La Junta empieza a multar a aquellos municipios de Málaga que no depuran sus aguas

Imagen de archivo de la zona en la que se está construyendo la EDAR Bajo Guadalhorce, en Pizarra. / Sur

El inicio de los expedientes por verter fluidos sin tratar en dominio público ya ha sido notificado a Alhaurín el Grande y Coín, y las sanciones alcanzan los 150.000 euros

AGUSTÍN PELÁEZ y FERNANDO TORRES

Verter aguas no depuradas en dominio público les va a salir caro a los municipios malagueños que todavía carecen de estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR). La Junta de Andalucía, a través de la delegación territorial en Málaga, ha comunicado en una primera tanda a una decena de municipios de la provincia el inicio de expedientes sancionadores por estar vertiendo sus aguas fecales sin ningún tipo de depuración previa, aún cuando la propia administración andaluza no ha iniciado todavía la construcción de depuradoras en algunos de los pueblos afectados, localidades que han estado pagando un canon de vertido precisamente por no tener aún infraestructuras de saneamiento.

El delegado territorial de Medio Ambiente, Adolfo Moreno, explicó ayer en declaraciones a este periódico que dichas comunicaciones son consecuencia del plan de inspección que está ejecutando la Consejería, un proyecto que, dijo, «se está llevando a cabo a rajatabla». «Desde 2015 hay una directiva europea que no permite autorizar vertidos de aguas no depuradas o que no alcanzan unos parámetros mínimos de depuración, por lo que todos los incumplimientos que estamos detectando están siendo objeto del correspondiente expediente sancionador», explicó el delegado territorial.

Según Moreno, las comunicaciones que están llegando ahora a los ayuntamientos se corresponden con acuerdos de inicio de expedientes adoptados durante este verano. En este sentido, Moreno anunció que habrá otros en próximas fechas y que se levantarán actas de todos los vertidos que se detecten a través del plan de inspección en marcha por parte de la delegación.

Según explicó el delegado, entre los municipios contra los que se han iniciado estos expedientes se encuentra Nerja, en la costa oriental, único municipio costero de la provincia que sigue sin tratar sus aguas residuales. Las obras de la depuradora, con un presupuesto de 23,2 millones financiados por el Estado con fondos europeos, comenzaron en enero de 2014, pero se encuentran paradas, aún cuando debía haber estado finalizada hace un año. La quiebra de la concesionaria de los trabajos de ejecución, Isolux-Corsán-Corviam, que está en fase de concurso de acreedores, ha complicado el final de la obra. La construcción de la EDAR de Nerja comenzó en enero de 2014, con un plazo de ejecución inicialmente previsto de 30 meses.

Medio Ambiente advierte de que el plan de inspección de vertidos «se está llevando a rajatabla»

Alhaurín el Grande es otro de los municipios que han sido notificados de la apertura de un expediente que podría finalizar en una sanción de 150.000 euros. Según se recoge en el documento, al que ha tenido acceso SUR, los vertidos se están haciendo en el Arroyo de la Villa. Hasta el pasado 14 de noviembre de 2015, el Ayuntamiento contaba con una autorización provisional por parte de la Junta para depositar las aguas sin tratar en aguas de dominio público. Los responsables de Medio Ambiente de Coín también han sido avisados, aunque en este caso verbalmente, de la inminente apertura del expediente.

En el caso del Valle del Guadalhorce, la depuración de aguas es un tema complejo que lleva años entre despachos y reuniones extraordinarias sin llegar a buen término. La responsabilidad de depuración es de los ayuntamientos, pero estos no tienen recursos para construir las EDAR necesarias. «Desde el principio se habló de hacer una estación para toda la comarca, por lo que nosotros no hemos podido colaborar en nada, ni adelantar pagos ni ofrecer suelo», explicó ayer Toñi Ledesma, alcaldesa de Alhaurín el Grande. «Si no tenemos una depuradora, ¿cómo me sancionan por verter aguas sin depurar? ¿Qué hacemos con el agua?». La regidora, que aseguró que recurrirán el expediente, afirmó no entender la naturaleza de la posible sanción: «Entendería que nos multasen si, contando con las infraestructuras necesarias, nos saltáramos la ley, pero no es el caso». Las canalizaciones que parten desde dicho municipio a una futura EDAR todavía sin ubicar de forma definitiva ya están construidas.

En el caso de Coín el caso es igualmente complicado, ya que la estación que depurará sus aguas, junto a las de Pizarra y Álora (EDAR Bajo Guadalhorce), está en plena fase de construcción. El consejero de Medio Ambiente de la Junta, José Fiscal, aseguró el pasado mes de agosto que abrirá en 2019.

Fotos

Vídeos