Empresas de agua de la Costa y la universidad se alían contra las natas en las playas

Asistentes a la firma del contrato entre las partes que tuvo lugar ayer.
Asistentes a la firma del contrato entre las partes que tuvo lugar ayer. / SUR

Hidralia, Axaragua, Acosol, Emasa y Aguas de Torremolinos encargan a la UMA un estudio que determine el origen real de los llamados agregados flotantes

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Con la llegada de la temporada alta de baño en las playas vuelven a aparecer, cada cierto tiempo, las temidas natas, un fenómeno que pese a que lleva décadas acompañándonos cada verano en el litoral de la Costa del Sol, aún no se tiene certeza de cuál es su origen y qué es exactamente lo que lo produce. Dar respuesta a estas preguntas es el objetivo con el que las empresas de agua de la Costa y la Universidad de Málaga se han unido en un proyecto en el que se trabajará durante todo un año. En esta iniciativa se han involucrado la Empresa de Aguas de la Costa del Sol, Acosol: la Empresa Municipal de Aguas de Málaga, Emasa; Aguas y Saneamientos de la Axarquía, Axaragua; Hidralia Gestión Integral de Aguas de Andalucía; y Aguas y Saneamientos de Torremolinos, que en el día de ayer rubricaban un contrato con el profesor del Departamento de Química Inorgánica, Cristalografía y Mineralogía de la Universidad de Málaga, Francisco Ignacio Franco, para la puesta en marcha del estudio.

La necesidad de este estudio se basa, según explicó la presidenta de Acosol, Margarita del Cid, en «la presencia de agregados flotantes en el medio marino, lo que popularmente se llaman natas, en muchas zonas de nuestro litoral. Suelen aparecer flotando sobre la superficie, formando manchas que ocupan una extensión que suele ser muy reducida, pero al alcanzar la línea de costa, arrastrados por los vientos y las corrientes marinas, disminuyen la calidad, al menos visual, de las zonas de baño». Pero, en realidad –subrayó– «se desconoce su naturaleza, así como las causas que las producen. Por ello resulta necesario un estudio a lo largo del todo el año».

El estudio cuenta con un presupuesto de 87.807,57 euros, que se abonarán entre las empresas que participan en el proyecto a razón de 21.951,89 euros que afrontarán Emasa, Acosol y Axaragua; 12.051,89 euros que pagará Hidralia; y 9.900 euros que le corresponden a Aguas de Torremolinos.

Durante un año se analizarán muestras obtenidas en la costa de la Axarquía, Málaga capital y zona occidental

Para el estudio de las aguas, titulado ‘Estudio de muestras de agregados flotantes marinos en el litoral de la provincia de Málaga: estudio de su naturaleza mineralógica, algal y bacteriana’, se recogerán un total de 60 muestras mensualmente, a razón de 20 muestras en cada uno de los tres sectores estudiados (Costa de la Axarquía, Costa de Málaga capital y Costa de Sol Occidental). Los análisis se llevarán a cabo en los laboratorios del Departamento de Química Inorgánica, Cristalografía y Mineralogía, del Departamento de Microbiología y del Departamento de Biología Vegetal (Botánica) de la Universidad de Málaga (UMA), y los laboratorios de la UMA y de Botánica de la Universidad de Granada (UGR). Por otro lado, el análisis de los contaminantes de las aguas se llevará a cabo en los laboratorios de Emasa en El Atabal.

Natas en una playa de Nerja. / SUR

El consejero delegado de Acosol, Manuel Cardeña, explica que si bien en determinados casos las natas se han relacionado con la proliferación de algas, «estudios realizados en la costa de la Axarquía revelan que una gran proporción de ellas poseen una naturaleza muy distinta, y que el componente sólido está formado, casi exclusivamente, por fases minerales como caolinita e ilita, junto con minerales detríticos como el cuarzo y la calcita o la halita». Así queda recogido en el informe previo presentado en el que se indica que el origen de estos minerales puede ser muy diverso y sólo un estudio en profundidad podría detectar su origen. «Son varias las causas que podrían originar la presencia de estos minerales en la línea costera de Málaga», señala Cardeña.

Sedimentos

«Los fondos de los mares reciben un aporte continuo de partículas minerales que son arrastradas por el agua de la lluvia hasta los ríos, en primer lugar, y, finalmente, hasta el mar, donde comienza un proceso de sedimentación. Esto hace que en condiciones naturales, tras los días de intensa lluvia, en los que el agua de los ríos arrastra una gran cantidad de sedimentos, el agua de mar de las zonas costeras cercanas a las desembocaduras presenten una gran turbidez que va desapareciendo conforme éstos se van depositando sobre los fondos marinos», recoge el informe. A través de este proceso natural –continúa– «los fondos de los mares y océanos van acumulando una gran cantidad de materiales terrígenos. Los materiales de menor tamaño de los depósitos más superficiales quedan a la merced de las corrientes marinas pudiendo ser ‘resuspendidos’, originando de nuevo turbidez, si estas son lo suficientemente intensas.Estos mecanismos podrían ser identificados como un posible causante de la presencia de natas por partículas de arcilla en la línea costera. Los minerales de la arcilla son partículas de muy pequeño tamaño (inferior a 2 µm) y flotar en la superficie del mar».

No obstante, y dado que, hasta el momento, «se desconoce la naturaleza de los agregados flotantes observados en la Costa de Málaga, hemos firmado este convenio para conocer la composición de las natas tanto desde su composición mineralógica, bacteriana y de algas, así como los grupos bacterianos presentes y determinar si existen contaminantes orgánicos e inorgánicos, aclarando si las natas son completamente inocuas para la salud o, por el contrario, se deben mantener ciertas precauciones», recalca el consejero delegado de Acosol.

Fotos

Vídeos