El efecto imán de Ciudadanos en Málaga

Crónica política

Los inscritos en el partido naranja en Málaga han subido un 33% en ocho meses y continúa su expansión por los municipios de la provincia

Oriol Burgués, Fran Hervías y Vicente Sánchez. /
Oriol Burgués, Fran Hervías y Vicente Sánchez.
ANTONIO M. ROMERO

En los últimos meses, las encuestas publicadas a nivel nacional coinciden en una tendencia: el paulatino incremento de apoyos, desde el punto de vista demoscópico, de Ciudadanos. La formación naranja es un partido al alza y está de moda. Una circunstancia que provoca el efecto imán; o lo que es lo mismo, cada vez más personas se acercan al partido de Albert Rivera bien por simpatía o identificación ideológica o bien porque ven en el mismo una oportunidad para ir en futuras listas electorales o colaborar en el proyecto. Una afluencia que también se está dejando notar en Málaga.

Así, desde el pasado septiembre el número de inscritos (unos lo hacen como militantes –pagan cuota y pueden presentarse a la primarias– y otros como simpatizantes –no abonan asignación ni pueden optar a las primarias–) en la provincia se ha incrementado en 1.815 personas, un 33% más, hasta alcanzar los 5.500, según los datos facilitados por fuentes consultadas en la formación naranja.

A ello se une la expansión territorial que el partido está llevando a cabo en Málaga con la vista puesta en el próximo ciclo electoral que se desarrollará, si no hay adelantos, a partir de 2019 y, con el reto prioritario, de las municipales de junio del próximo año. En este sentido, Ciudadanos, un partido actualmente implantado predominante en las grandes ciudades busca expandirse por otros caladeros de votos como los municipios medios y pequeños. La estrategia de la secretaría provincial de Organización, que encabeza Vicente Sánchez, pasa por centrarse en reforzar la zona de la Axarquía, donde cuentan con la Alcaldía de Alcaucín y representación en Nerja y Rincón, y en el interior, con especial incidencia en el Valle del Guadalhorce y Antequera.

La formación naranja cuenta actualmente con 21 agrupaciones: la capital (donde hay cinco: Este, Norte, Noroeste, Oeste y Centro); Torremolinos; Benalmádena; Fuengirola; Mijas; Marbella;Estepona; Rincón de la Victoria;Alcaucín; Vélez-Málaga;Nerja;Cártama;Alhaurín de la Torre;Antequera; Coín;Ronda; y Villanueva de Algaidas. A ello se une la creación, en los últimos meses de los grupos locales –paso previo para constituir una agrupación– de Álora, una de las principales ciudades del Guadalhorce, y Manilva.

Las fuentes consultadas subrayaron que en estos últimos meses se ha notado «mucho» la afluencia de personas que se ofrecen para crear agrupaciones en los municipios; los que acuden para inscribirse en la formación naranja; y quienes acuden para formar futuras listas, entre ellos, políticos provenientes de otras formaciones.

Ante esta avalancha propiciada por ser un partido que está en la cresta de la ola, también surgen riesgos sobre quienes se acercan y con qué intenciones. En este sentido y siguiendo las directrices que marca la dirección nacional –el departamento de Organización que encabeza Fran Hervías y su número dos, Oriol Burgués–, desde la formación naranja insistieron que se trabaja para conformar «equipos sólidos, limpios y capaces de regenerar las distintas instituciones».

En este sentido, las fuentes consultadas advirtieron de que Ciudadanos es un partido abierto a la incorporación de talento, pero que no prioriza a nadie porque provenga de un partido político determinado. «Todos los afiliados, vengan de donde vengan, tienen la misma importancia y en los procesos de primarias (se desarrollarán en los municipios que superen los 400 afiliados) serán las bases quienes designen las candidaturas», reiteraron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos