La demanda se concentra en viviendas de segunda mano ante la escasez de obra

El aumento de los precios de obra nueva roza el 20 por ciento en algunos municipios./A. G.
El aumento de los precios de obra nueva roza el 20 por ciento en algunos municipios. / A. G.

Los proyectos de casas nuevas se venden sobre plano o pocos meses después de su construcción

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La escasez de la oferta de obra nueva ha provocado que la demanda del sector inmobiliario se concentre en viviendas de segunda mano. La nueva oferta que sale al mercado se vende sobre plano o a los pocos meses de acabar su construcción. Desde la consultora Aguirre Newman destacan que el aumento de los precios aún está «muy lejos de los máximos de 2006 y 2007», antes de la crisis desatada por la burbuja del sector. En algunos municipios, sin embargo, este incremento roza el 20 por ciento, como en Marbella y Mijas. El interés de los inversores por la compra de suelos para el desarrollo de proyectos en zonas concretas también resulta evidente en la capital. Entre las zonas donde se proyectan obras nuevas destacan Teatinos, el paseo marítimo Antonio Banderas, Limonar, el entorno del Martín Carpena y, en menor medida, la avenida Velázquez y la calle Héroes de Sostoa.

Tras Málaga capital, con 56 obras en marcha, los municipios con más proyectos de viviendas este año son Marbella (37), Estepona (24), Benalmádena (20), Mijas (17) y Fuengirola (12). Pero los inversores no solo reclaman más suelo residencial. Málaga tampoco dispone de suelo industrial suficiente para dar respuesta a la creciente demanda de espacios logísticos por parte de operadores nacionales e internacionales. Esta escasez ha provocado un aumento de los precios, que alcanzan los 200 euros de media por metro cuadrado, cifras similares a las que registran capitales como Madrid o Barcelona, según Aguirre Newman. El mercado industrial se concentra en el suroeste de la ciudad, concretamente en la zona del valle del Guadalhorce, donde la mayor parte de las naves «tienen una antigüedad considerable y no responden a los requerimientos actuales de la demanda». El alto nivel de consolidación del tejido instalado apenas genera posibilidades de poner en marcha nuevos proyectos industriales, aunque la oferta de naves de menor tamaño aún no se ha cubierto.

A su vez, el creciente establecimiento de empresas nacionales e internacionales en Málaga ha provocado un aumento de la demanda de oficinas. Estos operadores comerciales, en muchos casos en plena expansión tras haber dejado atrás los peores años de la crisis, prefieren zonas céntricas y descartan instalarse en edificios mixtos que también tengan uso residencial. Aunque la mayor parte de la demanda sigue concentrándose en superficies de 200 metros cuadrados, ha incrementado el número de solicitudes de espacios de entre 300 y 500 metros cuadrados, además de oficinas superiores a los mil metros cuadrados, según datos de la consultora CBRE.

Varias consultoras han expresado a los ayuntamientos su «inquietud» por la posibilidad de que la falta de suelo, en comparación con la alta demanda existente, provoque la huida de empresas e inversores a otras zonas fuera de Málaga y también en pleno crecimiento.

Fotos

Vídeos