Las mujeres reivindican condiciones de igualdad para desarrollar su carrera científica

El alcalde, con el vicerrector, Carmen Vela y las organizadoras de las jornadas. / Álvaro Cabrera

Unas jornadas tratan de impulsar el liderazgo femenino en el mundo empresarial o universitario

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Condiciones de igualdad para poder desarrollar todas sus capacidades. Es la principal reivindicación de las mujeres, profesoras, investigadoras o empresarias, que quieren desarrollar su carrera profesional y llegar a puestos de máxima responsabilidad, en igualdad de condiciones. Un escenario que hoy día aún no se ha conseguido, como muestran algunas cifras muy significativas: aunque son más las mujeres que acceden a la universidad, proporción que incluso crece entre las que se gradúan, luego son más los hombres que llegan a puestos académicos relevantes, con solo un 21% de catedráticas en la Universidad de Málaga. Y en los puestos directivos de grandes empresas, la proporción de mujeres es incluso menor.

Las jornadas sobre Liderazgo y Desafíos Stem, que se desarrollan en la UMA, tratan de despertar entre las mujeres la vocación investigadora o empresarial, sin renunciar al liderazgo en sus respectivos ámbitos de actividad. Están organizadas por la Real Sociedad Matemática Española y la Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras. La secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, inauguró estas jornadas, en las que ayer participó, entre otros conferenciantes, la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda. También dio la bienvenida a las participantes el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre.

Carmen Vela realizó un análisis de la situación de la mujer en investigación y tecnología en relación a otros países europeos. Y los datos no son tan negativos ya que España se sitúa algo por encima de la media europea. Así, en el sector público, el número de investigadoras es del 39 por ciento, cuando la media europea se sitúa en el 33%. La situación es algo peor en el sector privado, donde las mujeres representan el 31 por ciento del total de investigadores.

Facilitar el acceso de matemáticas a puestos de máxima responsabilidad

Impulsar la carrera académica y profesional de las mujeres matemáticas es uno de los objetivos del programa de mentorización que se presenta hoy en estas mismas jornadas. Universidades y empresas se unen en este proyecto que trata de apoyar a las estudiantes de grado y máster para que el hecho de ser mujer no impida su máxima promoción profesional y alcancen cargos directivos en el sector empresarial. Asimismo, se plantea fomentar el interés hacia las carreras Stem por parte de los estudiantes no universitarios. Este programa de mentorización pondrá en contacto a jóvenes estudiantes con sus mentores en la universidad y en la empresa, para trabajar juntos con el objetivo de acompañarles, tutorizar su trabajo e impulsar su carrera científica o empresarial.

Vela puso de manifiesto que desde el año 1982 son más las mujeres que llegan a la universidad, que además terminan sus estudios en una mayor proporción que los hombres. Sin embargo, solo hay un 21 por ciento de catedráticas, porcentaje que en las privadas alcanza el 43%, «una diferencia que no tiene justificación y que nos debe hacer revisar los procedimientos porque es la prueba de que más mujeres pueden llegar a los puestos más relevantes».

Consideró un problema que las jóvenes no se inclinen por las ingenierías o carreras de ciencias, algo en lo que tiene mucho que ver la presión social, sobre todo de las familias, y las costumbres. Un dato curioso que comentó es que cuando cambió la denominación de algunas carreras técnicas (de licenciado, por ejemplo, en informática, a ingeniero informático) se produjo una significativa caída en la matriculación de mujeres.

Respecto a los salarios, quedó de manifiesto la gran brecha entre hombres y mujeres, que puede ser hasta 1,5 veces superior para los primeros, y concluyó que los países con menor diversidad de género son más pobres y los que menos avanzan social y económicamente.

Vocaciones

La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, fue otra de las invitadas en el día de ayer. Hizo un recorrido histórico para hablar de algunas científicas y tecnólogas a las que no se reconoció su trabajo. Indicó también que el 89 por ciento de los premios Príncipe de Asturias y Nobel han sido para hombres. Se detuvo en la educación no universitaria, para detallar que en Secundaria hay muchas niñas que quieren ser científicas, pero que luego en Bachillerato baja ese porcentaje, con las familias y los propios centros (no todos imparten el bachillerato de ciencias o las asignaturas relacionadas con la tecnología) como principales responsables.

Fotos

Vídeos