Casi todos los hombres se acogen ya al permiso de paternidad de un mes

En 2018 se ampliará el permiso de paternidad a cinco semanas, como consecuencia de un acuerdo entre PP y Ciudadanos. /SUR
En 2018 se ampliará el permiso de paternidad a cinco semanas, como consecuencia de un acuerdo entre PP y Ciudadanos. / SUR

Hace ocho años, cuando se implantaron los 15 días de baja paternal, se registraban 70 solicitudes de hombres por cada 100 de mujeres, pero ahora el porcentaje supera el 90%

NURIA TRIGUERO

¿A alguien le cabe en la cabeza renunciar al derecho de estar junto a su hijo durante sus primeros días de vida? Pues hace ocho años, cuando se creó el permiso de paternidad –por aquel entonces de 15 días–, no eran pocos los hombres que rehusaban esta prestación. Se puede comprobar en las estadísticas: en 2008, su primer año completo de aplicación, un total de 8.525 hombres solicitaron dicho permiso en la provincia de Málaga, frente a las 12.062 solicitudes de bajas de maternidad. La diferencia es amplia: 3.500 bajas más de mujeres que de hombres. Esto significa que por aquel entonces, por cada 100 mujeres, sólo 70 hombres disfrutaban de este derecho.

Las razones por las que ocurría esto eran diversas y probablemente en muchos casos se entremezclaban: presiones de los jefes, miedo a ser reemplazado en el puesto de trabajo, creencia de ser imprescindible o escaso interés por implicarse en la crianza de los hijos.

Noticia relacionada

Las cosas han cambiado desde entonces. La brecha entre bajas de paternidad y maternidad se ha ido cerrando y actualmente ambas están cerca de igualarse. Así, entre enero y septiembre de este año, según los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se han registrado en la provincia 6.568 procesos de maternidad y 6.075 de paternidad, lo que significa que sólo hay 500 bajas más de mujeres que de hombres. Visto de una manera más gráfica: por cada 100 féminas que piden la baja hay 92 hombres disfrutando también del permiso. Es un avance muy importante. Hay que tener en cuenta, además, que el número de bajas nunca llegará a equipararse del todo porque hay un porcentaje de mujeres (el 19%, según la estadística de nacimientos del INE) que afrontan en solitario la maternidad.

Justamente este año se ha ampliado a cuatro semanas el permiso de paternidad y había quien temía un retroceso en el número de hombres que se acogen a la prestación por el miedo a represalias o a perder oportunidades de ascenso. Cabe recordar que la baja, en el caso de los varones, sigue siendo voluntaria. Pero las cifras demuestran que ese temor era injustificado, puesto que la concesión de bajas de paternidad no sólo no ha disminuido, sino que ha aumentado un 8% respecto al año pasado. El gasto que ha asumido el Estado por este concepto entre enero y septiembre se ha elevado a 4.037.093 euros en la provincia, prácticamente el doble que en el mismo periodo de 2016.

En cambio, la concesión de bajas por maternidad va a la baja (se ha ido reduciendo todos los años desde 2008, a excepción de en 2016, y en lo que va de 2017 la caída es del 5%). La causa más obvia es la caída de la natalidad, pero también influye la destrucción de empleo femenino durante la crisis, que ha sido bastante más intensa que entre los hombres.

Cambio de mentalidad

Esta tendencia a la equiparación de beneficiarios de permisos de maternidad y paternidad indica que la sociedad española «ha cambiado» y que la inmensa mayoría de los hombres «quieren estar implicados en el cuidado de sus hijos al mismo nivel que sus parejas». Es la opinión de la coportavoz de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA), Mª Ángeles Briñón, que está peleando por sacar adelante en el Congreso una proposición de ley para implantar un permiso de 16 semanas para padres y madres pagado, obligatorio y no transferible. «La mentalidad no cambia por una ley, pero una ley puede ayudar a cambiar la mentalidad. Si los permisos son voluntarios, siempre habrá alguien que no lo pida», afirma.

Actualmente, el permiso de maternidad es transferible al padre a partir de la quinta semana, pero el número de familias que se acogen a esta posibilidad es anecdótico: apenas 145 el año pasado en Málaga, un 1,5% del total de procesos de maternidad registrados. En la inmensa mayoría de los casos ,se trata de madres que son trabajadoras autónomas. Para Briñón, esto no es resultado del reparto de roles sexista, sino de «algo normal»: «¿Qué mujer está dispuesta a incorporarse al trabajo al mes de dar a luz?», inquiere.

En cambio, la responsable de la Secretaría de la Mujer de Comisiones Obreras en Málaga, Saray Pineda, cree que sigue habiendo «un problema de corresponsabilidad» en la mayoría de las parejas, como queda demostrado también por el hecho de que las excedencias y reducciones de jornada para el cuidado de hijos siguen siendo solicitadas «en más de un 90%» por las mujeres.

A partir del 1 de enero de 2017, los hombres ganarán una semana más de permiso de paternidad merced al acuerdo de PP y Ciudadanos. Una medida que desde CCOO califican de «positiva pero insuficiente» y desde la PPIINA rechazan de plano «por el modo en que está concebida». Una de sus críticas se centra en que todo apunta a que los padres (al igual que las madres) seguirán estando obligados a cogerse todo el permiso de forma ininterrumpida, justo después del nacimiento del bebé. «Lo lógico sería que padre y madre pudiesen repartir ese tiempo como mejor les venga y turnarse; así entre los dos cubrirían el primer año de vida del hijo», apunta Briñón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos