La lluvia mejorará la campaña del aceite y de los subtropicales en la provincia de Málaga

Balsas de agua en Málaga tras la tromba caída en la provincia./Pedro J. Quero
Balsas de agua en Málaga tras la tromba caída en la provincia. / Pedro J. Quero

Asaja aplaude que haya caído en las cabeceras de los embalses y recuerda que provincia está al límite de la sequía

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

«Es agua bendita». Con esta contundencia valora Benjamin Faulí, de Asaja Málaga, el episodio de precipitaciones generalizadas que se está viviendo hoy en la provincia. Unas lluvias que, según explica, beneficiarán sobre todo al engorde de la aceituna para aceite, cuya campaña comenzará ya el próximo mes de noviembre. «Va a ayudar a que coja tamaño y no se arrugue, y a que el árbol se refresque», explica. Del mismo modo, impulsará el resto de cultivos de secano, como la almendra; y los subtropicales, especialmente el aguacate. En esta época del año también favorecerá el desarrollo de los cítricos y de las hortalizas en el Valle del Guadalhorce, entre otras comarcas.

Pero, por encima de lo que supone en cuanto al riego, que está siendo a un ritmo moderado y por tanto beneficioso para el terreno y las plantas (ha caído puntualmente de forma torrencial, pero localizado en la capital y en la franja costera), Faulí destaca el hecho de que está precipitando en la cuenca de los embalses, y recuerda que la provincia está al límite de la sequía, que no se va a solucionar con este episodio. «Las reservas están como para preocuparnos», recalca. Con todo, es optimista: «Que llueva es maravilloso; espero que cambie la dinámica, que siga cayendo en las cabeceras y se acumule. Ojalá que sea un otoño y un invierno lluvioso».

Te interesa

Fotos

Vídeos