Las inversiones mejoran el empleo, aunque los sueldos no suben en la misma línea

Nerja es uno de los municipios de la Costa del Sol oriental en los que más ha crecido el número de inversiones en este presente ejercicio. /E. Cabezas
Nerja es uno de los municipios de la Costa del Sol oriental en los que más ha crecido el número de inversiones en este presente ejercicio. / E. Cabezas

Los empresarios de la construcción piden una reducción en los plazos para tramitar las obras, pero afirman que ya se está mejorando

IVÁN GELIBTER

El espectacular aumento en las inversiones de este año en ejercicio no solo afectan a las arcas municipales o a las empresas. El empleo en el sector de la construcción también está registrando una subida con respecto a otros años, aunque igual que sucede en el resto de mercados laborales, los sueldos aún están lejos de los números anteriores a la crisis económica.

Según los datos oficiales de las afiliaciones a la Seguridad Social, entre 2016 y 2017 se han contabilizado 5.643 trabajadores más en la construcción en Málaga, lo que supone un aumento del 15% en el mismo periodo. Si se presta atención al tiempo comprendido entre los dos últimos años, el crecimiento entre 2015 y 2017 ha sido de 8.463 trabajadores, un 24% más.

Más información

El responsable del área provincial de Construcción en Comisiones Obreras (CC OO), Juan Antonio Rueda, ha asegurado a SUR que los municipios con mayor crecimiento de empleo –o que destacan por ofrecer más puestos de trabajo– son los de Málaga capital (muy por encima), Marbella (especialmente desde 2017) y Mijas. «Es evidente que el sector se está reactivando», apunta. «Por un lado estamos muy contentos, porque ahora hay más compañeros trabajando que hace unos años, cuando la crisis golpeó el sector con las consecuencias que todos conocemos», señala.

Los datos

15% ha aumentado
el número de trabajadores contratados en el sector de la construcción este último año, según datos de la Seguridad Social.
8.463 personas
más trabajan el sector desde el año 2015.
400 euros
de media menos al mes cobra un peón en relación a los años anteriores a la crisis.

Sin embargo, a su juicio hay una cuestión aún muy negativa que se refiere a las condiciones laborales de los trabajadores. «Nos encontramos con convenios que no se cumplen o que no se aplican bien; empresas que se aprovechan de los trabajadores; algunas incluso que no pagan en tiempo; y sobre todo, el principal problema, que los salarios son bastante bajos», explica. Rueda observa que la demanda de empleo es aún mayor que la oferta, y que de ello se aprovechan algunas empresas –aunque no todas– a la hora de contratar a nuevos empleados. «Es una situación que denominamos como ‘especulación laboral’, en la que al final los trabajadores son los más perjudicados. Hay que tener en cuenta que no es tan fácil acceder a un trabajo en una obra, y que además estos contratos duran poco tiempo», afirma.

El responsable de CC OO aprovechó para pedir que los ayuntamientos reactiven las construcciones de viviendas de protección oficial (VPO), lo que permitiría, además de un mayor acceso a la vivienda, la creación de más puestos de trabajo. En cuanto a los sueldos, el tema más recurrente de todos, Rueda asegura que un peón de la construcción (el puesto más requerido en estos momentos) cobraba en 2007 en torno a 1.500 euros netos al mes. «En estos momentos pensamos que para el mismo puesto de trabajo se están pagando 1.100 euros netos al mes; una cifra muy alejada de los años previos a la crisis, máxime cuando el precio de las cosas ha aumentado en estos años», explica. «Ese es el gran reto, que los sueldos puedan subir en los próximos meses o años», sentencia.

Celeridad en el papeleo

Por su parte, los empresarios del sector están bastante satisfechos con las inversiones que se están realizando en este 2017. El presidente de la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), Emilio López Caparrós, señala que la parte inmobiliaria está «disparada», aunque matiza que estos diferenciales con otros años son más amplios porque se parte de valores muy bajos. «En los mejores años, en la provincia se han construido hasta 50.000 viviendas, mientras que a mitad de este ejercicio habíamos contabilizado unas 2.500, que son más que hace tres años pero aún muy lejos de las cifras anteriores», explica.

«Aún así –continúa– hasta hace poco veíamos cómo las promotoras estaban paradas y perdiendo dinero, y ahora ya obtienen beneficios. Eso es un gran cambio de tendencia». López además explica el nuevo fenómeno de los fondos extranjeros, «que vienen con inversión propia y que no necesitan financiación de los bancos, lo que acelera la puesta en marcha de las actuaciones».

En cuanto a la seguridad jurídica, el presidente de ACP la califica, salvo algún momento puntual, como «absoluta». «Lo que sí pedimos es que se reduzcan los plazos del los trámites. Es cierto que los ayuntamientos han ido mejorando en estos años, pero aún hay algunos más rápidos que otros. Hay que seguir dando pasos en ese sentido para que se puedan agilizar los procesos», apostilla.

Fotos

Vídeos