Piden que el Málaga y el Alhaurín respondan en el caso del entrenador acusado de abusos sexuales

Los investigadores han descubierto que seguía entrenando cuando fue detenido.
Los investigadores han descubierto que seguía entrenando cuando fue detenido. / SUR
  • El fiscal solicita que ambos clubes sean responsables civiles subsidiarios, ya que el técnico trabajaba en ellos y «bajo su control» cuando ocurrieron los hechos

Más novedades en el caso del entrenador de fútbol base acusado de abusos sexuales a menores. La Fiscalía ha solicitado que el Málaga y el Alhaurín de la Torre, dos de los clubes en los que trabajó el técnico investigado, sean incorporados a la causa que se instruye en el Juzgado número 9 de la capital.

El representante del Ministerio Público considera que ambas entidades deben figurar como responsables civiles subsidiarios «en la medida en que el investigado cometió los hechos cuando estaba trabajando para las mencionadas empresas y bajo su control», precisa en su escrito, al que ha tenido acceso SUR.

En el mismo oficio, el fiscal solicita la apertura de la pieza por responsabilidad civil respecto al entrenador J. C. C. F., un histórico del fútbol base malagueño que se encuentra en prisión desde el pasado mes de diciembre, cuando fue detenido por la Policía Nacional acusado de abusos a un menor y de intercambiar imágenes de contenido sexual con otros cinco.

Sin embargo, como ayer adelantó este periódico, la cifra de posibles víctimas identificadas en la causa es ya de 23, según subraya el Ministerio Público, que pide inicialmente una indemnización de 6.000 euros para cada una de ellas. Así, la suma total en que el fiscal estima esa responsabilidad civil, «sin perjuicio de que en otro momento procesal se fije una cantidad mayor», es de 138.000 euros.

De esa cantidad tendría que responder inicialmente el encausado, en el supuesto de ser condenado, por lo que el Ministerio Público solicita también que se abra una investigación para averiguar el patrimonio de J. C. C. F. De ahí que, ante el hipotético caso de que no pudiera responder de esa suma, el fiscal haya pedido al juzgado que considere responsables subsidiarios al Málaga y al Alhaurín de la Torre.

En un primer momento, la policía constató que desde el 7 de octubre del año pasado era el responsable del material en el equipo de primera andaluza cadete del club alhaurino. Aunque el investigado declaró en comisaría que ya no se sentaba en los banquillos, los agentes del Grupo de Menores (Grume) descubrieron que, en la práctica, seguía ejerciendo como entrenador en esta última formación. No en vano, tiene más de 20 años de experiencia como técnico en los que ha pasado por distintos clubes de la provincia, casi siempre en categorías inferiores.

Según la investigación, J. C. C. F. se habría valido de su cargo para ganarse la confianza de los menores, que tenían entre 11 y 17 años cuando sucedieron los hechos. Tras ser detenido, el entrenador admitió tener un «problema» al que quería buscarle solución. Cuando los investigadores le preguntaron por sus conversaciones por WhatsApp con los niños, a los que, en algunos casos, habría solicitado imágenes íntimas, reconoció que lo que hizo no era «ético».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate