Los ayuntamientos de la provincia de Málaga se resisten a dejar de exigir la convivencia para bonificar las plusvalías

La plusvalía grava el incremento del valor del suelo/SUR
La plusvalía grava el incremento del valor del suelo / SUR

Los municipios que aplican este requisito analizarán las consecuencias de la sentencia que lo declara ilegal en Cantabria y optan por esperar a la reforma estatal del impuesto

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria que declara ilegal y discriminatorio que los ayuntamientos exijan la convivencia previa con el fallecido para poder acceder a las bonificaciones en el pago de la plusvalía por herencia ha pillado en fuera de juego a los consistorios de la provincia de Málaga que imponen este requisito que impide a los hijos emancipados beneficiarse de la rebaja de hasta el 95% en este impuesto que contempla la Ley Reguladora de Haciendas Locales. Málaga capital, Estepona, Mijas, Benalmádena y Nerja son los grandes municipios de la provincia en los que hay que acreditar que se ha compartido techo con el causante, por lo que con este precedente creado por el Alto Tribunal cántabro se exponen a un aluvión de demandas que podrían amenazar el filón que este tributo supone para las arcas públicas.

Noticias relacionadas

Pese a ello, de momento no parece que vayan a mover ficha. El ‘no sabe/no contesta’ fue la respuesta ayer en Estepona. En Benalmádena y Nerja abrieron un compás de espera hasta estudiar las consecuencias que puede tener en sus respectivas ordenanzas; mientras que en Málaga y Mijas se escudan en la futura reforma del impuesto en la que están negociando el Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para no tocar nada hasta que se resuelva si el Estado les compensará por el dinero que dejarán de ingresar al anular el Tribunal Constitucional otra pata de este impuesto que, en este caso, afecta a quien vende un inmueble: la obligación de pasar por caja incluso cuando se venda por menos de lo que se adquirió.

En el Ayuntamiento de Málaga, donde se exigen dos años de convivencia a los familiares directos para beneficiarse de una rebaja que llega hasta el 95% en función del valor catastral de la vivienda, la postura de momento es la de esperar. «No conocemos la sentencia al detalle, aunque de momento atañe a un espacio territorial», apuntó el concejal de Economía, Carlos Conde, quien puso el acento en la propuesta en la que está trabajando a nivel estatal remarcando que «el Ayuntamiento se adaptará en función de la decisión que tomen el Gobierno y la FEMP». Todo ello con una premisa: «actuar con cabeza, porque si algo hay que garantizar es que los servicios públicos sigan funcionando». Dicho de otro modo, evitar en la medida de lo posible la sangría en la recaudación municipal, ya que sólo el impacto de suprimir las plusvalías en ventas sin beneficio puede rondar los 15 millones de euros.

Compás de espera

En la misma línea se posicionan en Mijas, donde también hay que acreditar dos años de residencia con el fallecido. «Para aplicar ese parámetro habrá que esperar a que se modifique la ley», afirman desde el equipo de gobierno, donde sí que resaltan la «política de bajada de impuestos» que, en el caso de la plusvalía, se traducirá el año que viene en una rebaja de 5 puntos del tipo impositivo que se aplica (del 27 al 22%) y, en el caso concreto de las bonificaciones por herencia, elevar de 50.000 a 100.000 el tope del valor catastral del inmueble para acceder a estas ayudas.

Por su parte, la alcaldesa de Nerja, Rosa Arrabal, reconoció que fue ayer cuando tuvo constancia, a través de este periódico, de la sentencia que ha obligado esta misma semana a Santander a suprimir el requisito de la convivencia, por lo que la estudiarán con detenimiento para determinar los pasos a seguir. Del mismo modo se pronunciaba su homólogo en Benalmádena, Víctor Navas: «Tenemos que estudiar la sentencia con nuestros técnicos para ver de qué manera podría afectar a la normativa vigente». A diferencia del resto de municipios, en Benalmádena las bonificaciones únicamente se contemplan para el cónyuge (ni hijos ni padres).

Donde no afecta esta medida es en Vélez, toda vez que el único requisito para que un familiar directo pueda beneficiarse de un descuento del 95% es estar empadronado en el municipio, no en la vivienda del fallecido.

En esta información han colaborado: Ana Pérez-Bryan, Iván Gelibter, Eugenio Cabezas, Alberto Gómez y Charo Márquez.

Fotos

Vídeos