Málaga pone en marcha un protocolo pionero para víctimas de agresiones sexuales

Presentación, este martes, del protocolo pionero de atención a víctimas de agresiones sexuales./ de atencióSalvador Salas
Presentación, este martes, del protocolo pionero de atención a víctimas de agresiones sexuales. / de atencióSalvador Salas

La iniciativa, que ya se puso en marcha en el Hospital Costa del Sol a finales de 2016, entrará en vigor de manera inmediata en el resto de los hospitales de la provincia con el fin de unificar las actuaciones de atención a la víctimas

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYANMálaga

Los hospitales de la provincia de Málaga pondrán en marcha de manera inmediata un protocolo pionero de atención a víctimas de agresiones sexuales gracias al cual se unificarán las actuaciones que desde el punto de vista clínico, forense y judicial dan cobertura a quien ha sufrido un ataque de estas características. Así lo han avanzado esta mañana los promotores de la iniciativa, que ya comenzó a aplicarse a finales de 2016 en el Hospital Costa del Sol y que ahora se extenderá al Materno, al Clínico y a los Hospitales de la Axarquía y Ronda.

En esencia, este trabajo en red “altamente especializado y muy técnico”, en palabras de la directora general de Violencia de Género, María de los Ángeles Sepúlveda, permitirá que desde el mismo momento en que la víctima llega a un centro de salud u hospitalario y denuncia que ha sido víctima de una agresión sexual se ponga en marcha una actuación conjunta y coordinada de todos los profesionales que intervienen en este proceso para garantizar que la víctima sufra “lo menos posible” en la toma de muestras, interrogatorios o entrevistas posteriores. En este escenario, y según ha avanzado la médico adjunta del Servicio de Urgencias del Hospital Costa del Sol, Carmen Agüera, “el protocolo se activa en el momento en que la víctima llega a un hospital y dice que ha sufrido una agresión de estas características. A través del 112 se da aviso a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el caso de que no hayan recibido la notificación, y también se solicita la presencia de un médico forense a través del juzgado de guardia para que también proceda a la revisión en el propio centro sanitario”. Esta coordinación permite, en palabras de la especialista, que la víctima salga del hospital “con todo el protocolo completado, es decir, con los análisis, toma de muestras, pruebas y con un tratamiento de profilaxis para evitar las enfermedades de transmisión sexual”. También es posible, si las circunstancias lo permiten, que la víctima preste declaración ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el propio centro sanitario. “Y todo ello va atado y firmado por todos los profesionales que intervienen en el proceso de modo que los documentos y pruebas son válidos para el proceso judicial posterior”, ha añadido Agüera, quien ha avanzado que a pesar de que en el 87% las víctimas de las agresiones sexuales son mujeres este protocolo también se aplicará en casos de menores y varones.

La importancia de esta iniciativa pionera reside en que se evita “la doble victimización” y el trago de estar prestando declaración y ser sometida a análisis y pruebas en diferentes estados del procedimiento. “De este modo se hace todo a la vez”, ha manifestado por su parte el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, quien ha aportado los datos relativos a las agresiones sexuales en la provincia de Málaga: en 2017 hubo 112 denuncias en este capítulo, de las que 48 se refirieron a violaciones.

El segundo gran objetivo de este trabajo coordinado es la detección de los casos en los que se han utilizado drogas o sustancias de sumisión química (como la burundanga), que según confirmó el director del Instituto Médico Legal de Málaga, José María Caba, están detrás de una de cada tres agresiones sexuales. En este sentido, es fundamental que el análisis para confirmar que a la víctima se le ha suministrado esta droga “se realice cuanto antes”, ya que según los especialistas estas sustancias tardan en eliminarse del organismo entre dos y seis horas. “Es importante que la mujer que piense que ha sido víctima de una agresión sexual se dirija al centro de salud o al hospital para la toma de pruebas que estarán en su ropa, en su cuerpo, en su estado psicológico o incluso en su sangre en el caso de que hayan sido drogadas”, ha insistido Sepúlveda, quien ha lamentado que las agresiones sexuales representan aún un “delito muy invisibilizado”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos