Se busca al dueño de esta lápida tirada a la basura en Málaga

Fue localizada ayer junto a un contenedor de El Viso. La pareja que la encontró superó una entrevista de trabajo y decidió llevársela a casa al entender que le había dado suerte. «Ahora queremos devolvérsela a sus familiares»

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

'Don Miguel' -como ya le ha apodado cariñosamente- se cruzó en sus vidas ayer por la tarde. Rafael López y su pareja tenían una cita en una empresa de El Viso para una entrevista de trabajo. Eran, aproximadamente, las 18.30. Su destino era la calle Ter, una perpendicular a la avenida Washington. Su sorpresa llegó al pasar por un contenedor de la zona. «Mira que me he encontrado cosas raras en la basura, pero ¿una lápida? ¿Quién tira eso? ¡Qué final de vida más triste», plantea este malagueño de 44 años, estudiante de Marketing.

En aquel primer momento ambos obviaron el hallazgo pero el hecho de que seleccionaran a la pareja de Rafael para el puesto hizo que al salir, y comprobar que la lápida seguía ahí, decidieran actuar. «Pensamos que Miguel nos había dado suerte y que cruzarnos con él justo antes de la entrevista laboral había sido como una especie de amuleto», explica. Y fue así como decidieron coger la plancha de mármol, cargarla en el coche y llevársela a casa. Esta noche pues, Miguel Luque -el nombre del difunto al que corresponde- ha dormido en su salón, «en lo alto de una mesita junto al parchís». «Puede sonar friki la historia pero no fuimos capaces de dejar la lápida allí junto al contenedor. Nuestra intención no es molestar a la familia, sino todo lo contrario, queremos que si desconocen que ha llegado hasta la basura lo sepan para que puedan conservarla. Al menos es lo que me gustaría que hicieran conmigo y así he actuado», añade López.

Como puede leerse en dicha lápida, pertenece a Miguel, fallecido el 9 de mayo de 2009 a los 84 años. «Pone 'tu esposa, hija, hermana, nietos y familia no te olvidan' y eso es lo que queremos. Que un hombre con tanta gente en su entorno no termine tirado en un basurero. Alguien lo querrá conservar, digo yo», sostiene Rafael, quien inicialmente se planteó difundir su hallazgo a través de Facebook. «No lo he hecho ante el temor de que suene a chiste. Para nosotros esto es algo serio y solo queremos que si tiene dueño, aparezca para devolvérsela», agrega. ¿Y si nadie la reclama?: «No me veo capaz de dejarla en otro contenedor», concluye.

Fotos

Vídeos