Los municipios de la Costa tienen medio millar de torres a las que no llegan las escalas de bomberos

  • Marbella posee el vehículo de mayor alcance que hay operativo, capaz de cubrir un edificio de 11 plantas, mientras Fuengirola y Mijas ni siquiera disponen de grúas para rescates

Los residentes en los pisos más altos de los 1.158 bloques de viviendas de diez o más plantas que hay en la ciudad de Málaga no son los únicos cuya seguridad está en riesgo en caso de emergencia porque las autoescalas de los bomberos llegan como mucho hasta un noveno. Esta carencia de medios, agravada en la capital porque el brazo articulado capaz de llegar a un 13.º lleva año y medio averiado, es la tónica habitual en toda la franja litoral de la provincia, que está jalonada por medio millar de torres de más de diez plantas que no son completamente evacuables desde una ventana o una terraza, de modo que los rescates en caso de incendio tendrían que hacerse desde el interior. En este sentido, cabe recordar el siniestro del lunes en un 8.º de Ciudad Jardín, que se cobró la vida de un hombre de 50 años y en el que su madre octogenaria tuvo que ser rescatada con ayuda de una escala ante las dificultades de acceder por la puerta. Además, dado que la elevación máxima sólo se puede alcanzar cuando no hay coches, jardines o recintos cerrados que obstaculicen el paso, en la misma situación podrían encontrarse buena parte de los últimos pisos de los 1.900 edificios de 8 y 9 plantas existentes en la provincia (1.091 en la capital), según el último censo de viviendas del Instituto Nacional de Estadística.

Teniendo en cuenta que el brazo articulado de 42 metros adquirido en 2005 por el Ayuntamiento de Málaga por 900.000 euros no ha dejado de dar problemas hasta que en agosto de 2015 dejó de estar operativo a la espera de su reparación, la escala más alta de la provincia es la de 37 metros (11 plantas) que presta servicio en Marbella, donde el edificio más alto es de 14. «Evidentemente, nos vendría bien contar con otro brazo de mayor envergadura, aunque tienen el inconveniente de que necesitan más espacio para poder desplegar la base, por lo que no sería demasiado funcional», explica un mando del Cuerpo de Bomberos de Marbella, donde también tienen otras dos grúas de 30 metros (una en las instalaciones de San Pedro).

Pese a las carencias en los servicios de extinción de la provincia, este profesional insiste en que aunque existan limitaciones de altura «siempre hay otras alternativas». Eso sí, también reconoce que en circunstancias como la del pasado lunes en Málaga capital «es muy complicado porque se retrasa mucho el rescate».

Tras el ‘techo’ que marca Marbella, están las escalas de 30 metros, el equivalente a 9 plantas, disponibles en Málaga (3), Torremolinos (1) y Benalmádena (1); y las cinco unidades de 24 metros – 7 plantas– que el Consorcio Provincial de Bomberos tiene distribuidas en sus instalaciones centrales de Estepona, Vélez, Antequera, Ronda y Coín. El ente dependiente de la Diputación, que atiende las emergencias en 97 municipios (todos excepto la capital, Torremolinos, Marbella, Fuengirola, Mijas y Benalmádena) cuenta con otra autoescala de 28 metros que se compró para dar una mayor cobertura a los edificios altos de la Axarquía (la mayoría en Torre del Mar), aunque también lleva más de un año pendiente de que se reparen los daños sufridos tras volcar en una rotonda.

Más llamativo resulta que dos de los mayores municipios de la provincia (Fuengirola y Mijas) ni siquiera tengan camión escala, por lo que en caso de emergencia tienen que pedir ayuda a Benalmádena, Marbella o Torremolinos. La otra opción para evacuar a personas que pudieran estar atrapadas en su casa consiste en descolgarse por la fachada, una maniobra mucho más lenta y también con mayor riesgo tanto para el profesional como para la víctima). Desde el Ayuntamiento de Fuengirola constatan, documento en mano, que desde comienzos de mes se está preparando el pliego de condiciones para sacar a concurso la compra de una autoescala, mientras que en Mijas aseguran que tienen intención de hacerlo, pero sin concretar más.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate