Málaga sufre un alarmante aumento de los casos de violencia de género

Concentración de la corporación municipal malagueña, ayer, en repulsa por la última víctima de la violencia machista/SUR
Concentración de la corporación municipal malagueña, ayer, en repulsa por la última víctima de la violencia machista / SUR

Los juzgados reciben 2.084 acusaciones de este tipo en el segundo trimestre del año

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Los juzgados malagueños recibieron en el segundo trimestre del año un total de 2.084 denuncias por violencia de género, lo que supone un incremento interanual del 31,6 por ciento. Así se recoge en la estadística hecha pública ayer por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). La estadística también muestra que un total de 2.079 mujeres figuran como víctimas de violencia de género en el conjunto de las denuncias presentadas en el segundo trimestre de 2017 en la provincia. Este dato supone un incremento porcentual del 57 por ciento en la variación interanual, ya que en el segundo trimestre de 2016 la cifra se situó en 1.321 víctimas.

Noticias relacionadas

«Son unos datos preocupantes». Así de contundente se mostró la fiscal delegada de Violencia de Género en Andalucía, Flor de Torres, quien achaca parte de este aumento en las denuncias y en las víctimas a que hay una mayor intolerancia al problema de la violencia machista.

Los datos

2.079
Son las víctimas de violencia de género que se registran en el segundo trimestre del año.
1.838
Son los delitos ingresados en los juzgados en el citado periodo.

«Hay que tener en cuenta que, en los casos de violencia de género, no nos movemos en términos absolutos, ya que hay una bolsa oculta de malos tratos que no conocemos. Así, estos datos muestran una mayor visibilidad del problema», apuntó, a la vez que insistió en que, tras las últimas reformas, ahora son los Juzgados de Violencia sobre la Mujer los que asumen los casos de quebrantamientos de condena o de medidas cautelares, lo que supone un incremento en las denuncias y ha masificado estos órganos judiciales, ya que antes se encargaban los penales. Sólo en el segundo trimestre de 2017 se ingresaron 413 casos de este tipo.

Asimismo, insistió en el fracaso del sistema a la hora de la rehabilitación del maltratador: «En su gran mayoría, vuelven a cometer estos actos porque no tienen conciencia de hacer algo mal». Sobre las denuncias, la presidenta del observatorio, Ángeles Carmona, lamentó «una vez más la escasa incidencia» en la estadística de las que presentan los familiares de las víctimas. Por ejemplo, en el segundo trimestre del año no se presentó ninguna denuncia en los juzgados por parte de un familiar. «El terreno de la concienciación y sensibilización social es donde más podemos ganar en el combate contra el terror de género», señaló. En cuanto al informe del CGPJ, se recoge que se ha dado un descenso en el porcentaje de los condenados en este tipo de casos en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer. Esta cifra ha pasado de un 63,6 por ciento en el segundo trimestre del año pasado a 62,3 en el último estudio. Uno de los aspectos que hace que los maltratadores no acaben condenados son las renuncias a declarar como testigo de la víctima. De Torres explicó que éstas se derrumban en los procesos judiciales y acaban haciendo uso del artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que les permite no declarar en contra de su pareja.

Dispensa de declarar

En el documento del CGPJ se precisa que en el segundo trimestre de 2016 344 víctimas se acogieron a la dispensa para no declarar, una cifra que en el último dato fue de 233 casos. Al respecto, la presidenta del observatorio insistió en que, aunque es un dato positivo, todavía se debe insistir en la necesidad de potenciar los recursos sociales y asistenciales a disposición de las mujeres maltratadas, «para que ninguna sienta desamparo y soledad en el difícil proceso que se abre tras la denuncia». «En este punto quiero resaltar el valor, la fuerza y el ejemplo social de las mujeres que se atreven a denunciar y a continuar el proceso judicial», aseveró.

Por otro lado, se ha producido un incremento en el número de órdenes y medidas de protección solicitadas, que han aumentado un 13,5 por ciento. En concreto, pasaron de 385 en el dato de 2016 a 437 en el segundo trimestre de este año. En cuanto a los delitos de este tipo ingresados en el segundo trimestre de 2017 fueron 1.838, siendo los de lesiones los más relevantes, con 1.226 casos.

Fotos

Vídeos