La Diputación saca adelante su plan estratégico de subvenciones por valor de 39 millones de euros

La Diputación saca adelante su plan estratégico de subvenciones por valor de 39 millones de euros
Salvador Salas

La abstención de Ciudadanos, que ha mostrado sus reparos en el capítulo de ayudas directas y sin concurrencia, deja despejado el camino para este paquete de medidas

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

El pleno extraordinario de la Diputación de Málaga ha sacado esta mañana adelante, con el voto a favor del PP y el 'no' del resto de los grupos de izquierdas, su Plan Estratégico de Subvenciones 2017-2019 por valor de 39 millones de euros. Este paquete de medidas recibe luz verde del pleno gracias a la abstención de Ciudadanos, quien no obstante ha mostrado sus reservas a las ayudas directas que se conceden en algunos apartados y que ha vinculado su apoyo al compromiso del equipo de gobierno de que “poco a poco” se vayan disminuyendo las partidas concedidas por adjudicación directa frente a las de concurrencia competitiva (por concurso).

La aprobación de estas cuentas ha generado esta mañana un intenso debate en el salón de plenos; de hecho el equipo de gobierno tuvo que retirar este punto del orden del día en el pleno ordinario que se celebró la semana pasada porque los grupos de la oposición rechazaron el carácter urgente de su aprobación y pidieron más días para estudiar las cuentas en profundidad. En este escenario, las posturas que han mostrado los grupos en esta convocatoria extraordinaria apenas se han movido, ya que los partidos de la izquierda siguen denunciando la cantidad de ayudas que la institución concede sin necesidad de concurso.

“Este es un ejemplo más de la política cortijera del PP”, ha lamentado el portavoz socialista Francisco Conejo, quien de nuevo ha sido el más crítico con el plan de ayudas a pesar de considerarlo “como el segundo documento económico más importante que se debate en la Diputación por detrás de los presupuestos”. En su intervención, Conejo ha hecho referencia a los reparos del interventor a algunos de los puntos de las ayudas, un informe que si bien no es desfavorable sí deja constancia de la necesidad de estudiar algunas formas de ayudas en profundidad, un aspecto en el que ha coincidido con la tesis del portavoz de Ciudadanos, Gonalo Sichar, quien sin embargo se ha abstenido. “Hay demasiadas subvenciones a dedo y demasiados contratos menores que se usan para beneficiar a los amigos del PP”, ha denunciado Conejo poniendo de nuevo sobre la mesa el caso de la diputada popular Marina Bravo y generando un intenso cruce dialéctico con Francis Salado, el encargado de defender las cuentas por parte del equipo de gobierno. “Me recuerda usted a los buhoneros -le ha respondido Salado- que van los pueblos con sus carros vendiendo crecepelo (…). Lleva usted toda la legislatura pidiendo ayudas directas para los pueblos en los que gobierna el PSOE y ahora le parecen mal”.

En este punto del debate, el popular ha defendido la necesidad de estas ayudas directas “porque los alcaldes de los municipios nos las piden y porque hay muchos problemas que no se pueden solucionar por concurrencia competitiva”; aunque acto seguido ha refrendado el compromiso y el “esfuerzo” del PP por “bajar cada vez más estas ayudas directas”.

Las explicaciones no han convencido a los otros dos grupos de izquierdas, ya que mientras la portavoz de Málaga Ahora, Rosa Galindo, ha insistido en que su formación “no puede asumir este texto como nuestro”; el portavoz de IU-Para la Gente, Guzmán Ahumanada, ha denunciado los “intentos de ocultación de información” por parte del equipo de gobierno haciendo referencia explícita a los ocho millones de euros que manejará la Oficina del Alcalde en subvenciones “y donde han desaparecido por completo las ayudas por concurrencia para pasar a ser nominativas”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos