Seis cosas de Málaga que la Casa Real británica adora

Seis cosas de Málaga que la Casa Real británica adora

Ropa, restaurantes, urbanizaciones... repasamos los 'favoritos' de la familia de Isabel II en nuestra provincia

Ester Requena
ESTER REQUENA

El idilio de Málaga con la Casa Real Británica no es nada nuevo, ya que documentalmente se remonta a principios del siglo XX de la mano de la princesa Beatriz de Battenberg, hija de la reina Victoria de Inglaterra (quien ocupase el trono desde el junio de 1837 al enero de 1901). Aunque los Windsor, con la reina Isabel II a la cabeza, no se prodiguen mucho por estos lares en la actualidad, repasamos seis lugares y marcas que les pirran de nuestra provincia.

Parador de Golf de Málaga

El Parador de Golf de Málaga se lo debemos a la familia real británica. La historia se remonta a los inviernos que pasaba la princesa Beatriz de Battenberg en Málaga por prescripción facultativa de los médicos de la Casa Real Británica. Para distraerla, el llamado Sindicado de Iniciativas de Málaga propuso la construcción de un campo de golf, lo que además ayudaría a fomentar el turismo británico hacia la Costa del Sol. Fue precisamente la hija de Beatriz de Battenberg, la reina Victoria Eugenia, quien sugirió el asesoramiento del que se decía el mejor arquitecto especialista en la materia, Harry Colt. Pocos años después, en 1929, tuvo lugar la ceremonia de colocación de la primera piedra de unos trabajos que finalmente dirigió Harry Colt.

Urbanizaciones exclusivas de la Costa

Aunque la visita más sonada de la familia real británica tuvo lugar allá por 1994 de la mano de Diana de Gales y su mediático 'top less' en el hotel Byblos en Mijas, los Windsor se han convertido en unos habituales de la Costa del Sol. Eso sí, en muchas casos de incógnito. Una de las que no faltaba a su cita veraniega con las urbanizaciones más exclusivas de la Costa del Sol hasta que murió en 2002 era la princesa Margarita, hermana pequeña de la reina Isabel de Inglaterra. Después otros muchos miembros de la realeza británica se han dejado caer por La Zagaleta y otros enclaves gracias a los helipuertos privados, aunque nadie se entera de cuándo llegan o se van. Porque gran parte de los amigos íntimos de la casa real británica cuentan con mansiones con todo lujo de detalles en nuestra provincia.

La comida de Casa Pepa en Carratraca

La fonda Casa Pepa en Carratraca no sólo ha enamorado a Antonio Banderas, Jesús Quintero, Antonio Gala, Romina y Albano y Karlos Arguiñano. También Carlos de Inglaterra quiso conocer las bondades de este familiar y peculiar restaurante y para ello se plantó en coche en el pueblo del interior de la provincia que apenas alcanza el millar de vecinos. Entre mesas camilla, fotos de la familia de Pepa (la propietaria) y aperos de todo tipo, aunque en esta fonda no hay menús ni cartas, el príncipe Carlos optó por cazuela de patatas y magro con tomate. Porque eso, precisamente, hace particular a este curioso establecimiento.

Aquí los clientes sólo se elige el primer plato, que normalmente paella, callos, sopa de fideos y gazpachuelo. Pero sobre la mesa se ponen las ollas y cada uno se sirve lo que quiere. Con el segundo no hay elección: en la mesa se coloca el chorizo frito, patatas con huevo, carrillada, albóndigas en salsa y magro con tomate, y se come de la misma manera. Y luego el postre. Todo esto es 10 euros por persona... aunque el príncipe Carlos pagó menos porque fue hace un par de años y salía por unos euros menos.

Los modelos infantiles de Pepa and Co

A través de unos conocidos de la familia, Kate Middleton se enamoró de las prendas infantiles de la malagueña Pepa González, propietaria de Pepa and Co. Desde entonces, los pequeños George y Charlotte se han convertido en unos de los grandes embajadores de la marca. Diseño que lucen, modelo que se suele agotar unas pocas horas después de que la prensa difunda sus fotos por todo el mundo. Como ocurrió, por ejemplo, con el jersey de rayas marineras con una ilustración de ballena que llevó George en su tercer cumpleaños o el vestido celeste con nido de abeja en coral que lució Charlotte en una fiesta infantil. Sin olvidar que la malagueña también se ocupó de los diseños de los pajes de la boda de Pippa Middleton y James Matthews. De los pequeños armarios de la casa real británica han saltado a otras casas. Así, los diseños de Pepa González se han visto últimamente, entre otros, en corte nupcial de Alessandra de Osma y el príncipe Christian de Hannover.

La ropa de Mi Lucero

Junto con Pepa and Co, los pequeños George y Charlotte suelen lucir más diseños malagueños en sus apariciones públicas. Entre ellos se encuentran las rebecas de punto de Mi Lucero, empresa familiar fundada hace más de medio siglo en Canillas de Aceituno.De ellos, George ha lucido una sencilla rebeca de punto sin costuras, que aumenta la comodidad y evita rozaduras fabricada al cien por cien en España.

La ropa de la malagueña Mayoral

También la firma malagueña de ropa infantil Mayoral se ha colado en los pequeños armarios de los hijos de los duques de Cambridge. Entre las prendas reconocibles (y fotografiadas) se encuentra unos pantalones azules que el pequeño utilizó en un día de juegos con su madre. Por supuesto, fue ponérselos y subir la popularidad de la marca malagueña en Reino Unido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos