La familia del malagueño atrapado en México no pierde la esperanza

"Es un chico muy sano, fuerte y que piensa rápido, lo que le ayudará a sobrevivir", ha asegurado su hermano

EFE

La familia del malagueño Jorge Gómez Varo, un aparejador de 33 años que estaba en su puesto de trabajo cuando México sufrió el terremoto, no pierde la esperanza de que esté vivo ya que al parecer ha sido localizado por cámaras térmicas. "Es un chico muy sano, fuerte y que piensa rápido, lo que le ayudará a sobrevivir hasta que lo rescaten", ha asegurado su hermano Alejandro, que no descarta desplazarse a México en las próximas horas si fuese necesario.

La familia está pendiente de las labores de rescate a través de las informaciones que continuamente les da la novia de Jorge, que está en el lugar de los hechos, así como de otros compañeros de la empresa Valora Consultores en la que está empleado. La joven les ha detallado que los equipos que tratan de llegar hasta el joven malagueño están cavando un túnel con cincel y martillo y con mucho cuidado para evitar derrumbamientos.

Al parecer, Jorge quedó atrapado bajo los escombros de un edificio junto a una compañera de trabajo que pudo alertar por teléfono de que ambos estaban vivos tras el temblor.

Noticias relacionadas

La familia confía en su localización gracias a ese teléfono móvil, ya que las personas que participan en el rescate han detectado unas ondas telefónicas que permiten saber con mayor exactitud donde están situados, ha explicado Alejandro Gómez.

El hermano del malagueño ha dado las gracias a todas las personas que están colaborando en su rescate y ha destacado que no han dejado de trabajar ni un minuto desde que se conoce que hay gente con vida en la zona.

"Jorge lleva dos años en México y vive con su pareja, ella está siendo muy fuerte y no deja de contarnos cómo va todo", ha relatado, al tiempo que espera que el rescate sea pronto porque llevan ya muchas horas sin comida ni bebida. Ha explicado sin embargo que el trabajo es lento, ya que hay que hacerlo con cincel y martillo para evitar un derrumbe.

Su hermano Alejando ha agradecido toda la ayuda que están recibiendo y que los Bomberos del Consorcio Provincial contra Incendios y Salvamento de Málaga hayan partido para colaborar en las labores de rescate.

Según los últimos datos, se ha escaneado gran parte del edificio y se ha confirmado que aún hay personas vivas en su interior. Los equipos de rescate han podido incluso introducir agua y gasas, pero las tareas se están desarrollando de manera muy lenta para no comprometer la seguridad de las personas atrapadas ni de los efectivos de rescate.

La primera voz de esperanza la dio su compañera de trabajo, Lizzeth López, quien pudo contactar con la familia de forma telefónica e informó de que Jorge se encontraba con vida y cerca de ella. Posteriormente, el malagueño fue localizado por los perros de rescate y por las cámaras térmicas que se introdujeron entre los escombros.

Temas

Mexico

Fotos

Vídeos