José García Viñas, el médico malagueño que proclamó la república catalana

Hijo de un librero y editor, se marchó a Barcelona a estudiar Medicina y el 5 de marzo de 1873 declaró el “Estado catalán federado con la República española'

José García Viñas.
Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Las aspiraciones de proclamar una república catalana no son nuevas. Pero el primer intento de crear un estado independiente no lleva el apellido de ningún catalán, ni de ningún nacionalista. Un malagueño, y de ideología anarquista, fue el protagonista de este primer intento de un estado catalán, pero dentro de la república federal española. El breve reinado de Amadeo I de Saboya dio paso a la I República, el 11 de febrero de 1873. Un mes después, el 5 de marzo, un malagueño pasaría a la historia al proclamar la republica catalana. Solo duró dos días, pero el nombre del médico anarquista José García Viñas (Málaga, 1848-Melilla, 1931) quedó así unido a los movimientos separatistas que se han sucedido desde entonces y hasta la actualidad. Ese día, un grupo de políticos, dirigidos por el entonces aún estudiante de medicina malagueño y por el médico socialista francés Paul Brousse, y apoyados por unos 16.000 voluntarios, proclamaron en el ayuntamiento de Barcelona el 'Estado catalán federado con la República española'. Tras dos días de negociaciones con el Gobierno central, encabezado por el presidente de la República Estanislao Figueras, se revocó la proclamación.

José García Viñas nació el 3 de noviembre de 1848 en Málaga. Era hijo de un conocido librero y editor progresista, José García Taboada. Otras fuentes indican, en cambio, que era artesano sombrerero y que luego se pasó a la edición. José se trasladó a Barcelona a estudiar Medicina (también lo haría su hermano Gaspar). Estudiando en Barcelona se incorporó al núcleo barcelonés de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT), una organización de corte anarquista. Sus ideas revolucionarias quedan plasmadas en su propio discurso para optar al grado en Medicina y Cirugía, que presentó el 30 de octubre de 1876 y que fue impreso un año más tarde en la librería familiar, que entonces se encontraba en el número 1 de la calle Molina Lario, con fachada a la calle de Granada y a la del Duque de la Victoria. García Viñas tituló su trabajo 'Apuntes para el estudio médico-higiénico de la miseria'. Relaciona la situación de miseria de las personas con la prostitución, la embriaguez o el hambre. Los que viven en la miseria “contraen enfermedades, mueren antes y comprometen la salud general”, afirma, y sostiene que “la salud general es la base del engrandecimiento intelectual y material de los pueblos”, pues … “sin ella ni bien ni dicha existen; por esto el lema indeleble de médicos y legisladores ha de ser 'salus populi, suprema lex'”.

Amigo de Bakunin

Álvaro Girón Sierra aporta algo más sobre la biografía del anarquista malagueño. En su libro 'En la mesa con Darwin: evolución y revolución en el conocimiento libertario en España', CSIC, 2005, señala respecto a García Viñas que “era estudiante de medicina cuando participó en el núcleo barcelonés de la Internacional creado por Fanelli. Se licencia en Medicina en 1875. Amgio de Bakunin y Kropotkin, director de 'La Federación' y 'La Revista Social', se mostró siempre dispuesto a la acción, siendo partidario de tácticas insurreccionales. Según Termes, la cincunstancia de que no fuera obrero, y que por tanto no estuviese sujeto a una rigurosa jornada laboral, facilitó que se convirtiera en el eje de lo que quedaba de la Federación Regional Española -la sección española de la I Internacional anarquista- en el periodo 1874-1881, y que redactara prácticamente casi todos los proyectos, memorias y resoluciones de aquellos años”. Más adelante indica que «abandonó el movimiento a finales de 1880, debido a discrepancias ideológicas con Farga y Llunas (partidarios de la acción legal y sindical), las críticas por el carácter aparentemente autoritario de su gestión, y por las reticencias generadas por el hecho de practicar una profesión no manual». A estas actitudes 'radicales' del malagueño también se refiere Javier Paniagua Fuentes en 'Breve historia del anarquismo' (Ediciones Nowtilus, 2012) cuando indica que «En Cataluña existía un movimiento obrero potente, con cierto grado de reformismo, donde las actitudes radicales como las de García Viñas están en minoría”.

Arriba, multitudinaria manifestación de duelo tras su muerte. Abajo, a la izquierda, García Viñas y su esposa, Josefa Dómine, están enterrados en el antiguo patio civil del cementerio de La Purísima Concepción de Melilla. Bajo dos grandes rocas del gurugú y sin inscripción alguna. A la derecha, portada del estudio con el que accedió al grado de medicina. / Gaspargarciadomine.blogspot.com | Irene Quirante

Médico de Pablo Iglesias

Regresa a Málaga, después de abandonar la militancia anarquista y se dedica durante unos años al ejercicio privado de la medicina. En 1894, durante la huelga de La Industrial Malagueña, fue encarcelado en Málaga el fundador del Partido Socialista, Pablo Iglesias. Estuvo en prisión un total de cuarenta días repartidos en dos períodos, uno en noviembre y el otro del 16 de diciembre al 12 de enero de 1895. García Viñas fue el médico que le atendió en aquellos momentos.

En 1902 ganó la plaza de médico de la Beneficencia Municipal de Melilla, de la que fue director así como del hospital de la Cruz Roja de esa ciudad. En 1931, ya jubilado, fue elegido concejal en Melilla. En septiembre de ese año falleció, a la edad de 83 años. Este entierro celebrado el 8 de septiembre, “se convirtió en una multitudinaria manifestación de duelo de todos los sindicatos y partidos de izquierda melillenses. Llegados al cementerio, muchos asistentes cogieron las herramientas de los sepultureros y procedieron a derribar el muro que separaba el cementerio civil del católico”, se puede leer en la web del cementerio de la Purísima Concepción.

Días después falleció su esposa, Josefa Dómine Guzmán. Como él era agnóstico, ambos fueron enterrados en el antiguo patio civil del cementerio de la Purísima Concepción de Melilla. Sus tumbas son fácilmente reconocibles por consistir en dos grandes rocas del Gurugú carentes de toda inscripción, según recogen en su biografía Juan Díez y Carlos Esquembri, de la Asociación de Estudios Melillenses. Su biznieto, David Hevilla García, en el blog dedicado a la memoria de tres miembros de la familia, relata también la historia de uno de los hijos de José García Viñas, Gaspar García Dómine. Fue primer delegado del Gobierno en Melilla tras la proclamación de la II República. Fue detenido y condenado a muerte tras la sublevación franquista. El general Lacaustra intercedió por la vida de su amigo y consiguió que se le conmutara la pena de muerte por prisión. Fue recluido en un penal de Alhucemas. Salió en libertad en 1940, pero murió un año más tarde, por una hemorragia digestiva, consecuencia de las precarias condiciones del cautiverio.

Referencias

En la mesa con Darwin: evolución y revolución en el movimiento libertario en España (1869-1914)

Blog Autogestionacrata

Blog de José García Viñas, Gaspar García Viñas y Gaspar García Domine

Entre piedras y cipreses

Fotos

Vídeos