Los mayores de 65 años y las personas con movilidad reducida podrán solicitar ayudas para adaptar sus viviendas

Los mayores de 65 años y las personas con movilidad reducida podrán solicitar ayudas para adaptar sus viviendas

Entre las medidas se encuentran instalar escaleras, suelos antideslizantes o eliminar las barreras arquitectónicas de las viviendas

ROCÍO SÁNCHEZ

La diputada de Servicios Sociales y Centros asistenciales, Lourdes Burgos, han presentado esta mañana las ayudas para personas con movilidad reducida y mayores de 65 años, con las que se pretende mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de movilidad mediante la rehabilitación de sus viviendas para que se adapten a sus necesidades específicas.

Para solicitar la ayuda, se deberá estar empadronado en un municipio menor de 20.000 habitantes, haber residido al menos un año en alguno de los 87 municipios que cumplen con esta característica y no tener los medios económicos suficientes para llevar a cabo la instalación. Además, los demandantes tendrán que realizar la gestión a través de los Servicios Sociales Comunitarios de la provincia, pudiendo solicitar la ayuda hasta el próximo 14 de septiembre.

La Diputación de Málaga ha destinado 200.000 euros que se repartirán entre los municipios malagueños menores de 20.000 habitantes. Además, con este aporte económico se pretende evitar procesos de exclusión social así como normalizar las vidas de quienes tienen más problemas a la hora de moverse incluso en su propio hogar. «Pienso en una persona mayor que viva en Júzcar y que tenga que subir escaleras en su casa y no pueda, con esta ayuda cambiarlo por un suelo antideslizante y sentirse segura», ha anunciado Burgos.

Con esta ayuda, que comenzó a otorgarse el año pasado, las personas que cumplan con los requisitos podrán adecuar sus viviendas para conseguir una mayor autonomía dentro del hogar, instalando escaleras o suelos antideslizantes, cambiando bañeras por platos de ducha así como eliminando las distintas barreras arquitectónicas de la vivienda. «Cada solicitante podrá obtener un máximo de 4.000 euros para desarrollar las reformas», ha afirmado Burgos.

Igualmente, para la concesión de la ayuda será necesario un informe emitido por Servicios Sociales y que la vivienda sea el lugar de residencia habitual del solicitante. En caso de discapacidad, dicha persona tendrá que haber obtenido el grado antes de que finalice el plazo de presentación de solicitudes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos