Las olas engullen playas y paseos marítimos de costa a costa en la provincia de Málaga

El espigón construido el pasado año junto al Faro de Torrox no ha impedido que las olas arrasen parte de la playa de Ferrara.
El espigón construido el pasado año junto al Faro de Torrox no ha impedido que las olas arrasen parte de la playa de Ferrara. / Eugenio Cabezas
  • Torremolinos registra numerosos daños en chiringuitos, y en Torrox y Marbella desaparece la arena vertida antes de Semana Santa

Vuelta a empezar. Era la expresión más repetida ayer por los alcaldes y responsables de Playas de los municipios costeros de la provincia de Málaga que vienen asistiendo atónitos desde hace dos días al espectáculo del fuerte temporal que arrasa con todo el trabajo realizado para la puesta a punto de las playas antes de Semana Santa. Destrozos y pérdida de arena desde la costa oriental a la occidental. La peor parte se la llevó Torremolinos, donde el temporal causó numerosos daños en los chiringuitos y en su paseo marítimo, prácticamente desaparecido bajo la arena arrastrada por el viento y las olas. La Carihuela fue la zona más afectada, aunque los destrozos eran igualmente evidentes en otros puntos como Playamar o Los Álamos. El alcalde, José Ortiz, reconoció que la situación es «muy complicada». El Ayuntamiento de Torremolinos ha puesto en marcha un servicio de reparaciones urgentes, aunque el plan de obras de arreglos será previsiblemente trazado por las diferentes administraciones implicadas el próximo lunes.

Los negocios situados en primera línea de playa, como la hilera de comercios y restaurantes del paseo marítimo de La Carihuela, sufrieron inundaciones y destrozos en sus infraestructuras. El agua llegó hasta el colegio público Albaida, en calle Chiriva.

La situación no fue más alentadora en Benalmádena. El presidente de la Asociación de Empresarios de Playas de la Costa del Sol, Manuel Villafaina, duda de que haya «máquinas suficientes para arreglar tantas playas de toda la provincia» y solicita espigones sumergidos para proteger algunas zonas estratégicas, una iniciativa que ya funciona en localidades como Estepona.

Las olas alcanzaron los chiringuitos del paseo de La Carihuela.

Las olas alcanzaron los chiringuitos del paseo de La Carihuela.

Es precisamente una de las reivindicaciones que desde hace años se viene haciendo desde Marbella, donde se ha perdido toda la arena vertida en los últimos meses por Costas tras los graves daños del temporal del mes de diciembre. Los trasvases de material efectuados por el Estado tendrán que repetirse. «Podemos decir que hemos vuelto al mes de diciembre», lamenta el concejal de Playas, Miguel Díaz. Técnicos de la empresa de aguas Acosol, con su consejero delegado, Manuel Cardeña, a la cabeza, supervisaron los daños detectados en la playa de Lindavista, donde han quedado al descubierto bocas de saneamiento de más de un metro de alto.

En la Cala de Mijas, papeleras, duchas y especialmente las pasarelas del paseo marítimo se han llevado la peor parte, aunque no ha llegado a los niveles de otras localidades de la zona. Tal como señaló el edil de Playas, José Antonio González, el principal problema es que el municipio llevaba varias semanas arreglando las playas de cara a la primavera. «Tendremos que empezar de cero», lamentó.

Daños en Ferrara

En la Costa oriental, la playa de Ferrara, en Torrox, ha sido la más afectada. A pesar de existir desde el año pasado un espigón semisumergido junto al Faro, a levante, se ha perdido una franja de unos 300 metros junto al chiringuito La Mar Chica. Calaceite y El Peñoncillo son las otras dos zonas dañadas, con una considerable reducción de la franja de arena.

En Rincón de la Victoria los daños son generalizados en los alrededor de diez kilómetros de litoral, desde Torre de Benagalbón hasta La Cala del Moral, han desaparecido pasarelas, papeleras, duchas, tumbonas y sombrillas. Junto a la oficina de turismo, el oleaje arrastró un gran castillo hinchable de juegos infantiles, que se ha perdido en el oleaje. En Nerja la situación también es muy complicada, con considerables daños en las playas de Burriana, La Torrecilla, El Chucho y El Playazo.

El fuerte temporal no ha pillado esta vez desprevenido al Ayuntamiento de Vélez. Antes de su inicio la concejalía de Playas empezó a retirar buena parte de los equipamientos del litoral con el fin de que no pudieran verse afectados por el oleaje. Sin embargo, ello no ha podido evitar que las olas se hayan llevado buena parte de la arena. «Se han visto afectadas las mismas zonas en las que ya incidió el anterior temporal, especialmente entre el faro de Torre del Mar y la desembocadura del río Vélez», indicó el edil y teniente de alcalde de Torre del Mar, Jesús Pérez Atencia. Los municipios se enfrentan ahora a una valoración de daños.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate