El desfase entre oferta y demanda origina un «déficit de talento»

Un informe de Randstad destaca que España está a la cola europea en el aprendizaje de idiomas. / A. G.

Las exigencias empresariales para determinados perfiles cualificados y con idiomas, sin candidatos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El conocimiento de idiomas aumenta un 37 por ciento las posibilidades de los profesionales de acceder a un empleo, según un informe de Randstad. La empresa especializada en recursos humanos calcula que el 26% de las ofertas actuales en el mercado laboral exige conocimiento de algún idioma extranjero, siendo inglés el más demandado. Otros idiomas demandados por las compañías son el francés, el alemán o, en los últimos años, el chino y el árabe, motivados principalmente por el comercio internacional y la apuesta por la internacionalización de las empresas.

Cuando se analiza la situación desde el punto de vista de los candidatos, el análisis de Randstad revela que un 57 por ciento de profesionales en España afirman tener conocimiento de inglés. Sin embargo, los porcentajes varían cuando se analiza el nivel de cada uno de ellos. El 33,7 por ciento de los profesionales afirma que son bilingües o cuentan con un nivel alto de inglés, mientras el 44 por ciento afirma que cuenta con un nivel medio, y el 22,3 por ciento restante considera que tienen un conocimiento básico del idioma. En cuanto a otros idiomas, el 12,6 por ciento de los candidatos cuenta con conocimientos de francés; el 3,5 por ciento, de italiano; y el 3,47 por ciento, de alemán. Además del inglés, el conocimiento de una segunda lengua extranjera se ha posicionado como un elemento diferenciador clave en un proceso de selección. Las posibilidades de acceder a un puesto de trabajo incrementan de manera exponencial en todos los perfiles, también entre mandos directivos.

Noticia relacionada

El mercado laboral se orienta, cada vez más, hacia un entorno internacional donde la competencia por el talento ya no se circunscribe únicamente a las empresas de la misma ciudad o del mismo país, sino que ahora se compite con organizaciones internacionales, todo ello en un contexto «de déficit de talento» provocado porque la demanda empresarial de determinados perfiles es mayor a la oferta existente. Por parte de los candidatos, la movilidad internacional, una de las herramientas más eficaces para aumentar su empleabilidad, está directamente relacionada con su capacidad para desarrollar su actividad en diversos idiomas.

Políticas de educación

Tanto desde la Unión Europea como desde los países se han puesto en marcha políticas de educación orientadas a que los profesionales aumenten su conocimiento de idiomas. La mitad de los estudiantes de secundaria de Europa aprenden actualmente dos o más lenguas extranjeras (50,3 por ciento). Sin embargo, en el caso de España este porcentaje desciende hasta el 24,6 por ciento, al nivel de Italia.

Países como Finlandia, República Checa, Francia o Luxemburgo cuentan con tasas por encima del 94 por ciento en todos los casos. En el lado opuesto, por debajo de España e Italia, se encuentran Irlanda (7,6 por ciento), Portugal (5,3 por ciento), Reino Unido (4,4 por ciento) y Grecia (3,5 por ciento). En el caso de Reino Unido e Irlanda, el hecho de contar con inglés como lengua materna permite a sus profesionales una mayor movilidad internacional, lo que reduce su necesidad de aprender idiomas.

Fotos

Vídeos