Educación diagnostica a dos mil alumnos de Málaga con altas capacidades intelectuales

Alumnos de altas capacidades en uno de los talleres GuíaMe en un laboratorio de la UMA./SUR
Alumnos de altas capacidades en uno de los talleres GuíaMe en un laboratorio de la UMA. / SUR

La asociación ASA estima que pueden ser casi 13.000 más y demanda medios y formación adecuada a los profesores para detectar los casos y poder ayudar a los niños

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Casi dos mil alumnos malagueños han sido diagnosticados con altas capacidades intelectuales, según un informe del Ministerio de Educación correspondiente a las estadísticas del curso 2015/16. En España, el número de alumnos con altas capacidades asciende a 23.745, de los que 9.680 son andaluces. Los 1.965 alumnos con altas capacidades representan apenas el 0,65 por ciento de la población escolarizada en Málaga, algo más de 300.000 alumnos, por lo que desde la Asociación de Altas Capacidades, ASA Málaga, se estima que pueden ser casi 13.000 más los niños y niñas que no estén convenientemente diagnosticados y, por tanto, no reciben la atención que necesitarían.

El alumnado objeto de estudio es aquel que requiere y, previa valoración por los correspondientes servicios de orientación educativa o el personal competente a tal efecto, recibe una atención educativa diferenciada a la ordinaria debido a necesidades educativas especiales, a dificultades específicas de aprendizaje, a sus altas capacidades intelectuales, a haberse incorporado tarde al sistema educativo español o a condiciones personales o de historia escolar.

Pre-GuíaMe, un programa para niños de 8 a 12 años

El pasado 13 de enero se presentó una nueva edición de los talleres para estudiantes con altas capacidades, GuíaMe-Altas Capacidades-UMA, que se desarrollan en la Universidad en colaboración con ASA, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología a través de Encuentros con la Ciencia, la Fundación General y la Delegación de Educación. Están destinados a alumnos con altas capacidades intelectuales desde tercero de ESO hasta 2.º de Bachillerato y ciclos formativos. Además, la asociación ha comenzado a impartir unos talleres pre Guía-Me, cuatro, para niños de entre 8 y 12 años, coordinados por Ana Grande y Enrique Viguera, también mentores de Guía-Me.

En el curso 2015/16 la cifra total de alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo que recibió una atención diferente a la ordinaria ascendió a 538.505, lo que representa el 6,8 por ciento del total de alumnado. De ellos, 206.493 (38,3%) la recibieron por necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad o trastorno grave; 23.745 (4,4%) por altas capacidades intelectuales; 7.635 (1,4%) por integración tardía en el sistema educativo y 300.632 (55,8%) por otras categorías de necesidades.

Con respecto a las altas capacidades intelectuales, la estadística del ministerio, que se realiza en cooperación con las comunidades autónomas, indica que en España son 23.745 los alumnos diagnosticados, 9.680 andaluces y 1.965 de Málaga.

Es en la etapa de educación Primaria en la que se detectan más casos, 1.131. En Secundaria son 599 y otros 213 son diagnosticados cuando ya se está en Bachillerato. En la etapa de Infantil solo se dieron siete casos y otros 15 entre estudiantes de Formación Profesional: uno cursando FP Básica, cinco en un grado Medio y nueva ya en grado Superior. Llama la atención que sean más hombres que mujeres los casos de altas capacidades: fueron diagnosticados 1.225 hombres frente a los 740 mujeres. La mayoría estudian en centros públicos.

María Rodríguez, presidenta de ASA Málaga, considera que estas cifras no se corresponden con la realidad, puesto que faltan equipos orientadores para detectar a todos los niños en esta situación. «Estos datos se refieren solo a los alumnos que están en Séneca –la aplicación informática de la Junta para el proceso de gestión administrativa del profesorado–, hay muchos más que no están diagnosticados», asegura.

1.965 alumnos fueron diagnosticados con altas capacidades en el curso 2015/16

Otro problema es la falta de personal especializado en la Delegación de Educación, que cuenta con solo dos personas para todos los colegios de la provincia, el mismo personal que Jaén, con muchos menos estudiantes.

María Rodríguez lamenta «los mitos que hay en torno a las altas capacidades, y eso juega en contra de estos niños», señala la presidenta de ASA. Pero un eficaz diagnóstico puede suponer el progreso adecuado de estos alumnos y también un ‘efecto contagio’ hacia el resto de la clase. «Una vez que se empieza a trabajar con ellos, los resultados pueden ser muy positivos», dice María Rodríguez.

La asociación imparte talleres en la ETSI de Telecomunicación en materias tan diversas como ajedrez, teatro, ciencias, radio, robótica o técnicas de estudio. Este curso se ha puesto en marcha una colaboración más estrecha con la Universidad en su programa GuíaMe-Altas Capacidades.

Las altas capacidades, explica María Rodríguez, «es lo último que se atiende en clase», porque los profesores prestan más atención a los que están por debajo del nivel medio. Esto les puede llevar a una falta de atención, aburrirse en clase y, finalmente, al fracaso escolar. Según los datos de la asociación, el fracaso escolar afecta a casi un 70 por ciento del alumnado con altas capacidades. A la universidad solo llegan uno de cada 100. «Entendemos las dificultades del profesorado para llegar a atender tantos casos particulares como se les presentan, niños con asperger, autismo o altas capacidades. Necesitan que se les forme adecuadamente», sostiene la presidenta de ASA.

Formación para profesores

Este curso, la asociación ha puesto en marcha cursos específicos también para profesores. La primera sesión tuvo lugar la semana pasada. Tanto profesores como padres «tenemos la necesidad de saber trabajar específicamente con estos niños para proporcionarles confort cognitivo y emocional», señala María Rodríguez. Las jornadas se desarrollan en la ETSIde Telecomunicación y las próximas ponencias estarán dedicadas a desterrar mitos y estereotipos en torno a las altas capacidades, a la intervención en el aula o a la relación entre alta capacidad y el ‘bulling’, entre otras materias.

La Consejería de Educación cuenta con un plan específico para atender las necesidades de apoyo educativa para este colectivo. Se considera que un alumno o alumna presenta altas capacidades intelectuales cuando maneja y relaciona múltiples recursos cognitivos de tipo lógico, numérico, espacial, de memoria, verbal y creativo, o bien destaca especialmente y de manera excepcional en el manejo de uno o varios de ellos. Y se diferencian tres perfiles de alumnos con altas capacidades intelectuales: alumnos con sobredotación intelectual, alumnos con talento simple y alumnado con talento complejo.

Cómo detectar las altas capacidades

Desarrollo motor
En un momento temprano muestran buena coordinación entre manos y ojos (por ejemplo, coger un sonajero)
Desarrollo del lenguaje
Dice las primeras palabras a los 8 meses y la primera frase al año. A los 24 meses tiene un vocabulario avanzado. Mantiene una conversación entre los 18-24 meses y habla en frases complejas. Pregunta por nuevas palabras que no conoce a los 3 años
Aprendizaje cognitivo
Tiene interés por las letras que ve a su alrededor (carteles, letreros, anuncios) y las memoriza. Aprende el abecedario a los 2 años y medio y lee entre los 3 y 4 años
Su conducta
Es interesado, curioso y activo (a veces hiperactivo), es muy sensible, observador y perfeccionista.
Su juego
Es muy creativo e imaginativo en su juego. Le gustan los libros, los puzzles y el dibujo desde los 18 meses. Suele jugar con niños mayores y le gusta hablar con los adultos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos