Apertura en Roma de las actas de la causa del doctor José Gálvez Ginachero

Apertura de la fase romana de beatificación del doctor Gálvez Ginachero. A la derecha, Monseñor Pappalardo a la izquierda Salvador Aguilera /
Apertura de la fase romana de beatificación del doctor Gálvez Ginachero. A la derecha, Monseñor Pappalardo a la izquierda Salvador Aguilera

El proceso abierto para elevar a los altares al médico malagueño vive un paso clave

SUR.ES

El proceso abierto para elevar a los altares al doctor José Gálvez Ginachero (1866-1952) ha vivido este martes un paso clave con la apertura en la Congregación para las Causas de los Santos, en Roma, de las actas de la causa desarrollada a nivel diocesano, que fue clausurada el pasado 16 de junio por el obispo, Jesús Catalá.

En dicho acto, tal como informa el Postulador de la Causa del Siervo de Dios, Salvador Aguilera López, estaban presentes el oficial encargado por dicha Congregación para la apertura, Monseñor Giacomo Pappalardo, el vicario episcopal de acción caritativa y social de la Diócesis de Málaga, Gabriel Leal Salazar y un nutrido grupo de condiocesanos que, por una u otra razón, se encontraban en la Ciudad Eterna.

El acto de apertura ha sido breve pero especialmente intenso para quienes lo han vivido en primera persona. Tras unos momentos de oración, se ha procedido a abrir las cajas que contenían toda la documentación de la fase diocesana, cajas que habían sido lacradas en la sesión de clausura el pasado día 16 de junio en la Basílica de la Virgen de la Victoria y que habían sido entregadas en el Dicasterio Vaticano el 13 de julio del pasado año.

Tras verificar que están presentes todos los elementos necesarios, se darán otros pasos posteriores hasta llegar a la declaración de la validez jurídica, es decir, la declaración oficial en la que se certifica que la fase diocesana se ha hecho siguiendo correctamente la normativa vigente.

Posteriormente, se realizarán el nombramiento del relator, la preparación de la ‘positio’ y la entrega de ésta para que sea estudiada por parte de los consultores teólogos. El fin de este proceso es probar que el siervo de Dios José Gálvez Ginachero vivió en grado heroico las virtudes que marca la Iglesia Católica para poder ser elevado los altares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos