El Cercanías bate otro récord histórico de viajeros con la duda de la llegada a Marbella

El Cercanías bate otro récord histórico de viajeros con la duda de la llegada a Marbella

Más de 11,3 millones de viajeros utilizaron este medio de transporte el año pasado, la inmensa mayoría en la línea de Málaga a Fuengirola

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El Cercanías no para de crecer en viajeros, y con él, las dudas sobre si una hipotética prolongación de las vías actuales sería una solución suficiente para llevar el ferrocarril hasta Marbella. El núcleo de Málaga cerró el año pasado con un récord histórico por segundo año consecutivo. Han sido más de 11,3 millones de pasajeros (11.338.341, en concreto), una cifra que supone un incremento del 7,6% respecto al año anterior. De estos, la inmensa mayoría de los usuarios (94,5%) utilizaron la línea C-1 Málaga Centro Alameda-Fuengirola, con más de 10,7 millones de clientes. La C-2 (Málaga-Álora) fue utilizada por 622.500 personas.

Estos datos no hacen sino confirmar un aspecto que el propio Ministerio de Fomento reconoce, como es la elevada saturación de la red actual. Además, en caso de prolongarlo hasta Marbella, el trazado siempre estará lastrado por el cuello de botella que supone la situación de la infraestructura existente a lo largo de la Costa.

Si se toma como referencia el aeropuerto, que es el principal punto de entrada de turistas internacionales, desde estas instalaciones hasta Fuengirola actualmente sólo el 53% del trazado está desdoblado. O lo que es igual, en la mitad del recorrido los trenes sólo tienen una vía, por la proximidad de las viviendas. Llegar hasta el principal núcleo urbano del litoral supondría recorridos más largos, más trenes y frecuencias, así como la obligación de ofrecer unos tiempos de trayecto competitivos. Si se extiende a toda la línea, hasta el Centro de la capital, el balance es mejor, puesto que está duplicado el 65%.

Línea saturada

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se ha referido a esta cuestión ya en dos ocasiones, a preguntas de SUR. La última vez lo hizo durante la reciente presentación del estudio informativo del tren en Marbella, y entonces puso de relieve que el tramo Málaga-Fuengirola «soporta una densidad de tráfico muy alta». De la Serna admitió que los incrementos sustanciales de relaciones requerirán «modificaciones de la plataforma actual». Aunque, a su juicio, no sería necesario duplicar toda la infraestructura, sino que se pueden realizar «duplicaciones parciales» para permitir cruces de ferrocarriles. Su propuesta, por tanto, es dotar a la plataforma actual de apartaderos de espera de 750 metros, con capacidad para trenes en doble composición, lo que permitiría incrementar la capacidad. Estos aspectos todavía no están estudiados desde el punto de vista técnico.

En el lado opuesto, el PSOE de Málaga lo considera insuficiente y ha hecho bandera de la reivindicación de empresarios y colectivos de la sociedad civil, que reivindican una nueva línea de altas prestaciones, con el aeródromo como epicentro, y que sea capaz de soportar trenes de altas prestaciones. Además, los socialistas extienden la demanda a la zona de la Axarquía, que tampoco tiene tren, y ha hecho de esta infraestructura una de sus principales demandas en el Congreso y en el Senado.

Temas

Renfe

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos