El coche eléctrico acelera su implantación y será masivo en cinco años

FJ Acevedo

El salto definitivo al mercado se producirá cuando la autonomía real alcance los 400 kilómetros

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El coche eléctrico acelera su implantación y será de uso masivo en Málaga en un plazo de unos cinco años. Para entonces, los expertos del sector esperan que se produzca el salto definitivo al mercado, que se producirá, al ritmo actual de desarrollo de las baterías, cuando este tipo de vehículos alcancen una autonomía real mínima de 400 kilómetros por recarga, con independencia de las circunstancias de conducción (autovía, ciudad, grandes cuestas, equipaje, aire acondicionado, etc). Ello vendrá aparejado además de una rebaja del precio, que actualmente es elevado; así como de planes de la Administración para un despliegue general, como ya ocurre en otros países.

Así lo han puesto de manifiesto esta mañana un panel de técnicos y profesionales, durante unas jornadas especializadas que se han celebrado en la Escuela de Ingenierías Industriales de la UMA. Juan Gámez, representante de la empresa Circutor, especializada en la fabricación de cargadores, ha puesto de relieve que las cifras de implantación ya son muy superiores en países europeos (sobre todo, los nórdicos), Estados Unidos y China. "España está muy retrasada, lo que significa que hay una oportunidad de negocio porque está todo por hacer", dijo, en alusión directa a los futuros ingenieros.

Noticias relacionadas

Los distintos tipos de enchufe ya permiten velocidades de carga que van desde la lenta, en seis a siete horas, la más adecuada en casa y por la noche; hasta la ultrarrápida, en 15 a 20 minutos. Según explicó, ya hay modelos capaces de dar los 400 kilómetros de autonomía e incluso más, cifra que marca el punto de no retorno. A su juicio, las petroleras se están adaptando al cambio y están invirtiendo en el mismo, por lo que en breve no será extraño ver puntos de enganche ultrarrápidos en las gasolineras, abastecidos con energía solar.

El taxi, expectante

Juan González, vicepresidente de Aumat, la principal asociación del taxi de Málaga, y responsable del proyecto 'Smart Taxi', para la modernización tecnológica del sector, asegura en que los profesionales están deseando entrar, y vaticina que en cinco años el 30% de la flota malagueña será 100% eléctrica (el 60% híbrida y sólo el 10% diesel). Actualmente, ya el 46% son híbridos, aunque, al contrario de ciudades como Madrid y Barcelona, aún no hay ninguno que prescinda del combustible fósil.

Pero para ello es fundamental que los vehículos alcancen los 400 kilómetros por recarga. En su experiencia, la actual ronda los 150, teniendo en cuenta las circunstancias de uso cotidiano (aire acondicionado, maletas, pendientes, circulación por autovía, etc). "El sector sabe que tiene que tender al vehículo eléctrico, pero la autonomía es el reto". A su juicio, los servicios hacia o desde el aeropuerto marcan el hecho de que todavía ningún taxista se haya lanzado, porque no permite recorridos a los municipios costeros. Al respecto, anuncia que el sector está tratando de negociar con el Área de Movilidad que se le permita hacer una prueba con un taxi de este tipo durante unos meses, algo que de momento se ha frenado por las trabas administrativas.

Por su parte, Javier Leiva, de Endesa, destaca que se han hecho pruebas en Málaga de carga inductiva para autobuses de la EMT (como el proyecto Victoria), y que han sido un éxito. Por lo que es factible activar flotas de vehículos eléctricos colectivos sin necesidad de catenarias. Sobre la gestión de la red eléctrica cuando haya una implantación generalizada, dijo que los sistemas de gestión inteligente permitirán asumir los nuevos picos de demanda que se esperan entre las 19.00 y las 20.00 horas, cuando la mayoría de los trabajadores vuelvan a casa y enchufen sus turismos.

Fotos

Vídeos