Desarticulada en Málaga una red a la que se atribuyen más de 40 robos en viviendas

video

/ SUR

  • Siete personas han sido detenidas en el transcurso de la operación y se han esclarecido atracos cometidos en Estepona, Marbella, Mijas y Fuengirola

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarticulado una organización criminal dedicada al robo en viviendas de distintas poblaciones de la costa occidental malagueña, en la que han sido detenidas siete personas de nacionalidades argelina y marroquí.

Se han realizado once registros en viviendas de las localidades malagueñas de Mijas, Fuengirola y del núcleo de Sabinillas, en Manilva, así como en Algeciras (Cádiz) y Ceuta donde han sido intervenidas armas de fuego, multitud de efectos relacionados con los robos, distintas cantidades de dinero en efectivo y documentación falsa.

En total, se han esclarecido más de 40 robos cometidos en localidades de la provincia de Málaga, concretamente Estepona, Marbella, Mijas y Fuengirola, según ha informado el Ministerio de Interior en un comunicado.

La operación se inició tras constatar la existencia de un grupo criminal de nacionalidad marroquí y argelina, que podría ser responsable de varios robos con fuerza cometidos en viviendas de la costa malagueña.

La organización criminal estaba perfectamente estructurada y tomaba todo tipo de medidas de seguridad. Utilizaba numerosa documentación falsa (pasaportes, documentos de identidad, permisos de conducir) para ocultar las verdaderas identidades de sus integrantes y alquilar vehículos y viviendas.

Desarticulada en Málaga una red a la que se atribuyen más de 40 robos en viviendas

/ SUR

Miembros de esta red se dedicaban a realizar vigilancias en urbanizaciones con vecinos de cierto poder adquisitivo, controlaban sus rutinas y realizaban los asaltos cuando sus moradores estaban fuera de la vivienda, preferentemente en horario nocturno.

Accedían a las casas tras forzar cristaleras, ventanas o puertas de zonas traseras, intentando ocasionar los mínimos daños, y permanecían en el interior escasos minutos para robar el dinero en metálico y joyas o efectos de relojería.

Además, sustraían las llaves de los vehículos de las casas que asaltaban para utilizarlos en sucesivos robos, deshaciéndose de ellos una vez robaban otros y borrando cualquier tipo de indicio en su interior con el que pudieran ser identificados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate