Diario Sur

La Junta reconoce que los recortes han afectado a la sanidad pero no concreta las mejoras

El consejero Aquilino Alonso, en el centro, durante la inauguración de las jornadas Salud Investiga.
El consejero Aquilino Alonso, en el centro, durante la inauguración de las jornadas Salud Investiga. / Álvaro Cabrera
  • El consejero se compromete a renovar la atención primaria, a reducir las listas de espera y a mejorar las condiciones de los trabajadores

En plena resaca por la primera protesta sanitaria en Málaga, el consejero de Salud se presentó ayer en Málaga para reconocer de forma clara que la crisis ha afectado a la asistencia sanitaria en la provincia y prometer actuaciones para mejorar los pilares de la sanidad actual. Aunque sin concretar en exceso, Aquilino Alonso afirmó que la Junta está trabajando en un plan para renovar la atención primaria, las urgencias y reducir las listas de espera en los hospitales de andaluces. Tras las protestas ciudadanas que congregaron ayer a unas 3.000 personas en Málaga, 40.000 en Granada y 13.000 en Huelva, el responsable andaluz lamentó que partidos como el PP y Podemos hayan tratado de politizar la marcha y avanzó que para el próximo año la partida sanitaria aumentará en 500 millones de euros. «La situación de crisis nos ha hecho que tengamos que ralentizar algunos de los proyectos que teníamos en marcha», reconoció.

Tras adelantar que no se plantea dimitir, y que «es el momento de arrimar el hombro para llegar a la ciudadanía», explicó que cuentan en la actualidad con varias líneas de actuación en el Parlamento para paliar el déficit asistencial por el que se manifiestan los andaluces. Entre otros, aseguró se plantean retomar la visión comunitaria en la asistencia primaria, crear una comisión para analizar las listas de espera y trabajar con los sindicatos para la aumentar los derechos de los trabajadores.

Aunque las manifestaciones del pasado domingo se celebraron en tres provincias andaluzas, dijo que todas ellas tienen motivos diferentes. En el caso de Málaga tranquilizó a los manifestantes al asegurar que en la provincia no se ha planteado «ni planteará» una unión de hospitales. A su juicio, en la provincia se reclamaban más infraestructuras y mejorar la situación laboral de los empleados, y en ambas ya se está actuando: «Estamos trabajando de la mano de los profesionales para la revisión de plantillas y se han contratado 70 nuevos profesionales para el hospital de Cártama».

Alonso aceptó las críticas de los ciudadanos, que la consideró lógicas porque «la gente ha vivido la crisis como la pérdida de algunas cosas», pero lamentó los intentos de politización de la marcha por parte del PP y de Podemos, a quienes acusó de desprestigiar la sanidad andaluza «cuando el jueves votaron en contra de quitar el copago farmacéutico a los pensionistas». En ese sentido recordó que el PP es el principal causante «de muchos de los recortes que se han producido en sanidad; unos 10.000 millones en todo el país».

Para los profesionales que participaron en la marcha, la convocatoria ha servido, cuanto menos, para que la Junta de Andalucía reconozca que la sanidad tiene carencias. El organizador de la convocatoria, Jonathan Andrades, avanzó que tras la marcha solicitarán una reunión con la delegada de Salud y que si no se soluciona nada volverán a convocar nuevas protestas. «Vamos a dar un voto de confianza, y dependiendo de lo que digan no descartamos hacer acciones conjuntas en otras ciudades».

El presidente del Colegio de Médicos, Juan José Sánchez Luque, que participó en la protesta a título personal, recordó ayer que desde el año 2012 la Junta no reconocía que la crisis hubiera afectado a la atención sanitaria. «Sólo lo dijo la consejera María José Sánchez Rubio, por lo que parecía que la crisis había pasado para ellos». Para él la atención sanitaria en la provincia tiene muchas cosas positivas, pero también muchas otras que mejorar «y la Junta siempre ha tenido la puerta cerrada a atender a las mejoras que se le proponían».

Los participantes también valoraron la importancia de lograr que la protesta no se politice aunque hayan acudido miembros de diferentes partidos. El presidente del Sindicato Médico, Antonio Martín Noblejas, afirmó que lo más importante es que «estemos todos unidos y no vayamos por separado». El responsable sindical, que también participó en la marcha a título individual, aseguró que la sanidad «es la que peor está en Andalucía» y que «nadie debe tener un protagonismo especial».

Los colectivos que no se sumaron a la marcha también aprovecharon para reclamar unión entre todos los ciudadanos por un objetivo común. Uno de los portavoces del colectivo de médicos jubilados, Manuel García del Río, recordó que ellos no participaron como colectivo, pero sí a nivel individual, porque no querían que les colocaran bajo ningún tipo de bandera. «Aunque sin pancartas, estaremos en todas porque todos los médicos queremos lo mismo». En este sentido, lamentó que el consejero anunciara más inversión ante los medios y no sea capaz de sentarse con ellos para explicarles en qué. «Nosotros sólo queremos aconsejarle», advirtió.

Por su parte, el presidente de la Plataforma por la Calidad de la Sanidad Malagueña (Placamasa), José Fernández,  se congratuló de que la concentración sanitaria fuera una de las más numerosas de cuantas se han celebrado en la capital pese a las inclemencias del tiempo. «No podemos estar en contra de esas reivindicaciones porque son las que todos los malagueños hacen», resumió.