Los ciclistas rechazan un carné y apuestan por la educación vial

Usuarios de bicicleta por el centro de Málaga. / SUR

Desde las asociaciones de automovilistas insisten en que tanto conductores como usuarios de bicicleta deben respetar las normas de circulación

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

El uso de la bicicleta es una tendencia imparable en los últimos años. Cada vez son más las personas que eligen moverse por las ciudades sobre estas dos ruedas o que se echan a las carreteras para practicar esta modalidad deportiva. Se abre el debate sobre si debería haber un mayor control sobre los ciclistas, tal y como aseguró la responsable de Tráfico en la provincia, Trinidad Hernández. Sin embargo, desde las organizaciones de estos usuarios se insiste en que la solución no se encuentra en, por ejemplo, instaurar un carné para ellos, sino en una apuesta clara por la educación vial en los centros educativos.

Noticia relacionada

Desde la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) aseguran que actualmente la situación en las carreteras y calles de las ciudades es preocupante, con el incremento de usuarios de bicicleta que se ha experimentado en los últimos años. Además de este aumento se han producido graves accidentes en los que ciclistas han perdido la vida.

José Luis Martín, de la asociación Ruedas Redondas, explica que en los últimos años se ha disparado el número de personas que eligen la bicicleta como medio de transporte. Sin embargo, indica que esta evolución se ha producido de forma «anárquica» y que muchas veces la calzada se convierte «en un campo de batalla».

Rechazan un carné tajantemente, ya que con esta medida se frenaría el impulso de este medio de transporte sostenible. «¿Además, que se quiere que los peatones también tengan un permiso para andar por la calle?», se pregunta Martín.

También se quejan de la escasez de infraestructuras. Desde la RFEC se pone como ejemplo que los arcenes, por los que deben circular los ciclistas, están sucios y son intransitables, por lo que muchas veces deben ir por la calzada.

Para estas dos organizaciones la solución a la situación actual no se encuentra en otro lugar que en los centros educativos. Afirman que la formación de los jóvenes sobre seguridad vial es una materia en la que las administraciones deben incidir, para que el día que se pongan a los mandos de una bicicleta sean conocedores de las normas que regulan la circulación.

Pero esa educación también señalan que debe ir encaminada a fomentar el respeto y la convivencia entre los dos colectivos. Una iniciativa que –dicen– también debe promoverse mediante campañas entre los usuarios de bicicleta y conductores de vehículos más mayores, a través de campañas de publicidad en los medios de comunicación.

Este fomento de la educación vial también lo defienden desde varias asociaciones de conductores. Desde entidades como el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), el Real Automóvil Club de España (RACE) o Automovilistas Europeos Asociados (AEA) afirman que tanto los conductores como los usuarios de las bicicletas deben conocer y respetar las normas de circulación y que la mejor fórmula es empezar por la formación en seguridad vial.

Por ejemplo, Mario Arnaldo, de la AEA, rechaza que haya un carné de conducir para los ciclistas. «No arreglaría la situación. Las multas no resuelven este problema. Es mejor solución la educación y la formación», apunta.

Desde las otras asociaciones se hacen algunas propuestas diferentes. Desde la RACE aseveran que, por ejemplo, cuando una persona compre una bicicleta se le podría dar un folleto informativo sobre las normas de circulación o que hiciese algún curso gratuito de formación.

La directora de comunicación del CEA, Rosa María García, precisa que no hay que criminalizar al conductor. Apuesta por la formación en seguridad vial, pero también anima a las administraciones a tomar más partido en este asunto, ya que hay carreteras, por su peligrosidad, en las que esta convivencia entre conductores y ciclistas es muy complicada. «Si las bicicletas están reguladas en el reglamento deberían, por ejemplo, llevar matrícula o pagar un impuesto de circulación, aunque sea simbólico», añade.

Fotos

Vídeos