Las carabelas portuguesas invaden las playas de Málaga

Las carabelas portuguesas invaden las playas de Málaga

Los animales, que tienen forma de medusa y una picadura muy dolorosa, tenderán a remitir antes de verano

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Las carabelas portuguesas han invadido las playas de Málaga. Los animales, que tienen forma de medusa y una picadura muy dolorosa, suelen llegar de forma dispersa por estas fechas al Mediterráneo, pero no es habitual que lo hagan de una forma tan masiva como este, cuando ya llevan dos meses de presencia continuada, lo que está provocando preocupación entre los usuarios y los ayuntamientos. Entre otros sitios, esta mañana en la playa de Sacaba han sido varios los surfistas que han decidido salirse del agua al detectar ejemplares de este animal, según han señalado a SUR.es.

Juan Jesús Bellido, biólogo marino del Aula del Mar, explica que se están haciendo notar más porque estos días las playas comienzan a llenarse de visitante y se las encuentran. «Han aparecido de forma esporádica, entre finales de invierno y principios de primavera, pero este año llegaron a primeros de marzo y ya llevan dos meses de presencia», comenta, y pone de relieve que en este episodio están haciendo un seguimiento más exhaustivo gracias a las redes sociales y la aplicación Infomedusas, que gestiona esta entidad.

«Este año ha habido muchas borrascas y debe estar asociado a estas. Estaban en el Atlántico norte y los vientos favorables las han llevado hasta la cuenca occidental mediterránea. Sabemos por los medios que han llegado hasta Mallorca y están por toda la costa de Málaga, Granada, Almería y Murcia».

Sobre sus temidos efectos, el experto afirma que hay que tener cuidado pero no alarmar en exceso a la población. Si bien es cierto que su picadura es más dolorosa que la de las medusas comunes, y no se deben manipular ni muertas, especialmente los tentáculos, son raros los casos graves.

La pregunta clave es hasta cuándo estarán por aquí. «Lo normal es que remitan antes de verano», por lo que en torno a mayo o junio tenderán a desaparecer. En cualquier caso, los ayuntamientos costeros ya han mostrado su preocupación y trabajan en protocolos específicos en el caso de que siguieran en pleno verano, algo que es improbable por experiencia de los años anteriores.

No son medusas

La carabela portuguesa (Physalia physalis), también conocida como fragata portuguesa, agua mala, botella azul o falsa medusa, según la define Wikipedia, tiene la apariencia de esta, aunque es en realidad un organismo colonial cuyos individuos se especializan para mantener viva la 'familia'. Por tanto, se trata de una agrupación de hidroides que se dividen el trabajo: el neumatóforo (parte que flota o vela), los gastrozoides (digestión), dactilozoides (detección y captura de presas, y defensa) y los gonozoides (se ocupan de la reproducción). Está formada por una vela gelatinosa de entre 15 y 30 centímetros que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas, mientras que del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que normalmente tienen una extensión de unos 10 metros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos