Una asociación de urbanistas cuestiona la nueva ley de la Junta para agilizar trámites

Vista aérea de la zona de Teatinos, donde se han reactivado varios proyectos residenciales./archivo omau
Vista aérea de la zona de Teatinos, donde se han reactivado varios proyectos residenciales. / archivo omau

La entidad, formada por arquitectos y abogados malagueños, considera que la regulación propuesta es «farragosa, rígida y compleja»

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La Junta de Andalucía prepara una nueva normativa urbanística para toda la comunidad autónoma que no termina de convencer a quienes serán algunos de sus principales usuarios. La Asociación de Estudios Urbanísticos y Territoriales Teatinos, formada por urbanistas, arquitectos y abogados expertos en derecho urbanístico, ha presentado alegaciones respecto al borrador de esta nueva regulación, denominada Ley para un Urbanismo Sostenible en Andalucía (LUSA), en las que cuestiona que sea, como pretende el Gobierno andaluz, un instrumento para agilizar la burocracia. A juicio de esta entidad malagueña de expertos en urbanismo, la norma propuesta «vuelve a ser demasiado farragosa, rígida y compleja, de tal manera que, al contrario de lo pretendido, complicará aún más la ordenación urbanística de los municipios y, consecuentemente, seguirá suponiendo un obstáculo para que el urbanismo, como función pública, contribuya al desarrollo económico y social».

La Asociación Teatinos echa en falta que el anteproyecto de la nueva ley, tramitado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, incluya herramientas para «armonizar» las exigencias de las diferentes administraciones que se tienen que pronunciar sobre un mismo proyecto urbanístico, y para evitar que incumplan «sistemáticamente los propios plazos establecidos legalmente» para emitir sus respectivos informes. A juicio de la entidad, resultaría «mucho más efectivo» para agilizar los procedimientos mantener un solo instrumento de planeamiento general municipal, y no dos como propone la LUSA, así como «establecer el silencio administrativo positivo para los informes que no se emitan en el plazo establecido». Actualmente, la mayoría de los pronunciamientos de otras administraciones respecto a un proyecto deben entenderse como negativos si no se evacuan en plazo.

Por otro lado, este colectivo de urbanistas también demanda para la reducción de los «actuales e inaceptables» plazos de aprobación de las actuaciones urbanísticas «una modificación de las actuales estructuras de la administración autonómica y municipal», y que el personal encargado de tramitar estos asuntos esté en permanente formación. Para la Asociación Teatinos, en caso de no variarse el borrador planteado por la Junta, la nueva ley supondrá un recorte de las competencias de los ayuntamientos a favor de la administración regional.

También son especialmente críticos en sus alegaciones con la regulación prevista para el suelo rústico, respecto al que exigen una mayor flexibilidad a la hora de encajar las diferentes realidades sociales y económicas que alberga. Asimismo, piden una racionalización de los procedimientos de evaluación ambiental estratégica que se exigen para determinados proyectos porque ello deriva en «situaciones absurdas» y demora los procesos. Igualmente, llaman la atención sobre la preferencia «absoluta» que otorga la LUSA a las operaciones de regeneración de la ciudad existente frente a los nuevos crecimientos urbanos que, según la Asociación Teatinos, «en realidad los imposibilita prácticamente». «Estamos de acuerdo con que debe terminarse la ciudad existente y reordenarse en su caso antes que seguir ocupando el territorio con nuevos crecimientos, pero no tan radicalmente dispuesto y reglamentado desde la propia ley», manifiestan, al tiempo que subrayan en las alegaciones que «no se puede ni se debe pretender un modelo urbano único e idéntico para todos los municipios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos