertenezcan a empresas o grupos de distribución.

Fotos

Vídeos