«No me han cortado la luz de milagro, y he devuelto recibos»

«No me han cortado la luz de milagro, y he devuelto recibos»

El retraso en los pagos en enero ha colocado a numerosas familias en una situación complicada

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El retraso en los pagos en enero ha colocado a numerosas familias en una situación complicada. «No me han cortado la luz de milagro y además me han estado mareando. He llamado cuatro veces a un 901, que no es gratuito, y la única explicación que he recibido es que la Seguridad Social había realizado el ingreso el 25 de enero y que si desde el día 27 no lo tenía en mi cuenta era culpa de mi banco. En mi entidad me decían que no había ningún ingreso. He tenido que estar con un bebé de tres meses y medio yendo de un lado a otro, sin ninguna explicación convincente y he tenido que devolver cuatro recibos que no he podido pagar en su momento», ha señalado bastante molesta Lidia Pardo.

Carmen Elena, de 36 años y vecina de la capital, es otra de las personas que se ha visto afectada por el retraso en el pago de la prestación de maternidad. «Nunca antes habían tardado tanto. Estaba extrañada. Llamé el día 2, me dijeron que lo tendría el lunes 5 y sin embargo no lo he recibido hasta este jueves. Cada uno tiene sus gastos. Yo, por ejemplo, debo pagar la hipoteca el día 5 de cada mes y es una complicación», ha explicado, y ha añadido que ha podido salir sin problemas gracias a que cuenta con otros recursos.

Tampoco Carmen recibió ninguna comunicación previa por parte de la Administración poniéndole en aviso de que iban a llevar a cabo un cambio en el sistema de gestión de las prestaciones y que podría obligarles a retrasar su ingreso».

Su caso no es muy distinto del de Regina. En diciembre recibió la prestación el día 28, sin embargo, la correspondiente a enero no la ha visto en su cuenta hasta el día 8 de febrero. «Contaba con que me iba a llegar, pero confieso que como no sabía qué es lo que estaba pasando iba a llamar ya para saber qué estaba sucediendo. En mi caso tengo un pequeño colchón, pero para la gente que va al límite es una faena muy grande».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos