Estepona, una isla en medio de una parálisis generalizada

Construcción del hospital de Estepona./Charo Márquez
Construcción del hospital de Estepona. / Charo Márquez

La falta de recursos y el retraso en aprobar las cuentas en gobiernos de coalición han reducido al mínimo la ejecución de proyectos en los municipios malagueños

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Falta de recursos y gobiernos de coalición se han convertido en un binomio letal para las inversiones en numerosos ayuntamientos de la provincia, donde la aprobación de los presupuestos de 2017 ha llegado en algunos grandes ayuntamientos tan tarde que apenas han tenido tiempo para poner en marcha alguna obra. Marbella, Torremolinos, Rincón de la Victoria, Vélez o Nerja son ejemplos de esta inactividad. Todo lo contrario que Estepona, que es una isla en la provincia a la hora de cumplir sus grandes compromisos. Destaca el inicio de las obras del Hospital de Alta Resolución, anunciado por la Junta hace años pero que finalmente decidió levantar el Ayuntamiento con una inversión de 6 millones y que estará listo a finales de 2018. Además, también acaba de comenzar la construcción de un estadio de atletismo (3 millones) y ha concluido, aunque con un año de retraso, la renovación de la plaza Antonia Guerrero.

Nada que ver con la vecina Marbella, donde las cuentas municipales no entraron en vigor hasta mayo y, como ocurrió en 2016, este ejercicio también se cerrará con una ejecución baja. Sin un gran proyecto de relumbrón, la mayoría de las obras realizadas han salido de partidas reservadas en las inversiones financieramente sostenibles, procedentes del remanente de tesorería de 2016 y que había que gastar antes del 31 de diciembre. Destacan las mejoras en la barriada de la Divina Pastora y en la plaza de Paco Cantos. Hace unas semanas se iniciaban trabajos de remodelación en el puerto deportivo para integrarlo más en la ciudad. La inactividad ha sido tal que el Consistorio ha perdido una subvención de 1,3 millones que la Diputación concedió en 2015 para la primera fase del gran parque bulevar de Arroyo Primero.

Sin tiempo para invertir

La misma estampa se puede encontrar en Torremolinos, donde las inversiones se han visto igualmente frenadas por la falta de presupuesto hasta julio. El lado positivo es que, al menos, sí que ha dado tiempo para contratar las obras de su proyecto estrella: la peatonalización del Centro, cuya ejecución comenzará en cuanto pasen las fiestas, dos meses después del calendario previsto. Para lo que no ha dado tiempo es para lanzar los planes de empleo anunciados ni para iniciar la remodelación de la Casa de María Barrabino. En Benalmádena, donde las inversiones han estado limitadas por la necesidad de cumplir un plan de ajuste y reducir la deuda, sí que comenzaron el mes pasado las obras de remodelación del Paseo de Generalife (Arroyo de la Miel).

El bulevar del Centro de Torremolinos arrancará en enero.
El bulevar del Centro de Torremolinos arrancará en enero. / SUR

En el litoral oriental el año tampoco ha dado para demasiadas inauguraciones. En Vélez los únicos hitos lo aportan renovaciones de varias calles, mientras sigue pendiente la salida a concurso de la peatonalización del Centro histórico o la rehabilitación para uso administrativo del edificio MercoVélez. En materia cultural, el futuro Teatro de Torre del Mar anunciado hace un año tendrá que esperar. En Rincón de la Victoria la situación es diferente, ya que los presupuestos no se aprobaron hasta el pasado agosto, con apenas un millón de euros en inversiones de los que más de la mitad son para finalizar la piscina cubierta municipal. Similar es el caso en Nerja, donde las cuentas no entraron en vigor hasta julio y de los 5,2 millones en obras apenas se ha materializado alguna. La actuación más destacada ha sido la reciente licitación del derribo del centro Giner de los Ríos para volver a levantar un nuevo edificio como espacio multiusos.

Han colaborado en esta información: Agustín Peláez, Mónica Pérez, Eugenio Cabezas, Charo Márquez y Alberto Gómez.

El teatro de Torre del Mar ni siquiera ha sido licitado.
El teatro de Torre del Mar ni siquiera ha sido licitado. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos