Diario Sur

La raspadura de limón bio de Málaga conquista a las líneas gourmet del mercado nacional

Presentación de la raspadura de limón bio en Fruit Logística.
Presentación de la raspadura de limón bio en Fruit Logística. / SUR
  • El producto, lanzado por la empresa malagueña BioTana y pensado para el mercado exterior, empieza a ser demandado también por las cadenas españolas

A pesar de ser un producto sencillo, no deja de ser pionero. Su lanzamiento al mercado ha partido de la empresa malagueño-murciana, Tana, con sede también en Málaga y especializada en la comercialización y elaboración de productos procesados de limón ecológico y convencional. Se trata de raspadura de limón bio congelada. Fue presentado hace apenas un mes en Fruit Logística de Berlín y Biofach de Nuremberg, está última dedicada exclusivamente a alimentos orgánicos, con el objetivo de destinar exclusivamente a la exportación, aprovechando el gran interés por los productos ecológicos que existe en algunos países.

Tana se ha visto sorprendida por el interés que el producto está despertando incluso en las secciones gourmet de algunas cadenas de alimentación españolas, las cuales han pedido ya a la firma malagueña que les elabore un formato especial para el consumidor nacional.

Su comercialización congelado es para que no pierda sus propiedades. Al menos, eso es lo que asegura el director comercial de la compañía, Matías Flores, para quien «el limón guarda en la raspadura todas sus vitaminas y por tanto es un producto muy interesante para los consumidores».

Comercio minorista

Aunque la firma comercializaba ya la raspadura de limón a nivel industrial con diferentes cortes (juliana o zestes y tipo sémola), sobre todo en Asia, la nueva iniciativa tiene la novedad de estar pensada para el comercio minorista (retail). Esto significa que se ha lanzado con un formato dirigido al consumidor final. Se da la circunstancia de que hasta ahora no había ningún producto similar disponible en el mercado, de ahí su originalidad.

El producto se ha lanzado en principio al mercado Retail en un pack con tres sobres abrefácil de 50 gramos con raspadura de tipo sémola de limón biológico que puede mantenerse en el congelador más de 18 meses asegurando sus propiedades organolépicas, según Flores, para quien la raspadura es ideal para aportar aroma a cremas, dulces y ensaladas, además de sabor.

Tana es la única empresa certificada para usar la corteza del limón biológico, según Flores, que ha manifestado que la raspadura es un producto gourmet y por tanto quieren ir dando pasos poco a poco hasta situarlo bien en el mercado.

Para la elaboración de la raspadura de limón bio, la empresa utiliza su producción ecológica en la provincia, donde cuenta con una finca en la carretera de acceso a Casabermeja de 20 hectáreas de superficie.