La fuga de 1.178 médicos de Málaga por la precariedad laboral acentúa la falta de facultativos

José Antonio Ortega, Juan José Sánchez Luque y Cristina Sarmiento./
José Antonio Ortega, Juan José Sánchez Luque y Cristina Sarmiento.

Casi el 80% de los profesionales que se marcharon en 10 años en busca de mejores condiciones volverían si les ofreciesen contratos estables

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

«Málaga es un destino idóneo para vivir, pero no lo es para trabajar como médico». Con esta frase ha resumido el presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Juan José Sánchez, el motivo por el que 1.178 facultativos se fueron de Málaga, entre 2007 y 2017, en busca de unas mejores condiciones laborales. Esa fuga de profesionales ha acentuado la falta de médicos en muchas especialidades. Casi el 80 por ciento de los que se marcharon estarían dispuestos a regresar a Málaga si les ofreciesen contratos estables y unas buenas condiciones de trabajo, sobre todo a la sanidad pública. Esta es una de las conclusiones de una encuesta realizada por el Colegio de Médicos de Málaga entre 185 de los doctores que se fueron a trabajar fuera.

Los datos de ese sondeo han sido presentados este viernes por Sánchez Luque, por el vicepresidente primero del Colegio de Médicos, José Antonio Ortega y por la abogada Cristina Sarmiento, responsable de la Oficina de Asesoramiento Laboral del citado colegio profesional. Sánchez Luque ha reclamado a la Junta de Andalucía un plan para recuperar a los galenos que se fueron de Málaga y ha precisado que los médicos emigrados equivalen al total de siete promociones de alumnos que terminaron la carrera de Medicina en la Universidad de Málaga. «Es un dolor que esos profesionales tuvieran que irse y que ahora falten médicos. Y más que van a faltar», ha asegurado Sánchez Luque.

El 54 por ciento de los facultativos dejaron Málaga en busca de estabilidad laboral, seguidos de los que querían una mejora económica y de los que huyeron de los contratos basura. Todos los motivos de esa fuga se centran en lograr mejores condiciones de trabajo. El doctor Ortega, que ha coordinado el trabajo de la encuesta, ha indicado que el 55 por ciento de los emigrados se fueron a trabajar a otras comunidades españolas, el 22 por ciento eligieron otra provincia andaluza y el 20 por ciento se marcharon al extranjero.

Las provincias andaluzas preferidas como destino fueron Granada y Almería (26 por ciento) y Cádiz (23 por ciento). En el caso de las comunidades, la primera posición la ocupa Madrid (14 por ciento), seguida por Canarias (11 por ciento) y Castilla-La Mancha y Cataluña (10 por ciento). Los países extranjeros preferidos para trabajar fueron en esos 10 años Reino Unido y Suiza (14 por ciento), Suecia (11 por ciento) y Francia (8 por ciento). Un dato relevante es que el 66 por ciento de los médicos que se marcharon siguen ejerciendo en el lugar que eligieron para trabajar, ha dicho José Antonio Ortega.

Aunque casi el 80 por ciento de los que se fueron estarían dispuestos a retornar si hubiese condiciones de trabajo buenas, el 57 por ciento opina que ese regreso depende de que se le ofrezca tanto una estabilidad laboral como una mejora económica, a lo que hay que sumarle más dotación de personal en los hospitales y los centros de salud.

La mayoría de los encuestados tienen un tramo de edad comprendido entre los 25 y los 35 años (39 por ciento) y el 52 por ciento son mujeres frente a un 48 por ciento de hombres. El 82 por ciento dispone del título de especialista. Concretamente, la mayoría son médicos de familia (30 por ciento, pediatras (12 por ciento), ginecólogos (5,6 por ciento), traumatólogos (5,6 por ciento), psiquiatras (5,6 por ciento), especialistas en medicina interna (3,3 por ciento), especialistas en digestivo (3,3 por ciento) y cardiólogos (3,3 por ciento).

El Colegio de Médicos de Málaga puso en marcha en el año 2012 la Oficina de Asesoramiento Laboral para atender los casos de los colegiados que necesitan de información para trabajar en el extranjero. Desde su creación atendió 200 casos, ha destacado Cristina Sarmiento. El volumen de peticiones para irse a otros países fue descendido progresivamente desde 2014.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos