Un nuevo temporal afecta a las playas a un mes del inicio de la temporada de verano en Málaga

fotogalería

Es el cuarto temporal de levante en los últimos cinco meses / Salvador Salas

  • Las olas llegaron ayer hasta los seis metros y medio de altura y el aviso naranja por fenómenos costeros se prolongará hasta mañana a mediodía

El temporal que ayer barrió el litoral malagueño, especialmente el de la capital, fue de tal virulencia que llegó a desplazar varias rocas de uno de los espigones de las calas de Pedregalejo. Así lo informaron los vecinos de la zona, que se mostraron alertados por la sucesión de golpes fuertes de mar. La altura de ola significativa (media) llegó durante la tarde a 3,8 metros, según los datos aportados por el Centro Meteorológico a partir de la medición de la boya de Puertos del Estado. La máxima fue de casi 6,5 metros. En cuanto al viento, se midieron rachas de 80 km/h en Ronda, 79 en Antequera y 55 en el aeropuerto de Málaga y varios puntos de la costa.

Con estos mimbres, la primera jornada del cuarto temporal de levante en los últimos cinco meses (diciembre, febrero y marzo fueron los anteriores) ya ha causado daños en las playas de Huelin y los Baños del Carmen, y en menor medida en el resto. La anchura de la playa aparecía ayer mermada, aunque habrá que esperar hasta que amaine para evaluar sus repercusiones reales. Al menos, grupos de surfistas aprovecharon el estado del mar para navegar con sus cometas.

La peor parte se la llevó de nuevo los Baños del Carmen, donde la pequeña cala quedó cubierta por el mar casi por completo, tal y como ocurrió en la anterior ocasión, en mayo. Las olas saltaban por encima del muro del paseo marítimo y llegaban hasta la entrada al antiguo balneario, que mantenía ayer su terraza cerrada e inundada, como viene siendo habitual cada vez que hay una situación como esta. Los trabajadores, que se afanaban por limpiar y controlar los daños, aseguraron que nunca habían tenido tantos temporales fuertes seguidos como este año. El mar se volvió a quedar a las puertas del salón, que estaba protegido con sacos terreros y barreras. El establecimiento permaneció abierto al público (sólo en el interior), aunque se anularon todas las reservas para el día. Un responsable explicó que si la situación se prolonga hasta el sábado, como Aemet prevé, hará mucho daño al negocio, ya que hay varias celebraciones de comuniones previstas.

El otro punto negro fue el paseo marítimo de Huelin, que volvió a quedar anegado (como ya ocurrió en marzo) y lleno de arena. El escaso arenal volvió a desaparecer en la parte donde estaba el antiguo chiringuito El corral de la Pacheca –recientemente demolido– hasta el de Pedro Gutiérrez (con la cimentación de la terraza de nuevo al aire). El Ayuntamiento cortó los accesos a la playa por precaución. Hay que tener en cuenta que la estabilización de esta zona depende de la Autoridad Portuaria, que ha planeado en las próximas semanas un vertido de hasta 15.000 metros cúbicos de arena.

El otro punto negro fue el paseo marítimo de Huelin

El otro punto negro fue el paseo marítimo de Huelin / S.SALAS

En Sacaba Beach se temió por que un grupo de caravanas que estaban aparcadas en una extensa parcela se pudieran quedar atrapadas, tras la formación de una gran laguna, aunque finalmente no fue necesario intervenir. En La Caleta el nivel del agua llegaba en algunos puntos casi hasta el muro del paseo marítimo; y en La Malagueta y La Misericordia también se dejó sentir. En Guadalmar el agua rebasó la escollera defensiva y se quedó a las puertas del recinto del hotel, con multitud de arena y cañas depositadas sobre el paseo. También las calas de Pedregalejo resultaron afectadas. Los responsables de varios chiringuitos a lo largo del litoral hicieron barreras con la ayuda de excavadoras para protegerse.

Desde la Subdelegación del Gobierno informaron de que los técnicos de la Demarcación de Costas están desde ayer evaluando la situación sobre el terreno, aunque recordaron que este episodio se prolongará hasta el sábado, que será el momento de analizar el alcance real de los daños. El Centro Meteorológico de Aemet mantiene hasta el mediodía el nivel naranja, y luego bajará a amarillo. Por tanto, durante toda la jornada de hoy existe riesgo otra vez de vientos de fuerza siete a ocho y olas de cuatro a seis metros.

En la provincia, la playa de Ferrara, en Torrox, también quedó devastada, a pesar del espigón que se construyó recientemente, aunque de no existir el oleaje habría destrozado el paseo marítimo. En el interior, el viento fuerte causó varias salidas del Consorcio Provincial de Bomberos, la mayoría en la zona de Antequera y para retirar árboles, ramas y elementos de edificios. Las navieras Trasmediterránea y Baleària suspendieron sus conexiones desde el Puerto de Málaga con Melilla, y hoy se espera que tomen la misma decisión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate