Detienen a dos personas acusadas de acosar por teléfono a sus exparejas en Málaga

Detienen a dos personas acusadas de acosar por teléfono a sus exparejas en Málaga

Estas conductas, según la Policía Nacional, coartaban gravemente la libertad de las víctimas y alteraban sus vidas cotidianas

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

El teléfono no dejaba de sonar. Al otro lado, se encontraban sus exparejas, quienes, supuestamente, no paraban de llamar y enviar mensajes a las víctimas. Así lo aseguraron ayer desde la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en Málaga, cuyos agentes han detenido a estas dos personas acusadas de un supuesto delito de acoso u hostigamiento.

El origen de las pesquisas desarrolladas por los investigadores se encuentra en las denuncias que se presentaron en comisaría, en la que los ciudadanos, en dos casos diferentes que no están relacionados entre sí, informaron de que estaban siendo acosados por parte de sus exparejas. Se trata, según apuntaron las mismas fuentes, de unas conductas que coartaban gravemente la libertad de las víctimas y alteraban gravemente sus vidas cotidianas.

En el primero de los casos, la denunciante era una mujer y el detenido un hombre, que habían estado casados durante 20 años. Al parecer, tras la ruptura, el arrestado adoptó una actitud obsesiva intentando recuperar a la víctima a través de mensajes y llamadas constantes.

Asimismo, supuestamente, trataba de buscar cercanía física con ella. De hecho, incluso se habría llegado a presentar en el puesto de trabajo de su exmujer y allí la habría injuriado delante de sus jefes.

En uno de los casos, el arrestado no habría aceptado la ruptura tras 20 años de matrimonio

En otro, la detenida habría enviado numerosos mensajes de Whatsapp a la víctima

Siempre según explicaron desde la Comisaría Provincial, al ver que su comportamiento no obtenía ningún resultado y que ella le había bloqueado para no recibir sus llamadas ni mensajes, el arrestado habría dado de baja el teléfono móvil de la víctima.

Presuntamente, aprovechó que se había quedado con una tarjeta Multisim asociada al número de usuario de la víctima, para enviar dos mensajes de Whatsapp al jefe de la mujer, haciéndose pasar por ella, con la sola intención de desacreditarla y forzar su despido laboral, según apuntaron las mismas fuentes. Por último, supuestamente, volvió a buscarla insultándola y amenazándola de muerte.

Finalmente, fue localizado por los agentes y detenido. Además, tras remitirse las diligencias practicadas a la autoridad judicial, se dictó una orden de protección a favor de la víctima.

En el segundo de los casos, la persona que acudió a la Policía Nacional era un hombre que interpuso una denuncia contra una mujer con la que, años atrás, había mantenido una relación extramatrimonial. Según manifestaron desde la Comisaría Provincial, la detenida habría vuelto a contactar con la víctima con la excusa de pedirle ayuda económica.

Sin embargo, a raíz de que se produjera ese contacto, la mujer, supuestamente, comenzó a acosar al denunciante a través de multitud de mensajes de la aplicación de telefonía Whatsapp y de llamadas de teléfono. Además, desde la Policía Nacional precisaron que, en numerosas ocasiones, ella se llegó a personar en su lugar de trabajo.

El perjudicado, para evitar que la situación continuara, llegó a bloquear a la presunta acosadora en su teléfono móvil e incluso cambió de número de usuario. La mujer acabó siendo identificada y detenida.

Desde la Comisaría Provincial recordaron que el delito de acoso u hostigamiento fue introducido en el Código Penal el pasado mes de junio de 2015, para dar cobertura a conductas insistentes, incluso persecutorias, que se suelen dar entre exparejas. Al respecto, indicaron que el no aceptar un no por respuesta e insistir en retomar la relación –ya sea a través del teléfono o buscando la cercanía física– puede suponer la comisión de una infracción penal, que puede venir acompañada de una medida de alejamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos