Diario Sur

Hallan 80.000 euros en efectivo en los registros de la operación por fraude fiscal

  • Los investigadores han encontrado 8.000 euros en el domicilio del técnico de Hacienda detenido y 60.000 más en la casa de otro de los arrestados

Los investigadores de la ‘operación Erario’ contra una supuesta trama de fraude fiscal han encontrado un inesperado botín en los registros en domicilios y despachos profesionales de los detenidos. Los agentes del Grupo I de Blanqueo de Capitales de la Udyco-Costa del Sol han intervenido en total más de 80.000 euros en efectivo.

Según ha podido saber SUR, el principal hallazgo se produjo en la vivienda de uno de los arrestados, donde los investigadores localizaron unos 60.000 euros. En el registro de la casa del subinspector de Hacienda, que está considerado el supuesto cabecilla de la trama, los policías encontraron más de 8.000 euros. El resto, hasta llegar a los 80.000, fueron localizados en otros de los inmuebles inspeccionados.

La operación se ha saldado por ahora con ocho detenidos, entre ellos el técnico de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), dos abogados y un asesor fiscal que habrían colaborado con éste, aunque en distinto grado. Como ayer adelantó SUR, el subinspector de Hacienda es el único que ha ingresado en prisión provisional por este caso; los otros siete quedaron en libertad con cargos.

La investigación apunta a que el técnico de la AEAT presuntamente se habría ofrecido a asesorar a contribuyentes, a cambio de dinero, para eludir o aminorar pagos al fisco, una actividad que es «completamente incompatible» con el ejercicio de sus funciones en Hacienda, donde se dedicaba a realizar requerimientos de información a ciudadanos relativos a sus declaraciones tributarias. De hecho, los policías registraron su despacho profesional, situado en la séptima planta de la sede central de Hacienda en Málaga, en la avenida de Andalucía.

Las pesquisas se iniciaron por una denuncia de la propia AEAT, que puso en conocimiento de la Fiscalía las posibles irregularidades detectadas a raíz de la queja de una contribuyente. No era la primera vez que Hacienda lo investigaba. Ya lo hizo en 2014 tras una queja de otro ciudadano, aunque tuvo que darle carpetazo al no querer ratificarse oficialmente el ciudadano en su denuncia.

En esta ocasión, la Fiscalía apreció indicios de delito. El caso recayó en el Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga, que abrió diligencias. La investigación, que se ha cocinado secretamente durante meses entre los despachos de la Udyco y el juzgado, desembocó este miércoles en una redada en la que, además de las detenciones, se realizaron siete registros.

En la ‘operación Erario’ –la imputación puede variar en función de cada caso– se investigan posibles delitos de cohecho, contra la Hacienda Pública, falsedad documental y organización criminal. No obstante, se espera que las pesquisas avancen una vez que se analice la documentación en soporte papel e informático intervenida en los registros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate