El coche conectado se prueba ya en Málaga

El coche conectado se prueba ya en Málaga

Dekra inaugura en el PTA un circuito para testar tecnologías de conectividad aplicadas a la automoción

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

El flamente circuito de pruebas para coches conectados y autónomos de Dekra en el PTA parece el set de rodaje de una película, y lo cierto es que algunas de las tecnologías que allí van a probarse parecen cosa de ficción. Tecnologías que permiten, por ejemplo, que un coche sea capaz de 'saber' si otro vehículo va a saltarse un semáforo o que ha frenado bruscamente, aunque esté fuera de su campo de visión. Sin embargo, todas estas innovaciones son muy reales y van a incorporarse al mercado de la automoción en menos tiempo del que pensamos. Para empezar, desde el 31 de marzo de 2018 todos los coches y furgonetas europeos tendrán que salir de fábrica con un sistema llamado 'eCall' que hará llamadas automáticas a servicios de emergencia en caso de accidente.

Dekra (antigua AT4 Wireless) ha inaugurado hoy su área de ensayos para vehículos conectados en el Parque Tecnológico, que forma parte de su red internacional de ensayos para la conducción conectada y automatizada. Se trata de un circuito que simula carreteras con cruces, semáforos e incluso túneles, que ocupa un área de 50.000 metros en la zona de ampliación de la tecnópolis. Los primeros coches que han entrado en esta pista pertenecen a BMW.

Las tecnologías que configuran lo que se ha dado en llamar 'coche conectado' están muy enfocadas, en esta primera fase, a mejorar la seguridad en carretera; es decir, a evitar accidentes. Cada año hay 5,6 millones de accidentes de tráfico y 1,25 millones de muertes asociadas, estando el 94% por un error humano. Las tecnologías asociadas al coche conectado podrían prevenir 600.000 accidentes al año, según ha calculado la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EE UU. Pero la conectividad aplicada a la conducción tiene otras muchas aplicaciones, por ejemplo, la eficiencia energética. En un futuro, un conductor podrá saber, por ejemplo, a qué velocidad tiene que recorrer una vía para pillar todos los semáforos en verde y gastar así menos combustible.

El circuito de Málaga está enfocado sobre todo a la I+D y a la realización de ensayos, mientras que la pista de ensayos oval de Dekra en Klettwisz y el recientemente adquirido circuito de Lausitzring (ambos en Alemania) se configurarán para realizar ensayos a vehículos completos e infraestructura con el foco en la homologación y certificación. La compañía tiene el objetivo la creación de más pistas y centros de ensayos en el este de Asia y en Estados Unidos, al tiempo que desarrolla nuevos planes y herramientas de ensayo para este tipo de vehículos y fomenta la estandarización en la industria a nivel internacional.

Según Hardasmal, “hemos desarrollado un número significativo de escenarios de pruebas y ensayos. En el laboratorio de Málaga tenemos capacidades de desarrollo únicas, reconocidas a nivel internacional, que harán destacar a este circuito entre las diferentes iniciativas que actualmente se están poniendo en marcha. Los escenarios de ensayo verifican la generación y recepción de los mensajes de señalización, así como las correspondientes advertencias a los conductores para diversas tecnologías”.

Algunos de los escenarios de ensayo para las tecnologías 'vehicle-to-everything', también conocidas como V2X, son: asistente de movimiento en intersecciones, asistente de velocidad óptima , alerta de colisión frontal y alerta de área de obras. Esta mañana, ante las autoridades que han asistido a la inauguración -encabezadas por el alcalde, Francisco de la Torre; y el consejero de Empleo, Javier Carnero-, se han realizado dos demostraciones. En una, un vehículo se aproxima a una zona de obras y recibe de forma automática un aviso para que aminore la velocidad. En la otra, un coche realiza un frenazo brusco y emite, también de forma automática, una alerta que hace que otro automóvil que viene por detrás pueda reaccionar con tiempo.

Además del despliegue de dispositivos reales V2X, el laboratorio malagueño simulará escenarios utilizando balizas específicas y 'software' desarrollado a medida. “Sin duda, será crucial, junto con la interoperabilidad, el rendimiento, la usabilidad, la coexistencia radioeléctrica y la seguridad, evaluar el nivel de ciberseguridad de los productos y vehículos mientras estos están en funcionamiento”, apunta Hardasmal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos