Fomento y Renfe mantienen el caos del Cercanías con 12 cancelaciones

El caos en la estación de María Zambrano se definía con las caras de resignación de los usuarios habituales y el enfado de los turistas.
El caos en la estación de María Zambrano se definía con las caras de resignación de los usuarios habituales y el enfado de los turistas. / Ñito Salas

La Subdelegación anuncia que a partirdel lunes se irán incorporando nuevos maquinistas para sustituir a los que están de baja

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

«Yo ya lo tengo asumido. Me siento en la estación y a esperar que quiera pasar». Con esta frase, pronunciada por Rosario –una usuaria habitual de la línea de Cercanías entre Málaga y Fuengirola– se resume la jornada de ayer en las distintas estaciones de la línea del litoral de la Costa del Sol, la más rentable de toda España. Aunque en este caso las incidencias ocurrieran por la tarde –en los días previos había sido a lo largo de todo el día–, Renfe volvió a cancelar varios trenes en ambos sentidos, una realidad que lleva repitiéndose desde hace aproximadamente una semana.

Una situaciónque arrancael 5 de mayo

Las doce cancelaciones que sufrieron ayer los usuarios de la línea del Cercanías que une Málaga con Fuengirola se unen a una situación cuyo origen está en el pasado 5 de mayo. Aunque las suspensiones del servicio se han ido sucediendo de forma esporádica desde que comenzó el mes de mayo, la situación se ha agravado especialmente desde el pasado viernes, con medio centenar de trayectos anulados, como consecuencia de la baja de seis maquinistas, cuya sustitución le está requiriendo más tiempo del habitual a la compañía, ya que cada maquinista tiene una habilitación específica para cada recorrido, por lo que el trabajador que cubre el puesto debe acceder con la misma.

Desde Renfe reconocen que el Cercanías de la Costa cuenta con una plantilla ajustada e inciden en que los cortes se producen por situaciones imprevisibles que no se pueden programar con más antelación, por lo que lo máximo que pueden hacer es colgar los avisos en la página web con unas horas de antelación y avisar por megafonía instantes antes de la hora en que deberían salir los trenes. La compañía pide en cualquier caso disculpas por las molestias que puede estar generando esta situación.

Fuentes de la compañía ferroviaria explicaron que esta situación excepcional tiene su origen en la baja laboral de seis maquinistas, lo que ha provocado un problema de reorganización de varios trayectos de la línea C-1. A esta situación hay que añadir una peculiaridad del sector ferroviario: cada maquinista debe tener una habilitación específica para cada recorrido, lo que dificulta la sustitución inmediata de los trabajadores de baja. Renfe avanzó en ese sentido que están trabajando para lograr con la mayor celeridad posible maquinistas con la habilitación necesaria para esta línea. En ese mismo sentido se pronunció ayer el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, quien anunció que a partir del lunes «se podrá contar con la incorporación de nuevos maquinistas».

Noticias relacionadas

Este compromiso no evitó en cualquier caso el malestar de los usuarios. Aunque la empresa lo anunció en un aviso de su página web, los que llegaban ayer por la tarde a la estación María Zambrano no se daban cuenta hasta que accedían al andén, ya que las pantallas no lo especificaban. «No hay derecho, llevamos así varios días, sin saber nada y sin que ni siquiera el que nos vende los billetes lo sepa», comentaba otro usuario.

En el andén, un caos absoluto en el que apenas había espacio para los viajeros, ya que el primer tren anulado fue el de las 14.50 horas, en plena hora punta de la salida del trabajo. Además, esta es la misma línea con destino al aeropuerto, por lo que las cancelaciones también provocaron caras largas y muchas miradas al reloj de centenares de turistas que acarreaban sus maletas. En cuanto a los trenes afectados, el primero de ellos fue el que debía salir de Málaga a las 14.50 horas; mientras que el último que no salió fue el que partió de Fuengirola a las 22.20. Renfe ya había anunciado el jueves a última hora que el resto de trenes saldrían sin incidencias con una frecuencia de paso de 20 minutos.

La compañía dice que la sustitución requiere tiempo pues cada maquinista tiene una habilitación específica para cada recorrido

Como ya llevan haciendo desde que comenzaran las cancelaciones hace más de una semana, desde la compañía reiteraron las disculpas por los perjuicios que las cancelaciones puedan tener en los viajeros. Igualmente, lamentaron no poder informar siempre con mayor antelación sobre las incidencias producidas en los distintos trayectos.

Promesas poco concretas

Pese a que estos problemas han sido de mayor calado durante estos últimos siete días, la situación no es nueva. A principios del pasado mes de mayo, Renfe también se vio obligada a suspender una serie de trayectos por esta misma cuestión. En esta línea C-1 de Málaga circulan cada día laborable 104 trenes, con una frecuencia de paso de 20 minutos, «lo cual garantiza sin duda las comunicaciones ferroviarias en el litoral de la provincia», justificó el subdelegado.

«La solución será la incorporación de maquinistas de otras provincias para poder cubrir todos los turnos y viajes previstos hasta recuperar la normalidad en el servicio diario», sentenció Briones en el texto, quien indicó que la coincidencia en el tiempo de algunas bajas con jubilaciones al inicio del verano «han ocasionado los citados problemas».

Temas

Renfe

Fotos

Vídeos