¿Por qué mejora la lista de espera del CLÍNICO y empeora la de los comarcales?

La reorganización de los quirófanos y la implicación de los profesionales da fruto en el Universitario, mientras que los centros de la provincia tienen problemas para encontrar especialistas

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Los pacientes malagueños esperan 72 días de media para ser operados, lo que supone cinco días más de promedio que el año pasado. Esas demoras han crecido significativamente desde 2014, cuando la tardanza media se situaba en 55 días. Los datos indican que los retrasos son mayores que hace tres años. Ese hecho es incuestionable, pero, si se analizan las cifras ofrecidas por el SAS el pasado viernes, se aprecia que, en el caso de la provincia de Málaga, el Hospital Clínico Universitario ha reducido sus esperas de forma considerable en comparación con las que tenía en 2016, mientras que los registros de los hospitales comarcales de Antequera, la Axarquía y Ronda han empeorado. Por su parte, el Hospital Regional Carlos Haya ha aumentado su tardanza media en las operaciones que deben hacerse en un plazo máximo de 180 días y las ha mejorado en las que no deben exceder los 120 días.

Y ¿por qué el Clínico ha rebajado las demoras medias y los comarcales las han aumentado? La respuesta no es única. Hay varios factores que explican ese hecho. Por decirlo de forma resumida, el Clínico ha conseguido sacar adelante con éxito una reordenación de los quirófanos. Y lo ha podido hacer gracias al buen trabajo del bloque quirúrgico y a la implicación de los profesionales, que se han comprometido con los responsables del hospital para agilizar las listas de espera. En el caso de los comarcales, su gran escollo es que tienen muchos problemas para encontrar especialistas que quieran trabajar en esos centros, ya que prefieren ejercer en hospitales públicos de capitales de provincia o aceptar contratos de hospitales privados situados, asimismo, en capitales.

Si a 30 de junio de 2016, el Clínico tenía una demora media de 74 días para las intervenciones quirúrgicas que la sanidad pública andaluza debe resolver en un tiempo máximo de 180 días, a 30 de junio de este año, esa tardanza era de 49 días (25 días menos). Más llamativo es el descenso de la dilación media de las operaciones que no deben superar los 120 días. En ese apartado, el Clínico ha rebajado esa demora a la mitad, al pasar de 68 a 34 días.

Fuentes consultadas ayer por este periódico indicaron que la clave está en que se ha reorganizado la actividad de los quirófanos y se le ha dado prioridad a las especialidades que tenían mayores retrasos, operando en primer lugar a los pacientes que llevaban más tiempo en la lista y que necesitaban que se les sacase de ella de inmediato. Para concentrar los recursos y conseguir mayor eficacia, se decidió que los cuatro quirófanos del Hospital Marítimo de Torremolinos (centro dependiente del Clínico) se dedicasen en exclusiva a operaciones de oftalmología y que el resto de intervenciones quirúrgicas que se hacían en ellos pasaran, en jornada de tarde, a los quirófanos del Clínico.

Las fuentes destacan la buena gestión del bloque quirúrgico, que ha permitido extraer el mayor rendimiento posible a los 20 quirófanos con que cuenta el Clínico (13 programados, dos de urgencias, uno de ginecología y cuatro del Marítimo). La reducción de las demoras no habría sido posible sin el compromiso demostrado por los profesionales, que se han implicado y han colaborado decididamente con los responsables del centro hospitalario para darle un fuerte impulso a la cirugía.

Otra línea de trabajo seguida ha sido no tener que suspender intervenciones quirúrgicas por la falta de profesionales. Igualmente, se ha puesto en práctica un plan de gestión de las camas del hospital con la finalidad de no verse en la obligación de aplazar intervenciones por no disponer de camas libres. «Nos hemos esforzado para que los quirófanos estén funcionando al cien por cien en todo momento», señalaron profesionales del Clínico. Muchas de las operaciones se hacen por la tarde, lo que permite aumentar el rendimiento quirúrgico. Además, el hospital ha realizado una revisión de su lista de espera para sacar adelante en primer lugar los casos que más retrasos acumulaban y actualizar los datos para agilizar las demoras. «En el Hospital Clínico se están haciendo las cosas con mucho sentido común», afirmó el presidente del Sindicato Médico de Málaga, Antonio Martín Noblejas.

Esta es la cara positiva; la negativa la soportan los hospitales comarcales, que han visto incrementada su tardanza media. El de Antequera ha pasado de un retraso medio de 71 y 55 días a otro de 95 y 58 días. El Comarcal de Ronda está en 66 y 70 días. El año pasado sus cifras eran de 55 y 50 días en las operaciones que fijan un máximo de 180 y 120 días. El Comarcal de la Axarquía también tiene mayores demoras medias: 69 y 62 días. Las del ejercicio anterior eran de 49 y 45 días, respectivamente.

Expertos sanitarios señalaron que los comarcales se encuentran con muchas más dificultades para encontrar especialistas que acepten contratos para trabajar en ellos. En especialidades con gran demanda de profesionales, estos prefieren ejercer en un hospital de la capital que en uno de una comarca. «El SAS debe darles un atractivo a los médicos jóvenes, cuando acaban su especialidad, para que acepten irse a un comarcal», dijo Martín Noblejas.

Críticas del PP

Las listas de espera son un arma arrojadiza entre los partidos políticos. La utilizan para sacarle los colores al adversario. Así, el portavoz del PP de Málaga, José Ramón Carmona, acusó ayer a la Junta de Andalucía de maquillar las listas de espera y argumentó que hay cerca de 1.500 malagueños que aún no han sido operados, pero que no constan en el registro al estar en lo que se conoce como enfermos transitoriamente no programables. Carmona lamentó que «la situación en la provincia de Málaga haya pasado de preocupante a negligente» y precisó que «el tiempo de espera media, 72 días ahora, ha crecido casi un 31 por ciento desde 2014».

La respuesta de la Delegación Provincial de Salud no se hizo esperar para rebatir los argumentos del PP y negar las acusaciones de maquillaje. Salud aseguró que la información de las listas de espera de Andalucía es la más completa y exhaustiva de España. Y significó que los paciente transitoriamente no programable son los que no pueden ser intervenidos por motivos clínicos que desaconsejen la intervención. La petición de aplazamiento también puede pedirla el enfermo por distintas cuestiones. Salud recalcó que las acusaciones del PP evidenciaban su desconocimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos