Asaja y COAG exigen inversiones para evitar daños irreparables en el campo

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Las asociaciones agrarias Asaja Málaga y COAG Málaga expresaron su temor a que el Decreto de sequía que anunció ayer la Junta sea un decreto vacío de inversiones, por lo que exigieron actuaciones e infraestructuras hídricas dotadas de presupuesto para poner fin a los problemas estructurales que arrastra el sector en etapas de falta de agua como la actual. «Nos tememos que el decreto sea darle una patada hacia adelante al problema de la sequía si no viene con dinero», manifestó el secretario provincial de COAG, Antonio Rodríguez.

En este sentido, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Málaga (Asaja Málaga) reclamó en un comunicado a la Junta de Andalucía y al Estado que realicen actuaciones y obras necesarias para llevar a cabo mejoras en cuanto a infraestructuras hidráulicas que abarquen a la Axarquía y el Guadalhorce ante el riesgo de sequía y incluyan presupuestos en este sentido.

Para ambas organizaciones, las medidas que se establezcan en la provincia deben venir con una dotación presupuestaria para que las mejoras puedan realizarse. En este sentido, Asaja Málaga lamentó que tras leer los Presupuestos de la Junta de Andalucía para 2018 observan con preocupación que no viene recogida ninguna inversión en este sentido en las zonas de Guadalhorce ni Axarquía. «Nos preocupa mucho que, tal como están las cosas, y a un año vista de que nos quedemos prácticamente sin agua, nos encontremos además con la lentitud de la administración para acometer actuaciones que necesitan de la máxima agilidad, y no presupuestadas, con la carga burocrática que ello acarrea en paralelo a una situación que  puede llegar a ser crítica y provocar pérdidas irreparables en el campo malagueño», señaló Asaja. la organización agraria pone como ejemplo de la lentitud administrativa la puesta en marcha de los pozos del río Chíllar, obra que se preveía comenzar en abril o mayo de 2017 con un plazo de ejecución de cuatro meses y que debía haber concluido en verano. «Estamos en noviembre y sigue sin estar finalizada. Y estamos hablando solo de aportes a La Viñuela de unos 2,5 hectómetros cúbicos al año. El consumo anual es de 33,48 hectómetros», incidió Asaja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos