Unas 55.000 personas reciben atención sanitaria cada día en la provincia de Málaga

Las urgencias de Carlos Haya, uno de los puntos con más pacientes atendidos cada día./SUR
Las urgencias de Carlos Haya, uno de los puntos con más pacientes atendidos cada día. / SUR

La cifra de asistencias es equivalente a la suma de los habitantes que residen en los municipios de Ronda y Coín

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La sanidad pública de Málaga registra al año algo más de 20 millones de actos sanitarios o, lo que es lo mismo, unos 55.000 diarios, según indicaron a este periódico fuentes de la Delegación Provincial de Salud. Esa cifra equivale a la suma de los habitantes de los municipios de Ronda (34.400) y Coín (21.500). Es decir, es como si todos los rondeños y coineños fuesen el mismo día para recibir algún tipo de atención médica o de enfermería. Eso da idea del elevando volumen de pacientes que pasan en una sola jornada por los hospitales y los centros de atención primaria de la sanidad pública malagueña. El crecimiento experimentado por la población malagueña, así como el progresivo envejecimiento de la misma guarda una relación directa con el incremento de la demanda de servicios sanitarios públicos.

En los aproximadamente 20 millones de actos sanitarios anuales hay que tener en consideración intervenciones quirúrgicas (desde las de mayor complejidad, como son las cardiacas, oncológicas o de trasplantes, hasta las de cirugía menor), los encames hospitalarios, las urgencias, las consultas con los facultativos especialistas y con los médicos de familia de los centros de salud, todo tipo de pruebas diagnósticas, los partos, las curas de enfermería, los programas de salud que se desarrollan en los centros de atención primaria, el transporte en ambulancia e, incluso, la asistencia médica o de enfermería a domicilio.

Consultas, operaciones, urgencias, estancias hospitalarias, pruebas y cuidados de enfermería, lo más frecuente

La cartera de servicios de la sanidad pública andaluza es amplia y eso permite, pese a los recortes habidos en los años duros de la crisis económica, tratar a toda la población que necesita asistencia. En ese sentido, profesionales sanitarios consultados por este periódico indicaron que la demanda de atención crece cada vez más, un aumento que se espera que vaya a más en los próximos años. «La sanidad pública es un pozo sin fondo. Una especie de cajón de sastre en el que cabe todo el mundo. Es cierto que hay listas de espera y que en ocasiones las demoras son superiores lo deseado, pero a nadie se le dice que no cuando necesita ser visto por un médico o por un enfermero», señalaron las fuentes.

A ese respecto, reseñaron que la grandeza de la sanidad pública es su gratuidad y su universalidad. «Es incuestionable que hay muchas cuestiones que mejorar, que hay que poner remedio a las demoras y que nos enfrentamos con frecuencia a la falta de recursos, pero, pese a todo, los hospitales y los centros de atención primaria funcionan y reciben a un volumen muy grande de personas cada día», puso de manifiesto un médico que ejerce su profesión en un centro hospitalario del Servicio Andaluz de Salud (SAS) desde hace más de 20 años.

Otro facultativo destacó que 55.000 actos sanitarios diarios dan idea de la cantidad de gente que recibe atención. «Con un porcentaje tan elevado de personas que recurre a nosotros es normal que haya ciudadanos que se sientan insatisfechos si en un momento determinado no se cumplen sus expectativas. Es más, yo creo que el número real de asistencias es aún mayor del registrado de modo oficial», subrayó este profesional, que trabaja en un centro de atención primaria.

Falta de personal

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la sanidad pública para encarar de modo resolutivo la demanda de asistencia es el de la falta de personal. Los recortes se han dejado sentir en las plantillas de hospitales y centros de salud. Ha habido una reducción de la dotación de médicos y enfermeros que ha redundado negativamente en el trabajo diario. Porque mientras que el número de profesionales ha descendido, sobre todo en los años en que la tasa de reposición fue cero, siguiendo las directrices del Gobierno central, la población malagueña ha crecido. Ese desequilibrio entre el aumento poblacional y el descenso de las plantillas ha provocado un desajuste.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos