La mayoría de las inversiones públicas prometidas este año en Málaga no se han ejecutado

El tren litoral hasta Marbella sigue en fase de estudio, y del ‘by pass’ del AVE Málaga-Sevilla se acaba de encargar la redacción del proyecto. /Fernando González
El tren litoral hasta Marbella sigue en fase de estudio, y del ‘by pass’ del AVE Málaga-Sevilla se acaba de encargar la redacción del proyecto. / Fernando González

Las administraciones cerrarán 2017 con avances en la tramitación de proyectos pero con un escaso bagaje en obras

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El año 2017 está a punto de concluir y toca hacer balance del grado de cumplimiento de las principales inversiones comprometidas por las distintas administraciones públicas en la provincia. No eran muchas las previstas porque el grifo del gasto sigue con cuentagotas en los gobiernos central y autonómico. Y en el caso de los ayuntamientos, a la falta de recursos se le une que donde se gobierna en minoría o en coalición de varias formaciones la aprobación de los presupuestos se ha demorado tanto que apenas ha dado tiempo para acometer obras de calado. El resultado es que los grandes proyectos que están ejecutándose se pueden contar con los dedos de una mano: La salida de la autovía de Arroyo de la Miel para acabar con uno de los puntos más conflictivos de la red viaria (Gobierno), el avance del metro de Málaga hacia el Centro y dos institutos (Junta) y, en el ámbito municipal, el hospital de alta resolución de Estepona y varias promociones de VPO en la capital.

Más...

El resto sigue atascado en la burocracia administrativa y en estudios previos. Como en cualquier ámbito de la vida, siempre se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. Y así es, porque aunque se han dado pasos importantes en los despachos para la creación de infraestructuras como el acceso norte al aeropuerto, el ‘by pass’ que acortará el trayecto en AVE entre Málaga y Sevilla, la depuradora del área metropolitana o proyectos de ciudad como la peatonalización de la Alameda en la capital y del Centro de Torremolinos, en el debe de los dirigentes políticos a nivel estatal, regional y local también figuran un reguero de actuaciones que no acaban de despejarse.

¿Cuáles? Por enumerar las más significativas, la prolongación del Cercanías a Marbella –única gran ciudad del país sin conexión ferroviaria–, la extensión del metro de Málaga hasta el Hospital Civil, el vial distribuidor que comunicará la hiperronda con Alhaurín de la Torre y los polígonos industriales de la zona del Guadalhorce, el teatro de Torre del Mar, la peatonalización del Centro de Vélez y, volviendo al ámbito ferroviario, la necesaria modernización que debe acometer el Ministerio de Fomento en el eje entre Algeciras y Bobadilla para dar salida a las mercancías del puerto gaditano y generar un gran centro logístico en el Puerto Seco de Antequera que, por cierto, también sigue encallado en la tramitación urbanística por parte del Gobierno autonómico.

Gobierno central El tren litoral en estudio y el ‘by pass’, en contratación

Empezando por el papel desempeñado por el Ejecutivo central, hay que partir de la base de que los 138 millones consignados para Málaga en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 han sido los más bajos en lo que va de siglo XXI. Muy lejos quedaron los 1.200 millones consignados para inversiones en 2008 con los que se acometieron grandes obras como la segunda pista del aeropuerto, la hiperronda o la travesía de San Pedro.

Con semejante declaración de intenciones, la única inversión destacada es la construcción del acceso norte al aeropuerto desde la segunda ronda, con una partida de 6,5 millones. A día de hoy, las obras están pendientes de adjudicación con la previsión de que puedan comenzar en el primer trimestre de 2018. La segunda gran apuesta del año era la apertura de la cárcel de Archidona (21,4 millones), que está operativa aunque con un importante matiz: está funcionando provisionalmente como centro de internamiento de extranjeros.

Los trabajos que sí que han comenzado, aunque sean las labores previas como las de retirada de arboleda, han sido los del nuevo enlace de la A-7 con Arroyo de la Miel, uno de los puntos más saturados de la provincia y que requieren un desembolso de 11,2 millones. Pero poco se sabe de la actuación similar proyectada en Fuengirola. A partir de ahí, la mayor parte de las inversiones más urgentes que competen al Gobierno no han pasado de los meros estudios o, en el mejor de los casos, de contratar la redacción del proyecto. En ese punto se encuentra la conexión ferroviaria de Almodóvar del Río (Córdoba) que reducirá a una hora y media el trayecto en AVE entre Málaga y Sevilla, cuya ejecución costará unos 32 millones y que, según el calendario previsto, podría estar para 2020.

Las cuentas de Fomento también contemplaban, aunque de forma testimonial, 350.000 euros para llevar el tren hasta Marbella y Estepona. Y así ha sido, porque de momento ni siquiera está claro si llegado el momento se optaría por prolongar la línea actual Málaga-Fuengirola a pesar de la sobrecarga que ya padece o si, como defienden numerosas voces políticas, ciudadanas y empresariales, se diseña una nueva de mayor capacidad. Por otro lado, la modernización del trazado Algeciras-Bobadilla se reactivó el pasado verano en suelo gaditano con la reanudación de las obras en dos tramos que llevaban parados desde 2013 y 2015. En cambio, en el lado malagueño, que es donde se encuentra el tramo más atrasado y polémico (Ronda-Antequera) el único atisbo de esperanza son las recientes palabras del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, comprometiéndose a que todo el eje estará listo en 2021.

En materia ferroviaria, el puerto de Málaga verá pasar otro año sin que se active el soterramiento del tren, donde también están a la espera de que se retomen las obras del nuevo Centro Oceanográfico, que debía abrir en 2018 pero que no lo hará antes de 2019 tras permanecer paralizadas varios meses por problemas de cimentación. También está suspendida, aunque en esta ocasión por las dificultades económicas de la empresa adjudicataria, la construcción de la depuradora de Nerja que financia el Estado.

El único tramo del metro en obras es el de la Alameda. El de la avenida de Andalucía está pendiente de adjudicación y la prolongación hasta el Hospital Civil aún no ha salido a concurso.
El único tramo del metro en obras es el de la Alameda. El de la avenida de Andalucía está pendiente de adjudicación y la prolongación hasta el Hospital Civil aún no ha salido a concurso.
Junta de Andalucía El metro al ralentí y avances en depuración e institutos

Si la localidad axárquica sigue siendo el único municipio costero de la provincia que no trata sus aguas residuales, en el Valle del Guadalhorce el río que le da nombre continúa ejerciendo de sumidero para la carga contaminante que generan cien mil habitantes. Aun así, el panorama está más claro desde mediados de este año, cuando tras más de una década de bloqueo la Junta de Andalucía inició las obras de la depuradora del Bajo Guadalhorce (Álora, Pizarra y Coín). Casi de forma simultánea, también cerró un acuerdo con los ayuntamientos afectados para impulsar de una vez por todas la del área metropolitana, que tratará el caudal procedente de Alhaurín el Grande y Cártama además de liberar la de Málaga capital, que está al límite al asumir también las aguas de Torremolinos y Alhaurín de la Torre.

Al margen de estos avances para completar el mapa del saneamiento en la provincia, el principal hito del Ejecutivo andaluz en cuanto a infraestructuras han sido los 4,3 millones destinados a la mejora de la carretera que conecta la Costa con el interior entre Manilva y Gaucín, puesta en servicio hace apenas un mes. En el ámbito educativo, en las últimas semanas han comenzado las obras de los institutos de Teatinos (Málaga) y Rincón de la Victoria, y ha salido a concurso el de Las Lagunas (Mijas). El que sigue a la espera de noticias es el previsto en San Pedro Alcántara. Más suerte ha tenido el núcleo marbellí en su demanda de un centro de salud, cuya construcción se ha licitado hace unos días.

Como viene siendo habitual en los últimos años, la gran apuesta inversora de la Administración regional es el metro, y así lo seguirá siendo durante bastante tiempo a tenor del retraso que acumulan todos los trabajos. El único túnel que está actualmente en ejecución es el comprendido entre el puente de Tetuán y la Alameda Principal, pero el tramo intermedio que discurrirá por la avenida de Andalucía sigue sin reactivarse desde que se rescindiera el contrato con la anterior adjudicataria y se iniciara el proceso para volver a encargarlo. Además, aún está por resolver qué pasará con la línea en superficie desde El Corte Inglés hasta el Hospital Civil. La Consejería de Fomento ya tiene vía libre para sacar a concurso las obras (41 millones), pero de momento sigue sin dar el paso debido al rechazo frontal del Ayuntamiento al tranvía en esta zona.

La peatonalización del lateral sur de la Alameda está pendiente de adjudicación.
La peatonalización del lateral sur de la Alameda está pendiente de adjudicación. / SUR
Ayuntamiento de Málaga Peatonalización de la Alameda y VPO

Ligada a la llegada del suburbano al Centro se acometerá la peatonalización de la Alameda, donde únicamente quedará para el tráfico la calzada central. El lateral norte forma parte de las obras de reurbanización del metro y, por tanto, las asume la Junta (3,5 millones). En cuanto al lateral sur, el Consistorio está a punto de adjudicar los trabajos para convertirlo en un bulevar de 23 metros de anchura junto al Soho. Con un presupuesto de 5,2 millones, la previsión es que esté listo en la segunda mitad de 2018. También está pendiente de adjudicación por parte municipal la actuación en el eje central (2,7 millones).

Sin abandonar el Ayuntamiento de la capital, la mayor parte del dinero invertido ha ido a parar a la construcción de VPO. En la Trinidad-Perchel han terminado las obras de 23 pisos en la calle Jiménez y se están ejecutando otros 16 en la calle Calvo. Además, en el último trimestre del año se han licitado o adjudicado tres nuevas promociones que suman 88 viviendas públicas. En el lado opuesto, la conversión del Campamento Benítez en un gran parque periurbano (está abierto de forma provisional hasta que se resuelvan los trámites urbanísticos para mejorar el espacio), la reforma de la antigua cárcel en Cruz del Humilladero o la esperada remodelación del mercado de Salamanca (pendiente de adjudicación).

La rehabilitación de la plaza de toros de La Malagueta para darle uso cultural y social saldrá a concurso a comienzos de 2018.
La rehabilitación de la plaza de toros de La Malagueta para darle uso cultural y social saldrá a concurso a comienzos de 2018. / SUR
Diputación Provincial La plaza de toros y el centro Bernardo de Gálvez sin licitar

En el apartado supramunicipal, la Diputación está a punto de concluir la construcción del centro de recepción de visitantes del Caminito del Rey, un enclave en el que la institución también ha hecho actuaciones de mejora en el marco de la Gran Senda. Más lentos van los pasos para los dos proyectos estrella de lo que queda de mandato. Por un lado, de la remodelación de la plaza de toros para convertirla en un centro cultural y de ocio durante todo el año sólo se han acometido tareas de limpieza e impermeabilización de las gradas. Eso sí, una vez obtenido el visto bueno de la Junta al tratarse de un Bien de Interés Cultural, el objetivo es contratar las obras a comienzos de año. En el mismo punto se encuentra el Centro de Estudios Americanos Bernardo de Gálvez, que finalmente se ubicará en los jardines del centro cultural La Térmica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos