El congreso socialista abre el debate sobre el liderazgo del PSOE en Málaga

Heredia, a la derecha de la imagen, junto a Francisco Conejo, Antonio Moreno Ferrer, José Antonio Gómez y otros delegados malagueños. / SUR

Heredia no ha despejado la incógnita sobre si volverá a presentarse, mientras susanistas y sanchistas miden sus fuerzas a la espera de lo que suceda en Andalucía

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El día uno de la nueva etapa de Pedro Sánchez al frente del PSOE tras el congreso federal de este pasado fin de semana, en el que ha salido reforzado como secretario general del partido, ha traído aparejado como consecuencia la apertura del debate sobre el liderazgo socialista en Málaga. El hecho de que en la nueva ejecutiva federal la presencia malagueña la ostente Ignacio López, un crítico con la actual dirección provincial, y de que cada vez sean más las voces dentro del socialismo malagueño que defienden el relevo de Miguel Ángel Heredia como secretario general del partido en la provincia ha espoleado los movimientos y los contactos para presentar una alternativa. Quinielas hay muchas y para todos los gustos, pero nadie, de momento, apuesta por un nombre de manera clara y contundente porque es aventurado y por temor a errar y perder posiciones cara al futuro, cuando se tengan que designar cargos orgánicos y puestos en listas electorales o en las administraciones donde gobiernan.

Noticias relacionadas

Heredia aún no ha despejado la incógnita sobre si optará o no a la reelección para un tercer mandato al frente del PSOE de Málaga, aunque fuentes consultadas apuntan a que lo más probable es que no dé el paso. Mientras tanto, las dos corrientes del socialismo malagueño –configuradas en las recientes primarias a nivel federal–, los susanistas y los sanchistas, miden sus fuerzas antes de dar ningún paso y están a la espera de lo que suceda en el congreso regional de Andalucía. Se prevé que en éste sólo se presente la candidatura de Susana Díaz y una vez que salga elegida habrá que estar pendiente a las señales que lance y los movimientos que haga ya que su objetivo es que sus afines dirijan al partido en las provincias, entre ellas Málaga.

En este sentido, los susanistas malagueños –que en las primarias del 21 de mayo lograron en la provincia con el 58,71% de los votos– reiteran el mensaje de que el grupo no se va a fraccionar y que esa mayoría de la que gozan en la provincia «se va a mantener sólida tanto si sigue Heredia como si no sigue», según fuentes consultadas.

Matices en las dos corrientes

En este punto, hay matices dentro de los susanistas. Están los prudentes que aguardan una decisión del actual secretario general y, por otro lado, los abanderados del cambio que sostienen que lo mejor es que Heredia dé un paso al lado para facilitar un relevo. «Cuanto antes anuncie que no repetirá será mejor para él, para la organización y para Susana Díaz», dijo a SUR este pasado fin de semana un delegado malagueño en el congreso federal.

A ello se une quienes defienden que la marcha de Miguel Ángel Heredia debe ir acompañada de la de Francisco Conejo, número tres de la dirección andaluza y portavoz en la Diputación, y que desde 2008 ha formado un tándem inseparable con el actual secretario general.

Desde las filas sanchistas –obtuvieron el 35,6% de los votos en las primarias federales–, la postura la dejó muy clara ayer Ignacio López, en su entrevista en SUR, cuando exigió que en el PSOE de Málaga haya «un cambio no un recambio». Una afirmación con la que el hombre fuerte de Pedro Sánchez en la provincia advirtió de que debe producirse una ruptura en cuanto a personas, al modelo de partido y de proyecto político político y no una mera transición. Él mismo no cierra la puerta a optar a la secretaría general.

Dentro de los sanchistas también laten distintas sensibilidades. Los más combativos enarbolan la bandera de la necesidad de plantar batalla directa presentando un candidato alternativo al que se postule desde la corriente susanista, mientras que los pactistas tiene una visión más táctica y son partidarios de hacer valer su peso real en el socialismo malagueño logrando puestos en la futura dirección provincial. ¿Cuál es el hándicap con el que se pueden encontrar? El PSOE andaluz no ha pedido cuotas a Pedro Sánchez a la hora de configurar su dirección federal con la confianza de que ahora ellos tengan las manos libres para conformar sus equipos en Andalucía y en las provincias.

Para resolver las incógnitas habrá que esperar varias semanas, según coinciden las fuentes consultadas de las dos corrientes, y a ello se suma que la última palabra la tendrán los aproximadamente 6.600 militantes de la provincia con derecho a voto en las primarias que elegirán al nuevo secretario general de los socialistas malagueños.

Fotos

Vídeos